Deportes

Enfoque: el Madrid del contraataque frente al Barça de la posesión

Este sábado se disputará el clásico español entre el Real y el Barcelona, en el estadio Santiago Bernabéu. La escuadra de Mourinho se caracteriza por ser peligrosa asechando sin la pelota, mientras que los de Guardiola son los monarcas de la tenencia.

El equipo más peligroso cuando no tiene el balón, el rey del contraataque Real Madrid, recibe el sábado al Barcelona, monarca de la posesión, en un titánico choque de filosofías futbolísticas por la liga española.

Los dos clubes más ricos del mundo por ingresos se verán las caras por octava vez desde que el técnico portugués José Mourinho llegó al Madrid hace año y medio, y habría que disculparlos si están cansados de enfrentarse.

El Barça, campeón de Europa y considerado como referencia del fútbol mundial, quiere igualar el récord del club de cuatro títulos consecutivos en Liga, y bajo la dirección de Pep Guardiola ha ejercido un poder casi hipnótico sobre su archirrival.

Guardiola ha ganado siete de los 11 'clásicos' disputados desde 2008. Desde que Mourinho, ex técnico asistente del Barça, llegó al Madrid en 2010 cuando aumentó la rivalidad entre ambos clubes, el Barça ha logrado tres victorias, tres empates y sufrido una sola derrota.

La única victoria de Mourinho se produjo en abril en la final de la Copa del Rey.

Es improbable que el encuentro del sábado en el estadio Santiago Bernabéu se aleje del guión habitual en el que el Barça intenta dominar la posesión del balón, mientras el Madrid ejerce una presión asfixiante para después escaparse a toda velocidad cuando roba la pelota.

"El Barça va a dominar el 'Clásico', pero creo que esto es exactamente lo que quiere el Madrid", comentó el técnico del Ajax y ex jugador del Barça Frank de Boer al diario El País el miércoles.

"El Madrid es más peligroso cuando no tiene el balón porque tiene muchos jugadores de calidad que pueden hacer que las cosas ocurran, dejándote tener la posesión y abalanzándose sobre tus errores".

VENTAJA

Una gran diferencia en esta ocasión es que el Madrid llega con ventaja a tres meses de comenzar la temporada.

El Madrid está al frente de la clasificación por tres puntos, con un partido por jugar y en una racha de 15 victorias seguidas en todas las competiciones. La presión de ganar está sobre el Barcelona.

Los blancos han recibido seis tarjetas rojas frente a la única del Barça en los últimos siete 'clásicos', debido en parte a la ansiedad y la frustración que sentían al intentar superar a sus principales rivales.

"El Madrid está eufórico y físicamente fuerte en este momento, todos sus jugadores parecen estar en plena forma", dijo esta semana en Radio Nacional el ex director general del Madrid Jorge Valdano.

"El Barça se ha mostrado más débil fuera de casa esta temporada y por eso este Madrid llega como favorito. Hace mucho tiempo que no pasa esto", apuntó.

Para el argentino, este cambio podría jugarle una mala pasada al Barca.

"(La diferencia de puntos supone) que es inevitable que haya algo de ansiedad y esta es un enemigo terrible para el Barça. El Madrid sufrió por eso antes", recordó.

La principal decisión para Mourinho será si se atiene a la formación 4-2-3-1 que le ha dado tantos buenos resultados últimamente.

La alternativa, que causó problemas al Barça la temporada pasada cuando Pepe salió al mediocampo, es una alineación 4-3-3 con dos jugadores a los lados del creativo Xabi Alonso.

Sami Khedira y Lasana Diarra podría ofrecer una capacidad de carrera agotadora mientras que un centrocampista más creativo como Mesut Ozil podría verse sacrificado.

El goleador del equipo, Cristiano Ronaldo, el líder de la Liga en asistencias Angel di María y los delanteros Karim Benzema o Gonzalo Higuaín ofrecerían entonces la veloz amenaza al frente.

DEPENDENCIA DE MESSI

El Barça ha encontrado problemas esta temporada en sus partidos como visitante en la Liga, logrando sólo dos victorias 1-0, tres empates y una derrota 1-0 ante el Getafe hace una semana. En ocasiones el equipo catalán se ha mostrado cansado y demasiado dependiente de su goleador, Lionel Messi.

Guardiola ha estado experimentando con un fondo de tres hombres, pero probablemente volverá a su probado y comprobado dibujo táctico de 4-3-3.

La llegada de Cesc Fàbregas le ha dado más flexibilidad táctica, con un jugador que puede ayudar a controlar la posesión en el centro del campo junto con sus compañeros de la selección Xavi, Andrés Iniesta y Sergio Busquets, así como marcar goles.

Algo clave para Guardiola es si emparejar a David Villa con Messi al frente o acudir al ritmo de Pedro o el chileno Alexis Sánchez.

La agilidad azulgrana para controlar la posesión es su defensa clave y su arma defensiva, y cuando todo lo demás falla es el insaciable apetito de Messi por los goles ante su víctima favorita lo que les ha ayudado a pasar la prueba.

El argentino, nombrado jugador del Año de la FIFA, lleva 13 goles en 15 apariciones en el 'clásico' y pararle ha resultado ser algo casi imposible para el Madrid en los últimos años.

En Imágenes