Un departamento neoyorkino lleno de sofisticados detalles

Situado en el ecléctico West Village, se destaca por sus grandes ventanales y delicada decoración. Se mezclan con acierto diferentes texturas; los suelos, por ejemplo, son de mármol travertino cuya frialdad contrasta con la calidez de la alfombra de la habitación principal y el vestidor. Los ambientes se visten con arte y piezas deco únicas traídas de todo el mundo.

Los arquitectos George Yabu and Glenn Pushelberg, cofundadores de la firma Yabu Pushelberg, diseñaron este apartamento, también su hogar, situado en un edificio emblemático de Nueva York obra del aclamado Richard Meier.


Situada en el ecléctico West Village, la vivienda se destaca por su delicada decoración y una gran apertura al exterior gracias al uso de ventanas de techo a suelo.

El departamento fue adquirido en 2004 totalmente vacío. Con sólo un inodoro y un espejo, el espacio vacío proporcionaba un lienzo en blanco para trabajar con libertad.


La distribución en el interior se basa en espacios diáfanos, el uso de varias puertas corredizas dan acceso y privacidad a la habitación principal y dos dormitorios de invitados.


El resultado es un ambiente cálido, en el que se mezclan con acierto diferentes texturas. Los suelos, por ejemplo, son de mármol travertino cuya frialdad contrasta con la calidez de la moqueta de la habitación principal y el vestidor. El pasillo está panelado con lamas de madera de árbol de laurel indio.


En la sala principal los propietarios optaron por una gama de colores neutros mientras que en los accesos y zonas más privadas se optó por colores más intensos y texturas más cálidas.


El departamento se viste con piezas únicas traídas de todo el mundo resultando una decoración muy personal. El banco en el vestíbulo, por ejemplo, fue encontrado en el fondo de un lago de la India; lo acompañan varias piezas de arte traídas de Japón. Además, una pantalla de plexiglás de París, un jacarandá brasileño, una cabeza de venado adornada con bolas de vidrio, obra del artista japonés Kohei Nawa, y una silla de fundición de bronce de Nienkamper, son solo algunas de las piezas exclusivas de decoración.









Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 08:04
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 08:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial