Productores caprinos y una empresa recuperada, unidos por objetivos comunes

El proyecto generará oportunidades para ambas partes, mejorando el precio pagado por el cuero de chivo de los pequeños productores, mientras que con ellos la curtiembre fabricará subproductos como bolsos, materas, etc., en un proceso de verdadero agregado de valor en origen

Es a través de un proyecto de “Consolidación de la cadena de valor entre crianceros caprinos, la cooperativa y subproductos asociados” desarrollado por la Cooperativa de Trabajo Curtidores de Mendoza Ltda y organizaciones de pequeños productores caprinos de Mendoza.

Para la implementación de dicho proyecto, la cooperativa recibió apoyo financiero de Subsecretaría de Comercialización de la Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y de la Subsecretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura de la Nación, concretándose hoy durante un acto de firma de convenio y entrega de financiamiento que se realizó en la sede de la cooperativa en el departamento de Maipú.

Asistieron al evento el Subsecretario de Comercialización del Ministerio de Desarrollo Social nacional, Ernesto Paillalef, la referente del Centro de Referencia de dicho ministerio en Mendoza, Marcela Ilaqua, de la Subsecretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura nacional, el referente regional de Cuyo Diego Rostagno, del municipio de Maipú la Presidenta del Consejo Deliberante, Olga Bianchinelli y el Director de Desarrollo Socio Económico de dicho municipio, Federico Vázquez de Novoa.

Del evento participaron la comisión y los trabajadores de la cooperativa y también el presidente de la Mesa de Fábricas Recuperadas de Mendoza, Julio Díaz; además de representantes del Sindicato del Cuero de Mendoza, del Foro Provincial de Economía Social, Movimiento Nacional Campesino Indígena y de los movimientos políticos Evita y Canpo.

Expreso Paillalef del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación “cada vez que voy a algún lugar del país donde compartir con las cooperativas, los compañeros trabajadores y los campesinos esta articulación entre el Estado y la economía social, entre las instituciones del estado, los trabajadores y los campesinos me siento emocionado y conforme”.

Mientras que Rostagno destacó que “esta experiencia la tomamos como ejemplo de unión entre los trabajadores y los agricultores familiares caprinos porque no sólo hay un interés económico en el encuentro, sino la dignidad de ambas partes puesta en su trabajo a través del agregado de valor”.

Y finalmente Gabriel Jiménez, trabajador de la cooperativa opinó que “es algo muy bueno, el apoyo es lo que nos hace falta; en este caso económico, nos asegura más fuente de trabajo y continuidad porque yo casualmente me dedico a los chivos y para nuestra sección este proyecto viene muy bien”. Destacó la historia y el esfuerzo de los fundadores de la cooperativa, quedándose sin cobrar muchas veces para sostener la fábrica, “lo que lleva que los que hoy somos parte de la empresa podamos tener continuidad, comida en mi casa para mi familia y dignidad, que es lo más importante de lo que nos sucede”.

El proyecto generará oportunidades para ambas partes, mejorando el precio pagado por el cuero de chivo de los pequeños productores, mientras que con ellos la curtiembre fabricará subproductos como bolsos, materas, etc., en un proceso de verdadero agregado de valor en origen. Esta iniciativa tiene la posibilidad de ser ampliado a la región de cuyo, participando también crianceros de San Luis, San Juan y Mendoza.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 21:54
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 21:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes