Deportes

El acierto de Falcioni: escuchar a Riquelme

En su columna de Télam, Facundo Sava habla de las virtudes que tuvo el DT a la hora del armado del equipo de Boca Juniors que se terminó quedando con el primer puesto del Apertura 2011.

Era 2002, estaba en Gimnasia y Esgrima La Plata y llegó como nuevo entrenador Carlos Ramacciotti con la idea de parar al equipo con cuatro defensores.

Nos reunimos tres o cuatro jugadores de los más grandes del plantel y le pedimos una charla: "Nosotros estamos acostumbrados a jugar con tres en el fondo -le dijimos-. Venimos con ese sistema desde la época de (Carlos) Griguol y más allá de que no pudimos salir campeones, siempre estuvimos en los primeros puestos".

Carlos no sólo nos escuchó, sino que se interesó y hasta nos preguntó cómo lo entrenábamos.

Finalmente jugamos con línea de tres en el fondo, quedamos en el tercer lugar del campeonato y clasificamos a las dos copas, la Libertadores y la Sudamericana, jugando bien al fútbol.

Me acordé de esto al escuchar a (Juan Román) Riquelme en la conferencia de prensa previa al partido contra Banfield. "El técnico (Julio César Falcioni) vio cuál era la forma de jugar y a pesar de las ausencias en algunos partidos el equipo siguió siempre en la línea que le conviene", dijo, palabras más o menos.

Con esta forma de jugar habían salido campeones con Carlos Bianchi, con Alfio Basile, con Miguel Ángel Russo.

Está muy bien que un club tenga un determinado estilo de juego, y sin ir más lejos está el ejemplo actual de Barcelona de España, que le dio resultados a lo largo de los últimos años. Y está muy bien que el club insista en respetar esa idea, porque les permite a los jugadores desarrollar un fuerte sentido de pertenencia.

A partir de esa base, el futbolista se siente más seguro, sabe qué puede suceder en los distintos momentos de un partido, el equipo se mueve de memoria, pone la energía en situaciones tal vez más específicas de un encuentro, todos piensan de la misma manera, se fija un objetivo común, en definitiva se une el grupo.

Hoy en Boca, como nosotros entonces en Gimnasia, que un jugador se haya sentido escuchado y entendido por el entrenador resultó el paso fundamental hacia la obtención de un logro.

Porque en su sabiduría, en su apertura, el DT le da al futbolista más responsabilidades, más protagonismo, más motivación y, sobre todas las cosas, mayor poder de decisión dentro y fuera del campo.

En definitiva, es el jugador el que mete la pelota en el arco o tira un centro o da bien un pase.

De Riquelme se podrán discutir muchas cosas: sus actitudes, sus declaraciones. Pero algo es indiscutible: nadie más que él sabe cómo debe jugar Boca para salir campeón.

Allí estuvo gran parte de la inteligencia de Falcioni: escuchar al jugador, al ídolo, al hombre que conoce la vida del club y que tiene un respaldo como ningún otro. Esta simple acción fue el puntapié inicial de la consagración de Boca Juniors.
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 00:49
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 00:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'