El gobierno de Monti en Italia presentó un nuevo plan de ajuste por U$S40.170 millones

El primer ministro italiano, Mario Monti, presentó hoy ante el Parlamento un plan de austeridad que prevé una subida de impuestos y un retraso de la edad de jubilación, en un intento por recuperar la salud de las finanzas públicas del país.

El primer ministro italiano, Mario Monti, presentó hoy ante el Parlamento un plan de recortes de 30.000 millones de euros (U$S40.170 millones) aprobado este domingo por su gobierno que prevé una subida de impuestos y un retraso de la edad de jubilación, en un intento por recuperar la salud de las finanzas públicas del país y frenar la crisis de la deuda en la eurozona.

Enmarcadas en un decreto de emergencia llamado "Salva Italia" por Monti que entra en vigor antes de la aprobación parlamentaria formal, las medidas responden a la creciente presión de los mercados financieros, que en las últimas semanas han impulsado los costes de financiación del país a niveles insostenibles, destaca hoy el portal de noticias América Economía.

Monti dijo que el paquete, dividido entre 20.000 millones de euros de iniciativas presupuestarias durante el período 2012-14 y otros 10.000 millones de euros en medidas para impulsar el crecimiento, es doloroso pero necesario.

"Hemos tenido que hacer sacrificios, pero hemos hecho grandes esfuerzos para repartirlos de manera justa", dijo el primer ministro en una conferencia de prensa, donde anunció también la renuncia a su salario.

En una muestra de la carga emocional de los recortes, a la ministra de Bienestar Elsa Fornero se le saltaron las lágrimas cuando anunció el final de una indexación a la inflación de todas las categorías de pensiones, exceptuando a las de menor rango.

Las medidas se conocen antes del inicio de una semana de encuentros entre los dirigentes europeos para evitar que la crisis se salga de control.

Italia, con una deuda pública que asciende a casi el 120% de su Producto Interior Bruto, ha estado en el centro de la crisis europea desde que el rendimiento de sus bonos a 10 años se disparó a un 7%, un nivel que forzó a países como Grecia e Irlanda a pedir un rescate.

La adopción del paquete es considerado vital para restablecer la deteriorada credibilidad de Italia en los mercados financieros después de una serie de promesas incumplidas por el Gobierno de centroderecha del ex primer ministro Silvio Berlusconi.

Los sindicatos dijeron que los recortes en el gasto afectaría a los trabajadores y pensionistas más pobres, aunque hubo pocas señales de una seria oposición a un plan que podría aprobar el Parlamento antes de Navidad.

"La opción no está entre aplicar un paquete ligero y uno severo, sino entre un paquete severo hoy y el riesgo de bancarrota para el país mañana", dijo Angelino Alfano, secretario del partido de centroderecha PDL, al canal de televisión SkyTG24.

"Oportuno y ambicioso". El comisario de Asuntos Monetarios y Económicos de la Unión Europea, Olli Rehn, calificó el nuevo paquete de austeridad de Italia como "oportuno y ambicioso" y dijo que las medidas deben ayudar a Roma a lograr el equilibrio presupuestario en 2013.

"Doy la bienvenida a la adopción del importante paquete de medidas de política presupuestaria y económica tomado por el Gobierno italiano", dijo Rehn en un comunicado.

"La Comisión llevará a cabo una evaluación detallada del nuevo paquete una vez que hayamos recibido todos los detalles. Pero, en general, este conjunto de medidas es oportuno y ambicioso, ya que da una señal muy necesaria de un nuevo enfoque para la política económica", añadió.

Con Italia, la tercera economía de la zona euro, cerca de una crisis económica que podría destruir las defensas financieras de Europa, los líderes de la UE se reúnen en Bruselas esta semana con la esperanza de acordar medidas para inclinar al bloque hacia normas fiscales más severas.

Monti tendrá que equilibrar la necesidad de aplicar un rigor presupuestario sin obstruir el crecimiento económico, sin el cual será imposible reducir la deuda.

El viceministro de Economía, Vittorio Grilli, dijo que entre 12.000 y 13.000 millones de euros de los 30.000 millones que totaliza el paquete provendrán de recortes del gasto, mientras que el resto se obtendrá vía subidas de impuestos.

Además del final de la indexación por inflación para muchos jubilados, las medidas incluyen un retraso gradual de la edad de jubilación tanto para los hombres como para las mujeres a los 66 años para 2018, con incentivos para postergarla hasta los 70.

Un nuevo impuesto a las propiedades, que según las autoridades podría recaudar entre 10.000 y 11.000 millones de euros, representaría el grueso de los ingresos adicionales.

Un alza de dos puntos porcentuales en el impuesto al valor agregado también podría entrar en vigencia en septiembre del próximo año, mientras que habría nuevos tributos sobre bienes de lujo como yates o autos deportivos.

Dentro de la ofensiva contra la evasión fiscal, quedarán prohibidas las transacciones en efectivo de más de 1.000 euros y también habría medidas para abrir los sectores farmacéuticos y de transporte a más competencia.

Monti dejó pendiente una controvertida reforma de los contratos para facilitar el despido de trabajadores, una medida considerada clave para reestructurar el mercado laboral italiano pero resistida por los sindicatos.

Fuente: América Economía.

Opiniones (0)
19 de enero de 2018 | 03:26
1
ERROR
19 de enero de 2018 | 03:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos