Él exporta sus obras, ella es importada: ¡loco arte que pone de patas al mundo!

El arte acorta la distancia entre las almas. Para corroborar lo dicho, en esta nota, te damos a conocer un poco de la vida de dos personas que se refugiaron en el arte y se conocieron gracias a él: Sergio Peña y Paloma Palomo, los destacados del día.

Las obras de ambos estaban expuestas en la Semana de las Entidades Españolas, realizada entre el 28 de noviembre y el 3 de diciembre en el Club Español de San Rafael. Al entrar al hall principal vi a una señora muy bien acicalada moviéndose de un lado al otro, saludando y siendo saludada por muchos. “Una persona sociable”, pensé. Minutos más tarde al mismo lugar ingresó un hombre con aspecto juvenil, él andaba en silla de ruedas.

Mientras realizaba un recorrido por la exposición, una de las representantes del Club me señaló que “el cuadro que estaba observando había sido pintado por Sergio Peña”, a quien inmediatamente me presentó. El joven de la silla de ruedas había resultado ser pintor pero no de los normales, (permítame sustituir esa palabra por “comunes”), él  es un artista que realiza sus obras pintando con la boca.

Sergio Peña es un joven de 35 años que hace alrededor de siete está abocado al arte realizando pinturas que a más de uno dejan boquiabiertos. “Comencé a pintar luego de conocer a Roberto Órdenes, quien me incentivó a hacerlo. Después Elsa Montes de Oca me enseñó algunas técnicas para pintar en acrílico”, me contó Sergio.

Sergio y sus detalladas obras

“Hace 6 años que participo en la Asociación de Artistas Pintores de Boca y Pie”, dijo luego, haciendo referencia a la organización mundial que lleva 50 años promoviendo este arte realizado tan particularmente y proveyendo de becas a sus integrantes. En el caso de Sergio, único representante mendocino, él envía sus obras a Suiza, país donde nace AAPBP (VDMFK, en alemán); si son seleccionadas se utilizan en el diseño de distintas publicaciones que emite la institución (revistas, tarjetas, almanaques, etc.). Como forma de pago, el artista, recibe una beca y una suma extra en caso de que la imagen de su obra sea utilizada o vendida.

Una de las obras de Sergio, ¡hermoso paisaje mendocino!

Sergio queda cuadripléjico por aplastamiento medular a los 17 años, cuando sufrió un accidente mientras se estaba bañando en el Río Diamante. Su vida cambió rotundamente a partir de ese momento, el apoyo de su familia y de los artistas mencionados lo ayudó a seguir adelante pero sobretodo a desarrollarse en un ámbito tan sublime como la pintura, trabajo que realiza con sumo detalle, expresándolo a través de una multiplicidad de colores.

En la misma historia pero con otra vida se encuentra Dina “Paloma” Gutiérrez Palomo, la mujer sociable que le mencioné al principio. Ella es oriunda de España, dato que se delata por sí mismo al momento que uno la escucha hablar, pues aunque lleva más años viviendo en Argentina que en la tierra que la vio nacer, Paloma mantiene su veta bien española y ¡qué grato resulta oírla! 

Paloma junto a sus obras

Imagino que se pregunta ¿qué hace Paloma en la historia de Sergio? Pues bien, ambos se conocen hace varios años, de alguna manera Paloma fue uno de los puentes entre Sergio y el arte, y hoy lo sigue siendo a través de la promoción y los contactos del joven.

Indagando un poco en su historia, ella cuenta: “Fui una gran amiga de Roberto Órdenes, por culpa de él es que hoy vivo en San Rafael”, expresó con una alegre satisfacción. “Lo conocí en Tucumán, luego viajé de paseo a San Rafael y lo volví a hacer varias veces hasta que Roberto me convenció de instalarme definitivamente aquí, cosa que hice y de la que no me arrepiento. No pasaron muchos meses de mi llegada aquí cuando él partió”, dijo, en referencia al fallecimiento del querido pintor sin manos, en agosto de 2007.

“Éramos tres amigos que nos reuníamos a tener largas conversaciones y muchos momentos alegres: Roberto, Oscar Russo y yo. La cita por lo general era en la casa del primero”, contó Paloma aceptando las vueltas que la vida ha tomado en estos últimos meses, tiempo en el que Oscar también partió de esta tierra.

Pero el legado de ambos grandes hombres quedó en ella, tanto de fortalecer los lazos de personas con discapacidad como el hecho de “ser artista”. Paloma pinta con distintas técnicas pero destaca las obras realizadas con tinta: “Yo no sabía nada de pintura pero comencé a descubrir la magia de la tinta, es increíble lo que sucede cuando pongo una puta línea y la imagen se empieza a formar como por sí misma.”

Botellas decoradas: otras creaciones de Paloma

Querida por muchos, con un alma de joven viajante que con el paso de los años parece continuar intacta, hablar en unos pocos párrafos de ella es realmente insuficiente pero simbólicamente es una forma de destacar aquellas personas que existen viviendo al máximo, con sus debilidades y sus fortalezas, pero por sobre todas las cosas, se mantienen amando y desviviéndose por el prójimo.

Sergio Sebastián Peña y Dina “Paloma” Gutiérrez Palomo son los destacados del día. Dos personas que se hacen arte y coexisten entre nosotros. Gente que, por su ejemplo de vida, vale la pena conocer.

Nota: las obras de los artistas se encuentran a la venta. Podrá consultar al respecto a través del contacto directo con ambos en la red social Facebook.

Páginas web de la Asociación de artistas Pintores con la Boca y el Pie: www.apbp.com.ar y www.vdmfk.com

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 15:52
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 15:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial