La quita de subsidios comienza en febrero y toca a la clase media

El formulario para poder mantener el beneficio contempla sólo casos de extrema vulnerabilidad social

a no se trata sólo de hogares de alto poder adquisitivo ubicados en Barrio Parque, Puerto Madero o algún country . En dos meses, la gran mayoría de los habitantes del corredor norte de la Capital Federal y el conurbano bonaerense verán encarecidos sus consumos de luz, gas y agua .

 El formulario que el Gobierno preparó para quienes pretendan mantener los subsidios excluye, en líneas generales, a toda la clase media. Y comenzará a ser repartido en algunos barrios a partir del 1° de enero con las facturas de los servicios. Desde el momento en que los usuarios reciban ese documento tendrán 30 días para solicitar fehacientemente que el Estado siga cubriendo una porción importante del consumo. Pero sólo podrán hacerlo si cumplen con una limitada lista de condiciones, que incluye a quienes cobran la jubilación mínima, reciben un plan social, sufren alguna discapacidad o habitan una vivienda precaria, entre otras.

Mediante la resolución 1993, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) instruyó a las distribuidoras para que eliminen el aporte estatal en las facturas de los barrios cerrados y las dos zonas más caras de la Capital. Lo mismo ocurrirá con el servicio eléctrico y con la facturación de la empresa de aguas Aysa (se estima que los usuarios deberán pagar entre tres y cuatro veces más por los servicios). Pero además incluyó un anexo en donde figura el formulario que deberán distribuir al resto de los barrios.

Según indicaron voceros del Ministerio de Planificación Federal, las primeras facturas con ese formulario serán repartidas a comienzos del mes próximo en un grupo de barrios que se anunciarán en los próximos días. "Serán los barrios de mayor poder adquisitivo según los coeficientes de ABL", indicaron. La categorización por coeficientes fue hecha hace unos años por el gobierno porteño para fijar los aumentos del tributo. El valor más alto correspondía a Puerto Madero y Barrio Parque. La categoría siguiente corresponde a Retiro, Recoleta (al norte de Santa Fe), Palermo, Belgrano y Núñez (en estos tres casos, desde la Avenida del Libertador al Norte). En este caso también se incluirán barrios similares de los partidos del norte del conurbano.

Condiciones

Según la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial, las condiciones para seguir recibiendo el subsidio son las mismas que se consideraron hace dos años, cuando se aplicaron aumentos a los altos consumos de luz y gas: acreditar una enfermedad crónica que implique un mayor consumo del servicio, tener una jubilación y/o pensión equivalente a un haber mínimo, percibir pensiones no contributivas, ser beneficiario de algún plan social, tener el domicilio afectado por actividades de índole social (como comedores comunitarios), percibir alguna asignación familiar, contar con certificado de discapacidad, poseer ingresos familiares insuficientes para afrontar el pago de la tarifa plena, estar exento del pago de ABL, habitar una vivienda precaria o carente de gas o agua, tener un local anexo destinado a la actividad comercial o que se trate de una vivienda multifamiliar.

La metodología elegida fue criticada por las asociaciones de consumidores. "Creemos que el cuestionario avanza sobre la privacidad de los usuarios, quienes quedan sometidos a suscribir un certificado de pobreza para poder mantener el subsidio", sostuvo Fernando Blanco Muiño, presidente de la Unión de Consumidores de Argentina. Consideró que estas condiciones dejan afuera a toda la clase media y afirmó: "El número de beneficiarios del subsidio va a ser infinitamente menor que el que en principio suponíamos".

Fuentes de las distribuidoras de luz y gas coincidieron en que el esquema dejará fuera del beneficio a la gran mayoría de sus clientes. "El objetivo de largo plazo es que quede afuera sólo la clase baja", señaló un gerente. Se estima que a medida que pasen los meses irán recibiendo el formulario (que reviste carácter de declaración jurada) el resto de las zonas geográficas. En el Gobierno evitan dar precisiones sobre plazos, pero es probable que la totalidad de los usuarios sean alcanzados por esta mecánica a lo largo de 2012.

¿Cuántos serán entonces los usuarios afectados? Es difícil saberlo, pero una pista la da el listado de excepciones para los aumentos dispuestos en 2008. En el caso del servicio eléctrico se calcula que se trata de un universo de 610.000 hogares en la región metropolitana, aproximadamente el 11% de todos los clientes de las distribuidoras Edenor, Edelap y Edesur. En aquella ocasión se fijaron condiciones muy parecidas a las de ahora, aunque la gran mayoría de las inscripciones no fueron producto de trámites individuales sino de decisiones políticas a partir de las indicaciones de los diversos intendentes que remarcaron las zonas que debían quedar excluidas en sus respectivas ciudades..
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 02:05
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 02:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial