En San Rafael, también han aumentado los casos de cáncer de piel

La moda del bronceado, el clima y algunas actividades características de nuestra región han contribuido, por un lado, a elevar el número de personas que poseen algún tumor maligno en la piel y, por otro, a manifestarse en edades más tempranas. Mediamza.com consultó con el doctor Gabriel Bittar, especialista en piel, sobre las causas, características y precauciones que se pueden tomar respecto a este tipo de cáncer.

Más allá de todo lo que el sol aporta a nuestra vida, lo cierto es que hay una relación directa entre el cáncer de piel y él. “El sol es el gran emisor de radiación ultravioleta. No es el único: los tubos fluorescentes, los focos blancos, la luz cálida, en ese orden, también lo son pero la cantidad de radiaciones que emite el sol es notablemente superior. De hecho hay pacientes que tienen lunares y ellos mismos se dan cuenta que una vez que pasa el verano estos han evolucionado”, explicó Bittar.

"Además hay que tener en cuenta que aunque esté nublado, lloviendo, nevando, siempre hay radiación ultravioleta y existen varios factores que la incrementan como la altura, el clima, la época del año, las condiciones naturales del medio, etc.", continúa el profesional

“Mendoza es una zona de más riesgo que otras. Estamos a una altura elevada, tenemos prácticamente unos 300 días de sol, espejos de agua, nieve, arena y cemento en las ciudades que aumentan la refracción del sol”, comentó el especialista.
 
Estos factores y otras cuestiones como la moda del bronceado, el deterioro de la capa de ozono que ayuda a filtrar los rayos ultravioletas y algunos trabajos propios de la región que obligan a las personas a estar todo el tiempo expuestos al sol, como por ejemplo las tareas agrícolas, han contribuido al aumento del cáncer de piel.

 “Hay muchos más casos y se registran en edades más tempranas. Por ejemplo, esta mañana operé a tres personas y eso es cada vez más habitual. Falta mucha concientización”, destacó Bittar.

Detección del cáncer de piel

El cáncer de piel se puede dar sobre la piel en forma de llagas, úlceras o lunares, que se detectan a simple vista. 

La observación de los lunares supone un control sobre su asimetría, bordes, color, diámetro y elevación. “Cuanto más asimétrica es su forma, más irregular su borde, más colores tiene o más oscuro es, crece continuamente o mide más de cinco milímetros y posee zonas elevadas, más riesgo hay de que se trate de un tumor maligno”, manifestó el especialista.

Al respecto, Bittar aclaró que  “nunca hay que esperar tener algún síntoma: que alguna manifestación en la piel pique, duela, tenga o no pelo, sangre o no, no indica nada. El tema es observar cómo se ve, cuánto hace que apareció y cómo evolucionó.  No hay que esperar ningún otro tipo de síntoma como fiebre, malestar, etcétera”.

El tratamiento y la curación

Cómo otros tantos tipos de cáncer, la detección a tiempo garantiza su cura.
 
“La gente muchas veces se deja estar, se automedica, se pone una cremita y listo, pero es importante tener en cuenta que si se detecta a tiempo, con controles y medicación muchas veces se evita la cirugía. Un tumor de piel posiblemente no te mata pero puede originar una infección que si lo haga”, remarcó el médico entrevistado.

Precauciones y recomendaciones

Para exponerse al sol:

- Evitar el sol del mediodía. La incidencia de la radiación es menos perjudicial antes de las 10.30 y después de las 16.30.
- Utilizar un protector factor 30 o más. El de 30 ofrece una cobertura del 92%, mientras que el de 60 del 98%.
- Renovar la protección cada dos horas y después de cada salida del agua.
- Extremar los cuidados en pieles claras, sensibles o que hayan presentado tumores.

Y sobre todo, apenas se observe un cambio en la piel o en los lunares, consultar con el médico.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 11:21
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 11:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes