Un desvío de veinte millones en la fundación de Bonafini

La Justicia busca determinar cuál fue la ruta de ese dinero y si terminó beneficiando a Meldorek. El histórico local está con los carteles de una inmobiliaria.

La Misión Sueños Compartidos, con sede en Hipólito Yrigoyen al 1500, vecina a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, debió entregar el local donde funcionaba hasta hace dos meses. La inmobiliaria Maxi Luz ya colgó los carteles de “Se alquila” en la fachada del edificio.
 
En la inmobiliaria informaron que el alquiler del local de 400 metros cuadrados está estimado en unos 20 mil pesos por mes, pero que esa no era la suma pagada por la Fundación, que tenía el contrato desde hacía varios años.
 
El local en cuestión había sido sede de la Farmacia Congreso, que también está en la mira del juez Oyarbide en la causa por la mafia de los medicamentos.
 
Mientras tanto, la Justicia se alista para avanzar contra Sergio Schoklender y sus socios, luego de que la Cámara Federal criticara con dureza el jueves la investigación del juez Norberto Oyarbide y levantara los embargos que el magistrado había dictado a los imputados en la causa.
 
Fuentes judiciales contaron ayer cuáles son las tres vías que habría utilizado el ex apoderado de la Fundación para desviar los fondos aportados por el Estado.
 
Unos 20 millones de pesos habrían sido desviados de la cuenta de la Fundación Madres de Plaza de Mayo hacia las cuentas bancarias de Meldorek y otras empresas vinculadas a Schoklender y sus socios. Luego esas empresas habrían librado cheques con esos fondos a nombre de empleados de las firmas, que no pueden justificar esos montos cobrados.
 
La Justicia sospecha que esos fondos regresaron a manos de los hermanos Schoklender y otros empresarios de su confianza, que los utilizaron para comprar bienes como casas, autos y yates.
 También estaría probado el desvío de materiales para la construcción de viviendas sociales que terminaron en el country de La Lonja, en Pilar, donde los Schoklender y sus socios construyeron una serie de casas de fin de semana.
 
Además, se habrían hallado irregularidades en las obras de Los Piletones, en la Ciudad de Buenos Aires.
 
En cuanto a la presidenta de la Fundación, Hebe de Bonafini, la Justicia espera los resultados de una segunda pericia de su firma en un contrato que la incriminaría penalmente. Bonafini alega que su rúbrica fue falsificada. La primera pericia le dio la razón.
 El jueves, la Cámara había dicho que encontrar pruebas en el expediente es “tan difícil como hallar una aguja en un pajar, un pajar que el propio magistrado se ha encargado de construir”.
 
Fuentes de la causa, ajenas al juzgado de Oyarbide, creen que el juez ha acumulado demasiada información en el expediente, pero que no están de acuerdo con que las pruebas no estén a la vista.
 
El fiscal federal Jorge Di Lello prepara los pedidos de indagatorias para Schoklender, su hermano, Pablo, y sus socios, que podrían darse a conocer las primeras semanas de diciembre. No se descarta que en la lista de más de 15 imputados que deberán prestar indagatoria se incluya a Alejandra Bonafini, hija de la presidenta de Madres.


www.perfil.com
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 10:38
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 10:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial