"Quiero buscar paz para mi corazón" dijo el ex combatiente que volverá por primera vez a Malvinas

Mario Puente es uno de los tres argentinos invitados a participar de la Maratón “Run for reason” a realizarse en las Islas Malvinas. Por primera vez luego de la guerra volverá al lugar donde estuvo combatiendo. Entrena 6 veces por semana y necesita conseguir los fondos para poder llegar a este desafío.



Con mucho esfuerzo y tal vez a modo de cerrar una dura historia Mario Puente, veterano de guerra, correrá 42 kilómetros en el suelo que alguna vez lo tuvo como rehén. No es fácil para él volver por primera vez luego de la guerra. Las emociones están a flor de piel y los recuerdos de aquella estúpida guerra continúan desvelando al ex combatiente.


La maratón se realizará el 18 de marzo del año próximo. Consta de 42 kilómetros y está calificada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) como la más exigente de todas por las condiciones climáticas debido, especialmente, a las fuertes ráfagas de viento que soplan desde el sector sudoeste.


“Esto es,... creo que es,  un desafío personal desde lo humano ya que voy a correr la maratón en las Islas Malvinas. La misma es un homenaje tanto para los caídos como para quienes sobrevivimos. Entreno 6 veces por semana en doble turno junto al profesor Alfredo Halan. En promedio llego a hacer 100 kilómtros semanales, estoy muy contento por los rendimientos” dijo Puente.


Mario fue invitado a través de otro sanrafaelino, el atleta Mariano Egea que se enteró que había un cupo para veteranos de guerra y de inmediato se puso en contacto con Puente. Si bien la maratón intenta rendir homenaje a quienes estuvieron en Malvinas, lo cierto es que los gastos  corren por cuenta de cada deportista. Por ello Mario necesita ayuda de todos para poder ir a correr y según sus palabras “cerrar una etapa de su vida”. Para esta próxima edición, por primera vez, los veteranos de guerra podrán estar 7 días en Malvinas, antes sólo se les permitía pernoctar un solo día.



“Quiero que esta prueba marque también a mis hijos, por el esfuerzo que requiere. Yo nunca corrí 42 kilómetros y es un anhelo poder volver a Malvinas. Una de las cosas que me marcó de la isla fue que siempre quise volver pero no se había dado la oportunidad. A mi nunca me invitaron a ir, el costo es muy caro y pocos veteranos han podido regresar al lugar de combate”, subrayó


Para Mario no hay imposibles, es consciente de que será una prueba de vida durísima no tanto por lo deportivo sino por lo personal. “Para mí es un fuerte, yo vengo de 30 años de noches de insomnio y pesadillas, muchos de los que pudieron regresar a Malvinas volvieron renovados, sus cambiaron un 100 por ciento.. quiero buscar paz para mi corazón”, aseguró.


Más de 3000 dólares debe conseguir para poder viajar, la mitad debe entregarlo antes de enero y el resto sobre la fecha del viaje. Pero sucede que se “rumorea” que desde Chile no harán más viajes a la Isla y por ello hay mucha demanda y desde la organización le exigen el cincuenta por ciento del total para ya hacer la reserva del vuelo.

Mario no ha recibido apoyo estatal de ningún tipo. Tanto el gobierno nacional, provincial como municipal han hecho oído sordo a su pedido. Solo a través del Concejo Deliberante se declaró de Interés Departamental su participación en la maratón pero esto no implica ayuda económica. En tanto ha preparado unas carpetas que acerca a los comercios amigos y empresas que tal vez puedan colaborar. Para juntar el dinero necesario se abrirá una cuenta en un banco local donde los sanrafaelinos podrán depositar lo que sea, “por poco que puedan a mi me sirve de mucho” dijo Mario.


“Para mi volver a Malvinas y estar en el lugar donde combatí es lo mejor que me puede pasar en esta vida después de mi familia. No tenemos apoyo psicológico, ni laboral y si bien recibimos una  pensión, que ha mejorado con el tiempo, nosotros no tenemos trabajo y eso duelo. En Inglaterra por ley, los soldados tienen que volver un mes a Malvinas… acá nosotros ya tenemos más de 700 ex combatientes suicidados… la desesperación es muy fuerte” sentenció.


Entrena muy duro para concretar el sueño de volver, le quedan pocos meses para pisar el suelo que lo tuvo cuando era un adolescente que nada sabía de armas ni de guerra. Hoy con casi  48 años y una familia compuesta por su esposa y 4 hijos, Mario lucha por cerrar una historia que lo marcó a fuego.


Hasta ahora apoyan su anhelo Farmacia Mayo que le provee vitaminas, el Tenis Club que le brinda sus servicios y una señora que le hace quiropraxia pero necesita de todos.

Está en cada uno de nosotros, soñar el mismo sueño que Mario.

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 01:38
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 01:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes