Herodes no terminó el Templo de Jerusalén

Un descubrimiento arqueológico echa por tierra la aceptada idea de que el rey Herodes el Grande construyó hasta el final el segundo templo de Jerusalén en el siglo I a.C. y revela que su construcción duró varias décadas más. La prueba: 17 monedas de bronce.

El hallazgo, presentado hoy en conferencia de prensa frente al muro occidental que sustentaba el santuario judío, consiste en un baño ritual judío (mikve, en hebreo) en el que fueron encontradas 17 monedas, algunas posteriores al rey de Judea.

El baño ritual, que fue encontrado por primera vez en siglo y medio de excavaciones en la ciudad, quedó justo bajo el muro de sujeción sobre el que Herodes comenzó la ampliación del pequeño templo existente hasta ese momento.

"No quiero restar en nada la grandeza de Herodes en la confección, es todavía su templo, pero sus sucesores fueron los que lo acabaron", dijo el investigador Ronny Reich, de la Universidad de Haifa.

Los trabajos llevados a cabo al este del Muro de los Lamentos han dejado al descubierto algunas instalaciones del barrio que había en el lugar antes de la construcción del Templo, un canal de desagüe que corría bajo su pavimento y los cimientos del que es el lugar más sagrado para el judaísmo.

Según los investigadores, para poder construir la gran barrera de contención de la explanada sobre la que estaba el templo, los trabajadores de aquella época debieron taponar con tierra pozos y baños rituales del barrio y sólo entonces colocaron encima los grandes bloques de piedra de más de dos toneladas.

Ha sido en un mikve que quedó "mitad debajo del muro mitad fuera", donde los arqueólogos han encontrado las pruebas de que la construcción duró, por lo visto, más de lo que se creía.

Además de trozos de cerámica y candelabros, cuya exactitud puede variar en hasta 25 años, se han hallado 17 monedas de bronce que al parecer perdió su propietario y el año inscrito en las más recientes es posterior a Herodes el Grande, que reinó entre el 40 y el 4 a.C.

Las cuatro monedas fueron acuñadas durante el período del gobernador romano Valerius Gratus, entre el 15 y el 26 de la era común, es decir unos veinte años después de la muerte del monarca y unos cuarenta antes de la destrucción del santuario por los romanos, por lo que "los judíos apenas disfrutaron del santuario completo durante una generación", explicó Reich.

El hallazgo indica que al menos esa parte del complejo fue construida en la última etapa de todo el proyecto y desestima también la teoría de un equipo de ingenieros que aseguraba que la construcción del templo duró sólo entre 8 y 10 años.

"Siguieron construyendo durante otras dos generaciones", concluyó el investigador.

Las monedas prueban que la construcción se prolongó por lo menos 40 años y corroboran el relato del historiador judeo-romano Flavio Josefo, quien escribió que comenzó en el décimo octavo año del reinado de Herodes, el 22 a.C., y fue terminado en los años 50 del siglo I.

Descrito por Josefo como "el mayor proyecto que el mundo ha conocido", el templo de Jerusalén era una suerte de regalo de Herodes para ganarse el favor de su pueblo, que dudaba de él por ser de linaje idumeo y por haber desplazado a la anterior dinastía sacerdotal de los asmodeos.

Entre los otros grandes proyectos del monarca están la imponente fortaleza de Masadá, junto al Mar Muerto, y la ciudad de Cesarea, a orillas del Mediterráneo, pero el templo siempre fue considerado el sello de unas dotes arquitectónicas que hicieron de Jerusalén un ejemplo para toda la región.

Fuente: EFE
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|21:10
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|21:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016