Lección de estilo en 67 m2

Este departamento londinense pertenece a un talentoso diseñador industrial. El joven transmitió su espíritu a su casa: irreverente, ecléctica y vanguardista y, a la vez, sorprendentemente acogedora. Su personal estilo da a cada uno de sus objetos reinventados un glamour especial. La casa está llena de pequeños detalles, que contribuyen a formar la increíble personalidad del lugar.

El diseñador industrial Jimmie Karlsson transmitió su espíritu a su departamento londinense de 67 metros cuadrados; irreverente, ecléctica y vanguardista y, a la vez, sorprendentemente acogedora. Su personal estilo da a cada uno de sus objetos reinventados un glamour especial.

Mix total y clásicos actualizados

El sofá, con la funda puesta al revés, se viste con almohadones Missoni.

Un busto de yeso y una butaca clásica, todo del diseñador dueño de casa.























Twin Black

La mesa y las butacas gemelas negras se combinaron con almohadones amarillos que forman la figura de un perro –estos últimos son del diseñador-. El armario de metal se adquirió en una subasta y la lámpara de pie, en un anticuario de Londres.




















Efecto teatral

Las paredes de todo el departamento, cocina incluída, se pintaron en un gris oscuro para aportarle un toque melodramático. Los muebles y objetos personalizados, del diseñador, reinan en el interior y aportan un glamour único a toda la decoración.



















Diáfano

La sala está abierta por un vano a la cocina, ambos comparten suelo para dar amplitud y la luz natural que entra a raudales.




























Metamorfosis

Un armario transformado en una pieza original. Bastó pintarlo de negro y añadirle un gran dos amarillo. Los objetos personalizados aportan glamour y originalidad a la decoración.
























Grafiti móvil

En el comedor, mesa de acero inoxidable, y sillas. Apoyado sobre la pared, un panel de pizarra con grafitis titulado Wall Interpretation, también del diseñador.

























El propietario

Jimmie Karlsson comparte la vivienda con su pareja y con dos gatos, Phoenix y Christy.




















Detalles mini

La casa está llena de pequeños detalles, como esta pieza, que contribuyen a formar la increíble personalidad de la vivienda.



























Sorpresa

La vivienda entera es una caja de sorpresas, en la que uno puede encontrar piezas como este cuervo, que preside una de las mesitas de luz del dormitorio.



























Dormitorio

El dormitorio del departamento mantiene la línea y el eclecticismo del resto de la casa.






























Qué arte

Cada rincón de la casa es una muestra de arte, de contrastes y de mezcla de estilos.































Qué mono

El candelabro-mono de la cocina es de una firma italiana.
































Opiniones (3)
12 de diciembre de 2017 | 19:11
4
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 19:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo único rescatable es el piso, si es que.
    3
  2. ¡Qué lugar más horripilante! La idea sería que en poco espacio se impone el estilo práctico y minimalista. Esto parece un depósito de cosas recién bajadas del camión. Aparte tiene un mal gusto todo, tan elevado, que da pena; sobre todo por esos pobres perritos que viven alli. El candelero con ese mono espantoso, la lámpara colgando del techo que parece un distribución de oxígeno central en desuso, ese sillón largo que parece hecho con colchones orinados... en fin ¡Un asco!
    2
  3. ¡ES PANTOSA!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California