Por la muerte de Tomás, la novia del padrastro es pieza clave

Inés Márquez dijo que no puede entender cómo su pareja está acusada por un delito tan grave, pero sostuvo que lo acompañará hasta que se demuestre su inocencia.

Apenas el fiscal de instrucción Javier Ochaizpuro resolvió acusar a Adalberto Cuello por el brutal asesinato de Tomás, su actual pareja pasó a convertirse en un personaje central de la investigación. Es que Inés Márquez, una docente de 37 años, convivía actualmente con el principal acusado y además estuvo con él desde que el nene fue visto con vida por última vez.
 
Por estas horas, Inés es una testigo que probablemente sea citada esta semana por la Justicia para que amplíe su declaración testimonial. En una entrevista que PERFIL publicó en su edición anterior, la mujer reconoció que todavía no logra comprender lo que está pasando. “Todavía no lo creo. No me entra en la cabeza”, reconoció la mujer que compartió con el acusado los momentos previos a su detención.
 
Inés dijo que no puede entender cómo su pareja está acusada por un delito tan grave, pero sostuvo que lo acompañará hasta que se demuestre su inocencia. Para ella él no tiene nada que ver con esto. Inés convive con Adalberto desde hace poco más de tres meses. Lo conoció en 2001 y retomó la relación cuando él se separó de Leonor, la mamá de Tomás.

“Jamás me levantó la mano. No puedo decir que es una persona violenta porque nunca lo fue conmigo. Se dicen muchas cosas que no son”, dijo sobre las versiones que califican a su pareja como una persona violenta.
 
Sobre la relación entre Adalberto y Leonor, contó que “el problema eran los días y horarios y visita del bebé”. “Siempre lo traía a casa. Era una relación de tira y afloja con ella pero era una relación normal de una pareja que se separó y tiene un hijo en común”, destacó. “Hace muchos años que se conocen. Salieron un tiempo, él la dejó por otra y ahora volvió. Mi hija no se merece estar con una persona así”, apuntó a PERFIL Carlos, el padre de Inés.
 
En su declaración como testigo, y cuando Tomás estaba desaparecido, Inés aseguró que el martes pasado al mediodía estuvo con Adalberto.
 
La muerte del nene cambió radicalmente el escenario judicial, y por eso el fiscal planea citarla para que amplíe su testimonial. Si bien no existen indicios sobre una posible vinculación con el crimen, los investigadores allanaron su casa y secuestraron el auto de su propiedad, un Fiat Palio Weekend que solía manejar Adalberto. Su coche, al igual que otros cinco autos, está siendo peritado en busca de huellas dactilares, cabellos, manchas hemáticas o cualquier otro elemento que pueda indicar que Tomás viajó en alguno de ellos.


www.perfil.com
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 00:01
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 00:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho