Tremo Kawell: un grupo de grandes corazones

Es un grupo de profesionales que trabajan "ad honorem" en la rehabilitación, a través de la equitación y los vínculos afectivos, de personas con discapacidad. Además, "los alumnos" constituyen un grupo terapéutico que, sin darse cuenta, sensibilizan hasta los corazones más duros.

Cada vez que debo escribir una nota como la que viene a continuación se me presenta el mismo conflicto interno: ¿la escribo periodísticamente respondiendo qué, cómo, cuándo, quiénes, por qué y respetando algún par de reglas aprendidas? ¿O escribo desde el movimiento que tuvo mi corazón al vivenciar la situación pronta a narrar? Veré si puedo unir ambas cumpliendo el carácter informativo sin dejar de lado el emotivo.

Fui invitada a conocer al grupo que compone la Fundación “Tremo Kawell” (Hermoso Caballo, en lengua mapuche). Ellos son un grupo de profesionales de variadas ramas que se ponen voluntariamente al servicio del tratamiento de rehabilitación (física, emotiva y psicosocial) de personas con capacidades especiales. Si me permite la subjetiva, para mí son 16 terapeutas porque tanto “los profes” como “los chicos” hacen que uno se desvincule de la parte negativa de la vida con tantas risas y ocurrencias, entre vueltas de caballo y ricos mates cebados.

El grupo Tremo Kawell se entrena en la propiedad gentilmente compartida por el Dr. Alberto “Beto” Stala donde hay caballos y un terreno donde Marta Pedernera, Samanta Pérez y Javier Membrives les enseñan equitación a los 10 chicos que están en tratamiento. El cuidado de los caballos los realiza el veterinario Ariel Blois.

Andrés, Oscar, Santi y Alfredo aprendiendo movimientos de rienda

La Fundación está en formación, los trámites burocráticos no son ni rápidos ni sencillos pero se va avanzando. Ellos formalmente se presentan de la siguiente manera: “La Fundación de Equinoterapia, deporte espacial y ciencia Tremo Kawell surge por la iniciativa de profesionales abocados a la investigación y al trabajo realizado con equinos, respondiendo también a la demanda creciente en la población.

Tremo Kawell es un Centro Terapéutico y de Investigación en terapias ecuestres y deporte especial, dedicado a la atención integral de niños, adolescentes y adultos con discapacidad. El Centro tiene como objetivo prestar un servicio con orientación educativa y terapéutica, que brinde a niños, adolescentes y adultos con Necesidades Educativas Especiales y a sus familias un espacio donde sean recibidos, escuchados y acompañados en el crecimiento de sus hijos, brindándoles todas las herramientas para el desarrollo máximo de sus capacidades, a fin de favorecer la adquisición y el aprendizaje de conocimientos para el desempeño de la actividad. En nuestra propuesta damos real importancia a la interacción con la sociedad teniendo como nuestro principal objetivo que quienes asistan a la Institución puedan llegar a su pleno desarrollo como personas. Las actividades se desarrollarán en pista y con el apoyo y monitoreo permanente de los profesionales que conforman el equipo interdisciplinario.”

Logo del Centro de Equinoterapia "Tremo Kawell" (Hermoso Caballo, en mapuche)


Mientras se realizan los trámites y la ley de Discapacidad se implementa en la provincia de Mendoza, Tremos Kawell presta sus servicios ad honorem a quienes no poseen óptimas condiciones económicas para asumir el costo de una rehabilitación pero, si dentro de su familia alguien de cualquier edad necesita un tratamiento integral es ampliamente recomendable que no lo dude y se ponga en contacto a través de los datos que figuran al final de esta nota, por una mínima suma mensual ese ser especial cerca suyo puede desarrollarse de una manera que usted aún no puede imaginarse.

Prosigamos con la forma en la que este grupo funciona; los martes son los días en que realizan las actividades ecuestres, Samanta Pérez, licenciada en psicología y fundadora del grupo, comienza el recorrido de búsqueda de cada uno de los chicos junto a “Tito” Cervantes, un hombre que tras un accidente de tránsito quedó inválido y ahora se dedica a manejar una combi, él se une al equipo llevando y trayéndolos a cuánta actividad se les dé por hacer y créame si le digo que no paran, porque los martes hacen equitación, los sábados van a presenciar partidos de fútbol, juegan a las bochas, al tenis.

También participan de un equipo de básquet integrado, corren pruebas de atletismo. Próximamente integrarán un equipo de rugby y de hockey, además de incorporar la natación en la época veraniega. Agenda realmente completa.

Daniela, Alfredo y Santiago junto a una llama del lugar donde equitan

Alfredo tiene 33 años y es uno de los integrantes de Tremo Kawell, forma parte del grupo hace poco tiempo pero los cambios en él, según nos cuentan “los profes” son muy notables. En una ronda de mates, él contó: “Yo empecé un tratamiento con Samanta (Pérez, psicóloga) y ella me integró al grupo. Empecé a entrenar, corrí una carrera de atletismo y salí segundo. Ahora nos estamos preparando para ir a San Luis (detrás una vocecita, la de Gabriela, grita: “Uhhhm, faltan tres semanas” y una vez más en toda la tarde se ríe a carcajadas). Aprendí a hacer muchas cosas que antes no hacía como correr, salir, andar a caballo, mi vida cambió por completo. Otra cosa que aprendí es a usar la computadora. Gracias a Dios mi vida cambió un montón en poco tiempo.”

También hablamos con Andrés de 13 años, uno de los más pequeños del equipo pero me atrevería a decir que es uno de los que más demuestra sus ganas de superarse e ignorar la hipoacusia y otras complicaciones que lo acompañan desde que nació. Hace pocas semanas que forma parte de Tremo Kawell y, ante el entusiasmo que le significa la equitación, comenzó una campaña de venta de especias para poder comprarse un caballo y andar en la finca donde vive con su familia.

El turno de Andrés, con el cuidado de Javier y las instrucciones de Samanta

Daniela, de 25 años, me contó de una relación que tiene con Cristian, un chico con el que ese día estaba ofendida porque, aparentemente, le había gritado: “Nadie tiene que tratarnos mal ni levantarnos la voz”, me dijo con su dignidad bien en alto y me hizo recordar algo que “los normales” muchas veces olvidamos por mantener una relación, por obtener un puesto de trabajo o por aparentar ser quienes no somos: olvidamos que sólo nosotros tenemos el poder de hacernos valorar y respetar.

Ternura entre Daniela y Nino.

Antes de finalizar permítame simplemente mencionar y así felicitar al grupo de personas que trabajan por pura satisfacción y buen corazón en Tremo Kawell, estos héroes que están afectando vidas sin darse cuenta son: Samanta Pérez (psicóloga), Marta Pedernera (policía rural), Javier Membrives (policía rural), Pablo Pedernera (empleado de comercio), Verónica Perea (estudiante de educación especial), Marina González (profesora de educación física) y Ariel Blois (veterinario).

Oscar, Javier y Nino en plena práctica


Las horas se evaporaron, las risas sobraron y los aprendizajes sobrepasaron mis expectativas y hablando con Samanta Pérez, la que tuvo el valor de sembrar el proyecto Tremo Kawell en muchos corazones que se fueron contagiando y hoy son parte de la Fundación, concluimos que las personas especiales son exactamente eso: especiales.

Porque están en la Tierra para sensibilizarnos, para hacernos dar vergüenza cuando nos quejamos de zonceras, que nada se compara con aprender a llevar la vida con una discapacidad física enfrentando, a la vez, una discapacidad social que los estigmatiza cuando debería verlos como seres de corazón perfecto, sincero, tierno…

Nancy saluda a sus amigos que la alientan

Si desea ser parte de Tremo Kawell a través de colaboraciones de tiempo, dinero, servicio o de la forma que crea conveniente contáctese con Samanta Pérez al celular 02627 15 64 0491 , también puede seguir las actividades que ellos realizan, búsquelos en Facebook como: Fundación Tremo Kawell

No se prive de la experiencia de estar cerca de estos seres nunca mejor llamados “especiales”, nos queda mucho por aprender y superar, ellos son los mejores terapeutas y maestros que pueda encontrar.

Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 06:16
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 06:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México