Orden de detención policial para un médico, por no presentarse al juicio que se le sigue

El Tribunal integrado por los doctores Aroldo Gorri,Jorge Yapur y Raúl Rodríguez se constituyó esta mañana para comenzar el debate pero el mismo debió suspenderse, debido a que no asistió el imputado. En la nota, detalles del caso que sienta jurisprudencia

Esta mañana no se presentó al juicio el médico José Castro quien está acusado de homicidio culposo a raíz de una denuncia efectuada por familiares de Emilio Cesaretti, quien dejó de existir debido a una presunta mala praxis.

El tribunal de la Segunda Cámara del Crimen, integrado por los doctores Aroldo Gorri, Jorge Yapur y Raúl Rodríguez se constituyó esta mañana para comenzar el debate pero el mismo se suspendió debido a que no asistió el imputado.

En virtud que el médico se declaró en rebeldía,  el tribunal ordenó la detención del doctor Castro para que comparezca en la causa, cuyo juicio dará comienzo ineludiblemente, ya que el imputado será llevado al tribunal por el empleo de la fuerza pública.

No es común  el caso como el planteado. Lo cierto es que Castro llega a esta instancia judicial acusado de mala praxis por un muerte ocurrida en abril del 2008.

Por ese entonces Emilio Cesaretti concurrió a una clínica privada de la avenida Hipólito Yrigoyen para ser operado de una hernia inguinal y abdominal pero la intervención quirúrgica se complicó y llevó a la muerte al paciente.

El doctor Castro es asistido técnicamente por el doctor Livio Cazabán y como codefensor el doctor Sergio Altamiranda.

Ese, el informe escueto de lo sucedido esta mañana, en el edificio de Tribunales.

A continuación, ponemos a disposición de los lectores los hechos, de acuerdo al testimonio del profesional que entiende en el expediente, en representación de la familia Cesaretti, que expresa lo siguiente:

"Mañana debería comenzar, a las 09:00 hs., un debate que será resonante, ante la Segunda Cámara del Crimen de San Rafael, Provincia de Mendoza, que tiene como imputado al Dr. José Alfonso Castro, médico cirujano con actuación como funcionario del Ministerio de Salud de la provincia y Presidente de la clínica donde se efectuó la intervención, que a raíz de una mala praxis cometida durante una cirugía de hernia inguinal y abdominal, llevada a cabo en Policlínica Privada de San Rafael S.A., por indiferencia por el estado del paciente, llevó a la muerte a Emilio Cesaretti.

Si bien el Fiscal requirió la elevación a juicio por el delito de homicidio culposo, entiendo que el acusado actuó un homicidio simple, con dolo eventual; durante más de 18 horas nada hizo para estabilizar al paciente, que se deterioraba en sus signos vitales por un hemorragia interna. El paciente fallece desangrado en una habitación común de Policlínica Privada de San Rafael S.A., sin siquiera derivarlo terapia intensiva.

Lo grave del proceso es que, para ocultar su responsabilidad médica, distintos galenos testimoniaron acerca de que la hemorragia no derivaba de la mala praxis sino por problemas corporales del paciente (trastornos de coagulación). Otros, peritos del Cuerpo Médico Forense de la provincia, en el informe de necropsia, inventaron hasta un posible cáncer como factor determinante del trastorno de coagulación y del sangrado.

En esta causa creo que por primera vez en la historia jurisprudencial del sur de Mendoza, dada la desconfianza despertada por los peritos oficiales, se obtuvo del instructor que solicitara un peritaje al Cuerpo de Peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Su dictamen fue concluyente, en cuanto la inexistencia de las excusas formuladas por el imputado; a la vez, coloca al Tribunal en la obligación de analizar la conducta de peritos y testigos, a fin de someterlos a investigación penal por los ilícitos actuados por cada uno de ellos.

La causa conlleva la necesidad de investigación que hace a la salud de la población, a quienes la atienden y de qué modo y, fundamentalmente, a la falta de controles sobre las prestaciones médicas, circunstancias todas que hacen a la impunidad de los facultativos.

Tramita por autos N° 3.451 , titulados: "F. C/ CASTRO JOSE P/ HOMICIDIO CULPOSO Y FALSIFICACIÓN DE INSTRUMENTO PUBLICO Y LUJAN JUAN FELIBERTO P/ HOMICIDIO CULPOSO Y FALSIFICACIÓN DE INSTRUMENTO PRIVADO A JOSE EMILIO CESARETTI MOLINA".

El abogado defensor  es el  Dr. Pablo Livio Cazabán; actúa como codefensor el Dr. Sergio Altamiranda, del staff del estudio encabezado por el primero.

Por la parte querellante particular, intervienen el Dr. Adriel Andrés y el suscripto, Dr. José Andrés.


Atentamente

José Andrés
Abogado
Mat. 1089"
 
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 08:13
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 08:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial