Deportes

¿Qué le pasa a Roger Federer?

¿Qué le pasa a Roger Federer? La pregunta se la hacen millones de aficionados al tenis en todo el mundo, que ven asombrados cómo se diluye el aura de superhombre del número uno del mundo.

 dominio en el ranking es menos abrumador que nunca, porque esta semana sólo le lleva 400 puntos de ventaja al español Rafael Nadal, la menor diferencia en tres años de duelo por la cima. Y tras la derrota del lunes ante el británico Andy Murray en la primera ronda de Dubai, esa distancia puede reducirse más aún.

¿Hay que ir pensando en cambios? Federer niega convencido, mueve la cabeza de lado a lado.

"No, la gente piensa que hay que cambiar todo si pierdes. Pero no hay receta. Uno puede perder, está dentro de las posibilidades", dijo a dpa en la noche de la derrota.

"Lo único que puedo hacer es ser lo más profesional posible. Claro, en los años anteriores ganaba el 50 por ciento de los torneos que jugaba, y eso es muy cómodo. Pero a veces pierdes".

Como perdió en las semifinales de Australia ante el serbio Novak Djokovic, en un partido en el que Federer no pareció ser Federer. Como perdió en Madrid y París ante el argentino David Nalbandian. Como perdió con el chileno Fernando González en su debut en Shanghai antes de recuperarse y cerrar la temporada conquistando el Masters.

Fueron ocho derrotas en 2007 contra cuatro en 2006. Y en 2008 ya lleva dos.

La culpa de todo es, en parte, de un pollo, causante del virus estomacal que abortó su puesta a punto en Australia.

"Los médicos le dijeron que todo empezó por un pollo que comió, en Dubai o en las Maldivas. Y aún no está bien, ese asunto sigue afectándolo. Es como si no hubiera empezado la temporada aún. No llegó bien a Australia, y todo se le retrasó", dijo a dpa un cercano colaborador del suizo.

Federer es uno de los número uno más educados e impecables de la historia. Nadie dominó el tenis con tanta autoridad y elegancia al mismo tiempo. El domingo debió atender a la prensa durante más de una hora, con entrevistas para ocho canales de televisión, un encuentro con medios escritos y algunas entrevistas individuales.

El suizo, sin dejar de ser amable, estaba tenso, preocupado. "Es que ni se le pasaba por la cabeza la posibilidad de ganar este torneo", aseguró a dpa el colaborador del número uno. Todos sus interlocutores el domingo daban por hecho que Federer ganaría su quinto título en Dubai, las preguntas apuntaban a los Grand Slam, al sexto Wimbledon, a la gloria olímpica. Las mismas que viene escuchando desde hace al menos dos temporadas.

Sólo Federer era consciente de que las cosas no iban por ese camino, de que 2008 estaba viendo una versión devaluada de su juego. Por eso en la noche del lunes no reaccionó con enojo tras la derrota.

"No estaba enojado, estaba triste. Esto es nuevo para él, y es algo que ya empezó el año pasado, cuando perdió los dos partidos con (Guillermo) Cañas. Al final terminó perdiendo ocho partidos, el doble que en los años anteriores. Una cifra normal para un número uno, pero no para él. Es más: el año pasado tuvo suerte al ganar Wimbledon, podría habérsele escapado", analizó el colaborador del suizo, que en Dubai buscó, sin encontrarla, algo de paz antes de sumergirse en la parte fuerte de la temporada.

La intención era quedarse en su piso de "Dubai Marina", pero finalmente cedió y se alojó en el "Burj al Arab", un hotel de ensueño, pero un hotel al fin, y no el hogar que buscaba. Condujo cada día un imponente Mercedes-Benz negro, feliz de saltearse por una vez la servidumbre del servicio de choferes.

Y en la misma noche de su trago amargo ante Murray tuvo un gesto muy "federiano". Habló con la prensa, se duchó y fue directo al "Cellar", el agradable restaurante del "Aviation Club" de Dubai, a encontrarse con una joven local que le había presentado un proyecto para su fundación.

El suizo, uno de los deportistas más ricos del mundo, recibió en mano una donación de 27.000 dirhams (unos 8.000 dólares) y conversó durante largo rato con la benefactora. Estaba, de alguna manera, mostrando que es un tipo normal fuera de la cancha. Y ahora quizás también dentro.
Opiniones (2)
10 de Diciembre de 2016|18:55
3
ERROR
10 de Diciembre de 2016|18:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. el juega muy bien pero nadal lo supero eso no importa,de patricio kaploean de quilmes de argentina tengo 9 años
    2
  2. Señores, estamos hablando de un número uno que nos tenía acostumbrados a arrasar virtualmente en cualquier superficie y que de pronto no está en sus mejores condiciones, que sumadas a las victorias de Nadal, desembocan en que perderá indefectiblemente su actual puesto. El año próximo Nadal deberá defender todas sus victorias de este año y eso será un gran punto de inflexión para Federer, que con su técnica, profesionalismo y capacidad indiscutible y fuera de serie, seguramente aprovechará. Mauro Mescia
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic