Nueva pesadilla de la Unión Europea: España

Por segundo día, el riesgo país batió un récord; la debacle ya afecta a 12 de los 17 países de la zona euro; preocupación por Francia

El abismo financiero volvió a abrirse ayer ante la golpeada economía de la zona euro, que no encontró en el recambio de autoridades de Grecia e Italia la contención esperada. En la cada vez más extensa lista de países que se asoman a la caída, España registró un nuevo máximo histórico en el riesgo país y un interés de deuda soberana que no parece encontrar su techo.

Pero, además, los temores se extendieron en total a 12 de los 17 países de la zona euro, especialmente a Francia, Bélgica y Austria, que sufrieron un inédito shock de desconfianza por parte de los mercados. Los únicos que parecen estar a salvo, por ahora, son Alemania, Holanda, Finlandia, Luxemburgo y Estonia.

En una jornada signada por nuevos récords negativos y un creciente nerviosismo en las bolsas, la prima de riesgo española batió su marca del día anterior y llegó a los 458 puntos, una cifra impensada hasta hace apenas una semana. El índice que mide la diferencia que paga el bono español a diez años en relación con el alemán trepó así 26 puntos sobre el récord conseguido el día anterior, que ya había escandalizado a los analistas internacionales.

La alta exposición a la deuda de los países con más problemas en la Unión Europea generó también niveles preocupantes en el riesgo país de Bélgica, que llegó a los 320 puntos, y de Austria, donde ascendió a 185.

Pero fue en Francia, el principal socio de Alemania en el liderazgo de la UE, donde se produjo el repunte más importante del índice, que trepó a 190 puntos básicos. El ascenso de la prima francesa alertó a los analistas sobre la vulnerabilidad de ese país a una crisis que se extiende sin freno.

Las malas noticias no se limitaron a la estampida del riesgo país. Además de la caída del 1,61% registrada en la Bolsa de Madrid, el Tesoro español tuvo que pagar intereses del 5% en las letras a un año, 40% más respecto de la subasta anterior, realizada en octubre. De este modo, España abonó el interés más alto desde 1997.

El rendimiento del bono español a diez años también produjo estupor entre los operadores, ya que alcanzó un máximo histórico de 6,34%, y parece encaminarse gradualmente hacia la temida marca del 7%, que virtualmente señala el límite para evitar un rescate financiero.

El descalabro volvió a instalar las versiones sobre la necesidad de acudir a un rescate financiero externo. Ante el súbito crecimiento de los rumores, la primera desmentida no se hizo esperar. Mientras la Bolsa iniciaba su descenso, el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, lanzó su mensaje tajante: "España no va a necesitar ningún rescate".

A pesar de que los especialistas suelen diferir sobre la verdadera raíz de la crisis financiera, el deterioro sufrido ayer por España y el resto de Europa habría sido originado, en parte, por la publicación del dato del lento avance del PBI en la UE.

El crecimiento trimestral del 0,2% no sólo confirma las proyecciones más pesimistas, sino que también acerca al continente a un potencial escenario de recesión, que sólo podría eludir una Europa remolcada por el crecimiento de Alemania y Francia.

Por otra parte, el impacto de la crisis financiera volvió a inmiscuirse, por segunda jornada consecutiva, en la campaña para las elecciones presidenciales que se celebrarán el domingo. El candidato del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, prometió en un acto de campaña en Santander su propósito de "romper" con la prima de riesgo y el impacto que provoca su imparable ascenso.

"No queremos un país instalado en la zozobra y en la incertidumbre. Les vamos a decir a Europa y al mundo que España es un país serio, que cumple sus compromisos, como gran potencia que es", dijo el líder del PP, que, según todos los sondeos, sucedería en el poder al presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

En cambio, el candidato oficialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, prefirió exigirle al Banco Central Europeo (BCE) que "salga con valentía" a evitar que se especule con el euro y que, además, defienda a la moneda continental para desbaratar los ataques especulativos. "El BCE tendrá que hacerlo, y será mejor antes que después, para no llegar tarde, como sucedió con Grecia", dijo en una conferencia ofrecida en el madrileño Círculo de Bellas Artes..


www.lanacion.com.ar
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 23:42
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 23:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial