Deportes

Dos ejes a solucionar tras el accidente de Falaschi

El periodista de la agencia Télam, Adolfo Morales, escribió una columna acerca de los puntos a corregir en el automovilismo, a partir del fallecimiento del piloto santafesino de 22 años en el circuito de Balcarce.

Dos hipotéticos ejes a solucionar en el automovilismo se erigen tras el accidente del domingo último en el autódromo de Balcarce, en donde el joven piloto de TC, Guido Falaschi, perdió la vida, al ser impactado de lleno por el automóvil de Néstor Girolami, todavía internado por el choque.
   
En principio, el acento o énfasis de los especialistas (y aquellos que no lo son tanto) se centra en las verdaderas condiciones de seguridad que entregan los distintos circuitos y en el hecho de si los pilotos "levantan o no" el pie del acelerador una vez que se producen este tipo de graves accidentes en pista.
   
"Balcarce es un circuito muy peligroso. Es muy rápido, tiene pocas vías de escape. Pero lo ocurrido es una fatalidad", manifestó Agustín Canapino, campeón vigente en el Turismo Carretera y protagonista de otro accidente espectacular, sin consecuencias físicas por cierto, en el mismísimo autódromo Juan Manuel Fangio de la ciudad bonaerense.
   
Es que el joven oriundo de Arrecifes se despistó el viernes último a más de 250 kilómetros por hora y su automóvil Chevrolet se incrustó de lleno en unos neumáticos que servían de protección en el guardarail y, literalmente, voló para aterrizar en una calle lindera de tierra.
   
Distintas voces disonantes se alzaron en las últimas horas, una vez producido el accidente, para cuestionar el armado de esa suerte de `tapia de gomas` que protegen de los impactos contra los muros de contención.
   
"Las gomas deben estar amuradas y no sueltas de la manera en la que estaban. Además no se pueden utilizar gomas de camión sino que tienen que ser de automóviles", recriminó el también piloto Gabriel Furlán, otrora múltiple campeón de Fórmula 3 Sudamericana.
  
La crítica del actual piloto de la categoría Top Race V6 se da por el hecho de que el Ford Falcon de Falaschi, tras impactar con las gomas ("mal puestas y sueltas", dijo), rebotó y volvió al centro de la pista.
   
Furlán es un reconocido "enemigo" de la conducción de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC), está distanciado con su presidente, Oscar Aventín, pero no le falta razón cuando descerrajó que el accidente de Falaschi se trató de "una cadena de errores y negligencias evitables".
   
"No es momento ahora de marcar lo que se debe hacer, pero en todos los circuitos hay cosas por hacer", sostuvo Canapino, quien sí destacó que "los pilotos nos deberemos reunir en un momento para analizar a fondo estas cuestiones" inherentes a la seguridad en los diferentes trazados.
   
Pero no sólo estas medidas figuran en el `ojo de la picota` cada vez que se produce un accidente de estas características.
   
La rápida irrupción de jóvenes pilotos en las principales categorías del automovilismo nacional introducen un eje de discusión particular, más allá de si la ACTC debería poner "mayor celo" en la entrega de las licencias.
   
"Es algo que deberemos revisar. Porque se produce un accidente de este tipo y todos van para adelante", se quejó el tandilense Leonel Pernía, sin especificar quienes son los pilotos que ignoran las señales de los banderilleros de aminorar velocidad, una vez que sobreviene un choque.
   
"No puedo creerlo. Cuando hay un choque, nadie frena, todos te pasan por al lado como si nada hubiese pasado", destacó, en el mismo sentido, el quíntuple campeón, Guillermo Ortelli, quien en la víspera tuvo un involuntario toque con el infortunado Falaschi, el que devolvió al pibe de Las Parejas al centro de la pista.
   
En suma, todos estos condimentos se combinaron para un cóctel que terminó siendo decisivo y fatal.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:23
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes