Bette Davis stand up: una malvada de oficio
Su talento era tan enorme como ladina su lengua. No ahorraba epítetos feroces para referirse tanto a sí misma como a sus compañeros de cama o de profesión y su vocabulario era especialmente mordaz cuando los comentarios iban destinados a "matar" a alguno de sus muchos enemigos.
Medía 1,60, su nombre real era Ruth Elizabeth Davis y tenía una personalidad provocativa y letal. Considerada una de las mejores actrices de todos los tiempos, se la llamaba la “Reina de Hollywood”  y la “Primera dama del cine en blanco y negro”.

Su indomable carácter la llevó a encarnar a lo largo de decenas de películas un mismo tipo de personaje: el de una mujer fuerte y pérfida, inteligente y artera, de sentimientos avasallantes, sin el menor rastro de culpa ante sus acciones desalmadas y de un poderoso vigor dramático.

Su talento era tan enorme como ladina su lengua. No ahorraba epítetos feroces para referirse tanto a sí misma como a sus compañeros de cama (se casó cuatro veces) o de profesión y su vocabulario era especialmente mordaz cuando los comentarios iban destinados a “matar” a alguno de sus muchos enemigos.

En especial a Joan Crawford, una gran actriz y celebridad de la pantalla, a la que destetaba y consideraba su “enemiga profesional” dentro y fuera del set de filmación.

Compartamos algunos de los insidiosos dichos de esta leyenda del cine.

“Soy la maldita mejor dama que ha existido”.

“Hollywood siempre me quiso para que fuese bella, pero yo luché por el realismo”.

“Me casaría de nuevo si encontrara a un hombre que tuviera quince millones de dólares, me cediera la mitad y me garantizara que estaría muerto dentro de un año”.

“Te daría un beso pero acabo de lavarme el pelo”.

“Cuando un hombre da su opinión es un hombre. Cuando una mujer da su opinión, es una perra”.

“Yo adoro los papeles de perra malvada. Hay un pedazo de perra en cada mujer”.

“¡Querida, estuviste magnífica! Hasta te las arreglaste para mantener la atención del público cuando yo no estaba en la pantalla”. (A Olivia de Havilland).

"Gary era un macho man, pero ninguno de mis maridos ha sido lo suficiente hombre para convertirse en Sr. Bette Davis”. (Sobre Gary Merrill, su cuarto marido).

“Creo que John Wayne es el hombre más atractivo que jamás ha pisado la Tierra”.

“Los cuernos son buenos para el matrimonio. Le añaden pimienta y evitan el aburrimiento. Sé de lo que hablo”.

“Desde que tenía seis años me sentí sexy. Y déjame decirte que fue un infierno, un verdadero infierno, el esperar para hacer algo al respecto".

"Las mujeres fuertes sólo se casan con hombres débiles”.

“Un hombro ligeramente expuesto que sale de un camisón de satén largo tiene más sexo que dos cuerpos desnudos en la cama”.

“Tengo ojos de rana, cuello de avestruz y pelo lacio. Hay que ser bueno para sobrevivir con este equipo”.

“Nunca hice amistad con actrices. Su conversación por lo general me aburre hasta las lágrimas”.

“No me arrepiento de haber hecho un enemigo profesional. Cualquier actor que no se atreve a hacer un enemigo debe salir del negocio”.

“A Joan Crawford no la mearía ni aunque estuviese ardiendo en llamas”.

"Crawford ha dormido con todas las estrellas masculinas de la MGM, menos con Lassie”.

"El mejor tiempo que pasé con Joan Crawford fue cuando la empujé por las escaleras durante el rodaje de la película: ¿Qué fue de Baby Jane?".

“Uno nunca debe decir cosas malas sobre los muertos, sólo se deben decir cosas buenas... Joan Crawford está muerta, ¡qué bien!”.

"¿Por qué soy tan buena interpretando a prostitutas? Creo que es porque no lo soy. Probablemente por eso es por lo que Miss Crawford siempre interpreta señoritas”.

“Si tuviera que ir al cielo y me aliara con ese vejestorio de Crawford, preferiría pudrirme en el infierno”.

“Nunca, nunca confíes en alguien que pide vino blanco. Esto significa que son farsantes”.

“Si nunca has sido odiado por tu hijo, nunca has sido un padre”.

“He llegado a la cumbre a fuerza de mucho arañar, e incluso al asesinato hubiese recurrido para conseguirlo”.

“¿Sabes lo que voy a tener en mi tumba? `Ella hizo de la manera difícil´”.

"Yo fui el Marlon Brando de mi generación”.

"Todo el mundo tiene corazón, excepto algunas personas”.

“Sólo porque alguien esté muerto, no significa que haya cambiado”.

“Quería ser la primera en ganar tres Oscar, pero Miss Hepburn ya lo ha hecho. En realidad no lo ha hecho. Miss Hepburn sólo ganó medio Oscar. Si a mí me hubieran dado medio Oscar, lo habría lanzado contra sus caras. Como ves, soy Aries. Nunca pierdo”.

“En mi profesión hasta que no llaman `monstruo´ no eres una estrella".

“En Hollywood las piernas son más importantes que el talento”.

“En las fiestas de Hollywood hay mejores actuaciones de las que se ven en la pantalla”.

“Hoy en día cualquiera es una estrella. En mi época teníamos que ganarnos ese título”.

"Nunca estaré debajo del título”.

“El technicolor me hace ver como la muerte recalentada”.

"La gente a menudo se hace actriz porque no les gusta algo de sí mismas: fingen que son alguien más”.

“Volví a trabajar porque alguien tenía que pagar por las compras”.

"No puedes decir que no me enamoré de ti”.

"Volvamos a esos días felices donde aún había héroes”.

“Envejecer no es cosa de mariquitas”.

"La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza, sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán”.

"No me retiraré mientras siga manteniendo mis piernas y mi caja de maquillaje”.

"La vejez no es lugar para señoritas”.

Patricia Rodón
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
31 de Octubre de 2014|07:31
1
ERROR
31 de Octubre de 2014|07:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"