Dos obras recuperan el pensamiento de Stephen Hawking

Dos obras de divulgación del científico inglés, "Agujeros negros y pequeños universos" y "La naturaleza del espacio y el tiempo", esta última escrita junto al matemático Roger Penrose, fueron reeditadas y permiten acceder al núcleo básico de ideas del autor de "Breve historia del tiempo".

Editada originalmente en 1996 y relanzada ahora por el sello Debate con un epílogo actualizado, La naturaleza reflexiona en torno a si es posible vincular en una única teoría cuántica de la relatividad las dos célebres formulaciones que hizo Albert Einstein: la teoría cuántica de campos y la teoría de la relatividad.

Aunque se ha avanzado mucho en esta búsqueda, Hawking y Penrose insisten en que es necesario llegar mucho más lejos, según debaten en esta obra que reúne una serie de conferencias sobre relatividad general dictadas en el Instituto Isaac Newton de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Cambridge en 1994.

Si bien ambos comparten un acervo físico común -Penrose estuvo en el comité de la tesis doctoral de Hawking en Cambridge- los investigadores difieren en su visión de la mecánica cuántica y de su repercusión sobre la evolución del universo: las diferencias se refieren a lo que sucede con la información almacenada en los agujeros negros y a lo que distingue el inicio del universo de su final.

En 1973 Hawking empezó a aplicar sus ideas previas al estudio de los agujeros negros y descubrió una propiedad notable: usando la Teoría Cuántica y la Relatividad General fue capaz de demostrar que los agujeros negros pueden emitir radiación.

Estos mini-agujeros negros poseían una gran atracción gravitacional controlada por la relatividad general, regido también por leyes de la mecánica cuántica que se aplicarían a objetos pequeños. "Tanto el tiempo como el espacio son finitos en extensión, pero no tienen ningún límite o borde. No habría distinciones y las leyes de la ciencia se sostendrían por todas partes, incluyendo el principio del universo", explica su teoría el científico inglés.

A su vez, durante su formación, los agujeros negros engullen una gran cantidad de datos, como son los tipos, las propiedades y las configuraciones de las partículas que cayeron en ellos, y aunque la teoría cuántica exige que tal información se conserve, cuál es en último término su destino sigue siendo un tema muy debatido.

Hawking y Penrose creen que cuando un agujero negro irradia pierde la información que contenía, pero mientras el primero insiste en que la pérdida es irrecuperable, el segundo argumenta que queda equilibrada por mediciones espontáneas de estados cuánticos que reintroducen información en el sistema.

En estos días se acaba de reeditar también otra conocida obra de Hawking, Agujeros negros y pequeños universos (Paidós), que contiene una selección de textos escritos entre 1976 y 1992, desde bocetos autobiográficos hasta tentativas de explicar a través de la filosofía de la ciencia el interés que le despiertan la ciencia y el universo.

"No estoy de acuerdo con la idea de que el universo constituye un misterio que cabe intuir pero que jamás llegaremos a analizar o a comprender plenamente. Considero que esa opinión no hace justicia a la revolución científica iniciada hace casi cuatro siglos por Galileo y desarrollada por Newton" -asegura el autor en el prólogo-. "Ellos demostraron que algunas áreas del universo no se comportaban de manera arbitraria sino que se hallaban gobernadas por leyes matemáticas precisas".

"Desde entonces y a lo largo de los años hemos ampliado la obra de Galileo y de Newton a casi todas las áreas del universo y ahora tenemos leyes matemáticas que gobiernan todo lo que experimentamos normalmente. Prueba de nuestro éxito es que disponemos de millones de dólares para construir máquinas gigantescas que aceleran partículas que alcanzan una energía tal que aun ignoramos lo que sucederá cuando estas choquen", apunta Hawking.

Los textos de la obra abonan la idea de que el universo se encuentra gobernado por un orden que ahora podemos percibir parcialmente y que quizá comprenderemos por entero en un futuro no demasiado lejano: "Tal vez esta esperanza sea simplemente un espejismo, y que no exista una teoría definitiva o que, de haberla, no seamos capaces de descubrirla", advierte el autor.

Hawking sostiene en su libro que si se unifica la teoría de la relatividad con la mecánica cuántica se podría explicar el Universo: explica el surgimiento de los agujeros negros y asegura que, contrariamente a lo que se creía, hay partículas que pueden escapar a su inmensa fuerza de gravedad.

Según el científico perfila en estos textos, el Universo es un espacio-tiempo finito, pero sin límites, como la superficie de la Tierra, que no tiene bordes ni límites pero es finita.

Fuente: Télam

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|09:57
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|09:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016