Tensión y cuestionamientos en Asamblea entre representantes gubernamentales y productores alvearenses

El miércoles por la noche en el distrito de Bowen se reunieron más de 200 productores de todo el departamento de General Alvear en una Asamblea con dirigentes de toda la provincia a fin de presentar un nuevo reclamo y dejar en claro que “Las economías regionales dicen "basta”.

El miércoles por la noche en el distrito de Bowen se reunieron más de 200 productores de todo el departamento de General Alvear en una Asamblea con dirigentes de toda la provincia a fin de presentar un nuevo reclamo y dejar en claro que “Las economías regionales dicen BASTA”
Los temas fueron los mismos que se vienen planteando desde hace tiempo, siempre de manera pacífica pero esta vez el ambiente se notaba tenso de manera particular. A la convocatoria asistieron directores de la Federación Agraria Argentina (FAA), funcionarios políticos de la provincia y departamentales, autoridades nacionales y productores del departamento.

Entre ellos, el Vicepresidente Primero de la Federación Agraria Argentina, Julio Currás; el director distrito Cuyo de la FAA, Orlando Marino; el Intendente de Gral. Alvear, Juan Carlos De Paolo; el Secretario, Mauricio Troyas; el Director de Agricultura de Gral. Alvear, Alejandro Gutiérrez; Concejales: Gustavo Majstruk, Ricardo Ferrero, Walter Marcolini, Vincensa Paradiso, Daniel De Monte y Leonardo Viñolo; el actual diputado nacional e Intendente electo de Rivadavia, Ricardo Mansur; el Intendente de Junín, Mario Abed; el Senador Nestor Otero; Diputado Nacional por La Pampa, Ulises Forte; Senador Provincial, Walter Saenz; Diputado Provincial, Alejandro Molero; Diputado Provincial, Roberto Pradines; Presidente de la Específica de Agricultura de la CCIA de San Rafael, Raúl López; el SubSecretario de Desarrollo Económico de San Rafael, Roque Pennizotto, Presidentes de filiales de FAA: Carlos Camargo, (San Rafael); Oscar Crespo (Santa Rosa); Arturo Zelada (Lavalle) y Mario Fernández (Mendoza Este).

Como resultado de las casi tres horas de trabajo, se conformó un petitorio al que llamaron “Las economías regionales dicen BASTA”, en el que se establecen varios puntos para ser trabajados posteriormente entre la cúpula de los federados y el Ministerio Nacional de Agricultura, entre los pedidos figuran:

Crear políticas que hagan más rentables los productos agropecuarios, promover la integración de los productores, regular la importación de productos de la zona, suspender la resolución del IMT de la AFIP, tener corresponsabilidad gremial (aporte tarifado al tacho de uva), subsidiar la colocación de al menos 2 hectáreas de malla antigranizo a los pequeños y medianos productores, generar una coordinación para que los beneficiarios de planes sociales no pierdan dicho ingreso mientras realicen labores eventuales, ayudar a la comercialización de productos de valor agregado de pequeños productores, promocionar el consumo de frutas desecadas y productos elaborados en establecimientos escolares, solicitar al Ministerio de Agricultura de la Nación el tratamiento de un seguro agrícola de prima compartida, intervenir en la relación con el Departamento General de Irrigación y apoyar de forma completa el plan arraigo de la juventud presentado por la FAA.

Julio Currás, Vicepresidente de FAA, se comprometió a trabajar en el diálogo entre las autoridades nacionales y la Federación para poder lograr los objetivos planteados. Entre todas las presentaciones que tuvo la reunión hubo una emitida por un joven de 26 años de edad que se dirigió a las autoridades presentando su situación y pidiéndoles que le ayudan a decidir su futuro a través de las siguientes palabras:

“Mi nombre es Pablo Jacobchuk, he venido a muchas reuniones pero vi pocos jóvenes que tomen la palabra. Quiero simplemente contar mi situación: mi papá gracias a la finca pudo darme educación, no me dio grandes lujos ni me enseñó a tomar Coca Cola a las 3 de la tarde en la vereda, pero me enseñó a trabajar. De chico renegaba porque no entendía lo que él trataba de hacer pero hoy estoy agradecido porque él me enseñó a ganarme el pan con las manos. No quiero entrar mucho en detalle pero creo que hoy es más fácil dar planes que enseñar a trabajar. La plata fácil es linda pero cuando uno se la gana se siente orgulloso, será poco pero es valioso.

Me casé hace 6 años, era la época buena de la ciruela asique compramos maquinarias, otra finca, la plantamos toda y elegimos quedarnos en la finca aún cuando mi papá me preguntó si era lo que yo quería o prefería estudiar. Hoy él está más arrepentido que yo por no haberme obligado a tomar otra decisión. Me quedé porque la verdad que me gusta pero hace tiempo que con mi señora estamos pensando en irnos, no vemos futuro: si no es la helada, es la piedra y sino el precio.

Pablo Jacobchuk durante el discurso
 
Como joven me gustaría que esta noche los representantes de distintas instituciones me contesten si me va a servir quedarme o me voy a otro lado a probar suerte. La gente de la finca sabe lo que es trabajar al rayo del sol y con el esfuerzo corporal que significa; mi papá tiene 65 años y la salud afectada, no tiene jubilación ni obra social, hoy lo veo romperse la cabeza pensando cómo vamos a pasar el año porque trabajamos juntos y tenemos que repartirnos.
 
Él me cuenta que mis abuelos vinieron de Europa, con hijos y prácticamente con una mano atrás y la otra adelante, vivían en un pozo, como en una enramada; ellos no tenían un gobierno que les dé casas o subsidios. Nivelaban con un caballo, se esforzaron y lograron tener sus casas de barro pero hicieron Patria junto a un montón de inmigrantes de distintos países. Entonces no puedo creer que esté pensando en irme de la finca, mis abuelos que vinieron sin nada lograron salir adelante y ahora yo, tercera generación, estoy pensando en abandonar todo porque la verdad que con lo que nos dejó la piedra y si esta temporada los precios están más o menos vamos a lograr sacar, quizás, $40.000, veinte para mi papá y 20 para mí para vivir todo el año.

No sé qué pedir, hoy vine con la idea de que me den una esperanza. Hay cosas que no entiendo como el funcionamiento y gasto de los aviones, ¿de qué me sirve que los avioncitos sigan andando en enero y febrero si el granizo me llevó la cosecha en noviembre? Por lo que escucho son millonadas de plata las que se gastan en eso, no les voy a pedir que me entelen toda la finca pero sí que me ayuden con la viña, un par de hectáreas al menos. Así me podría programar porque creo que ese es el problema de la juventud de hoy en día: no nos podemos programar, este año te dicen una cosa, el que viene algo diferente, así no sabemos dónde y cómo vamos a terminar.

Mi primer petitorio es que nos ayuden a poner tela aunque sea un par de hectáreas. Segundo: que el día de mañana, si tenemos producción, podamos tener un precio como la gente, no pretendo volverme rico pero quiero vivir de mi trabajo con dignidad y no como hoy que ando haciendo changas con el tractor. Quiero trabajar mi finca, quiero ganar mi plata y poder disfrutar e invertirla. Llega un momento que harta. ¿Cuál es el problema que tenemos? Si gano $4.000, tres mil van para la finca porque ahí está nuestra esperanza.

Este año no sabemos cómo lo vamos a pasar, estábamos esperanzados en la viña que se estaba recuperando del 2008 y después de la piedra del domingo 6 volvemos a lo mismo, solo me gustaría tener respuesta a estas cuestiones que les planteo. Muchas gracias.”

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 21:19
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 21:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial