Cheesecake de limón y cerezas

Este clásico de la repostería admite algunas variantes. Ya te enseñamos a preparar una versión de chocolate blanco y café con salsa de frutillas; hoy presentamos el paso a paso de un cheesecake más tradicional aromatizado con ralladura de limón y acompañado por una irresistible salsa de cerezas. Servilo como postre o a la hora del té, es una opción infalible ¡que se disfruta con todos los sentidos!

Por Revista Clubhouse

Cheesecake de limón y cerezas - Rendimiento: 8 porciones

Ingredientes:

Para la masa

•
 200 gr de harina
• 100 gr de azúcar
• 100 gr de manteca
• 1 huevo



Para el relleno
                                                                

• 500 gr de queso crema                                                     
• 4 huevos                                                                                 
• 100 gr de crema de leche
• 100 gr de azúcar
• 40 gr de harina
• ralladura de 1 limón

                                                     Para la salsa

                                                     •
 500 gr de cerezas
                                                     • media taza de azúcar

Elaboración:

Vamos a comenzar nuestro cheesecake preparando la “masa quebrada”, que es la receta clásica para masas de tarta. Como su nombre lo indica, se quiebra en la boca y es muy crocante. Esta receta te sirve para cualquier tarta dulce que quieras realizar. Simplemente tenés que seguir el paso a paso prolijamente. ¡Manos a la obra!

Se coloca en un bol la harina, el azúcar y se mezcla todo con una cuchara de madera. Luego se le incorpora la manteca bien fría (¡fundamental!) cortada en cubos pequeños y se trabaja con las puntas de los dedos, hasta lograr una consistencia arenosa.

Finalmente se agrega el huevo y se une todo con la cuchara de madera hasta formar un bollo. Si la masa llegara a resultar muy seca, le podés agregar un chorrito de agua para unir (pero poquito, ¡ojo!). Se envuelve el bollo en papel film y se coloca en la heladera durante diez minutos.


Pasado ese tiempo, se estira con un palote en la mesada enharinada y se cubre un molde para tarta de 24 cm de diámetro. No hace falta enmantecar el molde porque la masa tiene suficiente manteca como para no pegarse. Se lleva a la heladera durante 15 minutos, y mientras, se prepara el relleno. No te preocupes si al estirar la masa, esta se rompe. Una vez en el molde, la podés unir con los dedos y armar parchecitos en los huecos que hayan quedado.


El relleno que te voy a enseñar es el clásico de cheesecake, el cual aromatizamos con ralladura de limón. Para que puedas ampliar tus horizontes culinarios, te cuento que podés reemplazar la ralladura de limón por unas gotitas de esencia de vainilla, ralladura de naranja o agregarle semillas de amapola, ¿qué tal?

Para prepararlo, se vierte la crema de leche en un bol y se mezcla con el queso crema, el azúcar, la ralladura y los huevos. Finalmente,  se agrega la harina y se revuelve con un batidor de mano hasta obtener una preparación homogénea.

Se vuelca el relleno en el molde forrado con la masa y se lleva a horno a temperatura media (180º) hasta que la superficie esté seca al tacto y al mover la placa, el relleno se vea firme (como un flan).

Al cocinar el cheesecake, es fundamental para obtener un buen resultado que el horno esté a temperatura pareja todo el tiempo de cocción y sacar el cheesecake en el punto justo. A mí no me gusta dar tiempos de cocción, ya que creo que cada horno es un mundo. Sin embargo, calculá que serán no menos de 30 minutos.

Para la salsa, se cortan las cerezas a la mitad, se les retira el carozo y se ponen junto con el azúcar en una olla. Se cocinan a fuego fuerte hasta que el azúcar se disuelva y se forme una salsa. No te entusiasmes con el tiempo de cocción ya que la idea es que las cerezas queden caramelizadas pero que preserven su textura.

Se sirve el cheesecake frío y bañado por la salsa. Excelente para servir como postre o a la hora del té, y en buena compañía por supuesto…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por Sandra Calvete
Coodinadora Académica, Escuela Argentina de Sommeliers

Maridaje: 


Si bien el origen del cheesecake es bastante discutido, ya que los griegos se adjudican el invento, los europeos el perfeccionamiento de la receta y los americanos la fama internacional, debemos tener siempre en cuenta que es una de las preparaciones más exquisitas del planeta.

Su versatilidad nos provoca comerlo tanto en la tarde como después de cena y por supuesto, para los adictos, ¡a toda hora!

Si decidimos prepararlo para coronar una tarde de té, obviamente que no quedan palabras que agregar a este maridaje, sino que debemos tener a mano un té de excelente calidad, puede ser en hebras. Hay blends que comparten sus hebras con frutos rojos, lavanda, cítricos, especias, chocolate, frutos tropicales, etc.

Si la opción es presentarlo como postre, la sommellerie indica que el  espumante debe servirse en primer lugar junto a la recepción, preferentemente como copa de bienvenida, pero no está mal visto que este postre sea acompañado por burbujas. Debido a la untuosidad y consistencia del queso, podemos optar por un espumante Demi Sec que tiene más contenido de azúcar, o un Extra Brut que es bastante seco,  también podemos combinar con un espumante rosado, cuyo sabor va a realzar y amalgamar el sabor de la salsa.

Por supuesto que los vinos dulces, como son los cosecha tardía o dulces naturales, también son una muy buena elección, pero hay que tener cuidado con los sabores demasiado dulces ya que algunos paladares pueden saturarse.

Cualquiera sea la alternativa que elijas, recordá que la temperatura para preparar un buen té no debe llegar a punto ebullición, ya que se quemaría y su gusto no sería tan agradable, y si la selección pasa por un espumante o un vino dulce (puede ser junto al servicio del té) siempre se toman a bajas temperaturas.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Curso de Cocina Árabe

María Urrutigoity y la escuela de danzas árabes Laura Majul, te invitan a participar de la
próxima edición de este curso. En dos clases, conocerás los más emblemáticos platos de la gastronomía árabe, recocnociendo su cultura y costumbres.

Durante las clases, aprenderás y degustarás recetas como Tabbule, Babaganoush, Hummus, Falafel, Laban, niños envueltos, Backlawa, kepi, empanadas árabes y más. Además te enseñaremos el tradicional café a la turca y cómo preparar y fumar narguile. ¡No te lo pierdas!

Días:
sábados 19 y 26 de noviembre
Hora:
de 10 a 13.30

Otros cursos

Sábado 3 de diciembre: Clase Magistral de Sushi 
Sábado 17 de diciembre: Cocina Navideña 


Los cursos son dictados por la Chef María Paz Urrutigoity, en Chacras de Coria. Las clases son personalizadas, por lo que cuentan con un máximo de 9 alumnos.
Más información: 155 999 003 o tatsuweb@gmail.com
En facebook: María Urrutigoity Cocina
Twitter: @mariaurrutigoit

Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 05:09
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 05:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México