Deportes

Brazenas, árbitro y funcionario de la gestión de Macri

El juez que determinó ayer la suspensión del encuentro que River le ganaba a San Martín de San Juan se desempeña desde diciembre como gerente de un organismo porteño. Curiosamente, debido a un fallo judicial, su jefe político es hoy nuevamente el presidente de Boca.

De viernes a domingo, es árbitro. De lunes a viernes, funcionario porteño. Gabriel Brazenas, el juez que determinó este domingo la suspensión del partido que River le ganaba a San Martín de San Juan (3-2), debido a la lluvia, fue designado en diciembre último como gerente del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), un ente autárquico del Gobierno porteño, que encabeza Mauricio Macri, curiosamente reasumido la semana pasada como presidente de Boca.

Brazenas fue designado por acta Nº 2318/07 como gerente coordinador de la Unidad de Administración de Beneficiarios del IVC, cuya función es la de adjudicar viviendas a los ciudadanos de menores recursos, administrar consorcios de propiedades del IVC que todavía no han sido escrituradas y regularizar la situación de quienes están pagando sus créditos en el IVC.

La carrera administrativa del ex juez internacional –este año fue dado de baja por el Colegio de Árbitros- no es nueva, aunque sí su vinculación con el macrismo. En 1989, comenzó a desempeñarse como empleado del Tribunal de Cuentas de la Nación, que luego fue reestructurado por una ley. Entonces, fue reasignado a la Auditoría General de la Nación, donde permaneció hasta el año 2000, cuando se acogió al retiro voluntario.

En enero de 2007, se sometió a un concurso para reingresar a la administración pública, aunque esta vez en el ámbito porteño, donde fue incorporado en mayo a la planta permanente de la Auditoría General de la Ciudad (AGC). “Cuando decidí retirarme, fue porque era árbitro internacional y no me daban los tiempos para cumplir, de una manera profesional, con las dos cosas. Entonces debí esperar para volver, porque la ley estipula que deben pasar al menos cinco años”, explicó Brazenas, en diálogo con Télam.

En diciembre del año pasado, fue nombrado en su actual función dentro del IVC, por lo que solicitó una licencia “por cargo de mayor jerarquía” en la AGC. Curiosamente, el árbitro que este domingo dirigió a River, en el estadio Monumental, pertenece ahora a la gestión de Mauricio Macri, quien por un fallo de la Inspección General de Justicia reasumió la semana pasada como presidente de Boca, histórico rival del conjunto ‘millonario’.

“Son contingencias... Yo debo cumplir mi función con total profesionalidad, tanto en el organismo como dentro del arbitraje. Es lo que sé hacer desde hace años: la gestión pública y dirigir. Después, cada quien puede opinar lo que quiera”, manifestó Brazenas, durante la charla con Télam.

¿Puede dirigir a Boca, teniendo en cuenta que su jefe político es Macri?
¿Por qué no? Puedo dirigir a Boca, River, Independiente, Argentinos Juniors… Mi hermano trabaja en el sector de Seguridad de River y sin embargo el domingo, cuando tuve que cobrar un penal a favor de San Martín de San Juan, lo hice. Yo cumplo mi función los domingos y puedo apoyar una gestión, desde lo administrativo, los días de semana. No veo el inconveniente.

¿Pero no es incompatible o poco ético?
Si la AFA considera que soy un inconveniente, ellos pueden evitar designarme y no puedo negarme a su decisión. Tengo un contrato y debo aceptar los partidos que me toquen. Pero si no puedo dirigir a Boca, tampoco puedo dirigir a River. Cada quien puede pensar lo que quiera, yo sé que tengo que cumplir mi labor con profesionalismo.

¿Por qué dejó de ser juez internacional?
Es una determinación que tomó el Colegio de Árbitros. Ellos tienen la facultad de hacerlo, así que también debo aceptarlo.

Brazenas estuvo casi dos años sin dirigir –su último encuentro había sido a fines de 2005-, debido a una lesión en la espalda que lo alejó de los campos de juego y le impidió superar varios exámenes físicos a los que fue sometido por los médicos de la AFA. “En algún momento, estuve enojado, ya que percibía que para algunos, los exámenes eran muy livianos y para mí, demasiado exhaustivos”, reconoció sobre aquel episodio.

El referí internacional fue operado de la cuarta, quinta y sexta vértebra cervical, donde además le colocaron un clavo. Con sacrificio, afrontó una extensa recuperación, bajo la supervisión de un preparador físico personal, además de los habituales entrenamientos junto al resto de los árbitros.

Pero el juez no era designado para conducir partidos oficiales. En aquel momento, se especuló con dos hechos que pudieron perjudicar su posible convocatoria. El primero –aunque hoy suene ridículo- fue su cambio de “look”, cuando apareció en un campeonato sudamericano con un teñido rubio intenso en su pelo. “Quiero pensar que ese hecho no influyó, no creo que le haya podido molestar a alguien que me haya teñido el pelo. A mí nadie me realizó ninguna observación por ese episodio y sería muy triste, ya que se trataría un caso de discriminación.”, expresó en aquel momento.

El segundo, fue un incidente que protagonizó en noviembre de 2003 con estudiantes de Educación Física, con quienes casi se tomó a golpes de puño cuando le recordaron –de manera irónica- la lesión que sufrió el por entonces delantero de Boca Carlos Tevez, durante un partido contra Independiente, en una jugada que el juez no advirtió. Luego de algunos empujones, intervinieron varios profesores de los jóvenes y calmaron los ánimos.

Finalmente, en noviembre de 2007, volvió a las canchas: fue designado para conducir el encuentro entre Ben Hur de Rafaela y Chacarita Juniors, por la Primera B Nacional. En Primera División, recién volvió a dirigir en la segunda fecha del presente Clausura, el viernes 15 de febrero, en el partido que Banfield derrotó como local a Racing por 3-1. Luego estuvo presente en la derrota de Independiente ante Rosario Central (2-0), en el estadio ‘Gigante de Arroyito’ y finalmente el partido del último domingo, que decidió suspender debido a la intensa lluvia, entre River y San Martín de San Juan, en el estadio Monumental.
En Imágenes