De Martí a García Márquez: una historia de las ideas latinoamericanas

En su libro “Redentores”, el historiador mexicano Enrique Krauze propone un recorrido por las ideas de los principales intelectuales latinoamericanos durante los últimos cincuenta años, en una genealogía que abarca desde José Martí y Octavio Paz hasta Eva Perón y Gabriel García Márquez.

Redentores: ideas y poder en América Latina, publicado por el sello Debate, aborda el desarrollo de las ideas políticas de varios revolucionarios, pensadores, poetas y novelistas influyentes de los siglos XIX y XX.

“¿Redención o democracia? Este ha sido, hasta hace poco, el dilema central de América Latina. La mayoría de nuestras naciones ha optado por la democracia, y por el retorno a los valores liberales y republicanos que les dieron origen”, sostiene Krauze en el prólogo del libro, que desanda la biografía de 12 figuras emblemáticas de la historia del continente.

“Pero para que la democracia se fortalezca y perdure, los gobiernos deben desplegar una efectiva vocación social. De no hacerlo, la región volverá a buscar la redención, con todo el sufrimiento que conlleva”, alerta el autor de obras como La presidencia imperial, La presencia del pasado y De héroes y mitos.

Entre las figuras de las que se ocupa Krauze están los cubanos José Martí y Fidel Castro, los argentinos Eva Perón y Ernesto “Che” Guevara, los pensadores José Vasconcelos de México y José Carlos Mariátegui, de Perú, los escritores Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y Octavio Paz y el Subcomandante Marcos y Hugo Chávez (presidente de Venezuela).

La obra es un compendio de las principales ideas políticas de Latinoamérica y está escrita en un registro híbrido que combina la biografía y el análisis político: ofrece al lector distintos marcos cronológicos que abarcan los dos últimos siglos y pone en primer lugar a las ideas, que el autor define como “expresiones apasionadas de la vida”.

¿Cuáles son pues los factores que durante más de un siglo han dado impulso al redentorismo latinoamericano? La respuesta de Krauze incluye factores de carácter universal (la crisis del liberalismo clásico, el avance del marxismo y otros de procedencia local.

Uno de los retratos más logrados es el escritor Octavio Paz, quien fue su amigo durante tres décadas: según el ensayista, el poeta forma la "columna vertebral" de Redentores porque "intelectualmente enfrentó, a favor y en contra, la mayoría de las principales revoluciones del siglo XX".

“Desde 1989, por primera vez en su historia, todos los países de América Latina, con la sola y obvia excepción de Cuba, han optado por la democracia. Muchos regímenes tienen un marcado acento de vocación social e incluso, como en el caso del Chile de la última década o el Brasil de hoy, reclaman para sí el calificativo de socialistas. Estos regímenes convergen con el ideario final de Octavio Paz”, apunta Krauze.

El escritor cuenta que el padre de Paz, simpatizante de la Revolución Mexicana (1910-20) y cercano a Emiliano Zapata (su padre, el abuelo de Paz, luchó en contra del dictador Porfirio Díaz) conoció poco a su hijo durante su niñez y murió arrollado por un tren.

Según Krauze, el autor de Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe participó en la Guerra Civil Española en el lado Republicano como un “agitador poético” (asistió al congreso de intelectuales en Valencia en 1937) y esta experiencia lo marcó y dio comienzo a su desencanto con el marxismo hacia fines de los `60.

En el capítulo dedicado al “Che” Guevara, el autor destaca la vocación y afán de sacrificio del líder guerrillero: “El `Che` Guevara seguía sometiéndose a un régimen personal de austeridad, y rechazó los privilegios que se le ofrecían para él y su familia. Era una forma de dejar testimonio sobre lo único que le importaba: la transfiguración del individuo a través de incentivos morales”, escribe.

“Había que ver al Che en esos ‘domingos solidarios de trabajo voluntario’, extenuado pero alegre, construyendo escuelas, fabricando zapatos, cargando sacos de arroz, cavando zanjas, hilando tejidos y cortando caña ‘al son del cántico revolucionario’. Era, es verdad, una hermosa estampa igualitaria que debía mover ‘la emulación’ como palanca de energía productiva”, explica el autor.

De Vargas Llosa, el autor recuerda que tuvo una niñez infeliz y sigue siendo, en sus palabras, “un infeliz”: cuenta que cuando el autor de La ciudad y los perros tenía 10 años apareció su padre, fallecido hasta entonces para el relato de su familia, seguramente por su temperamento autoritario y violento.

“La dictadura ha sido un tema central no sólo en la historia de América Latina sino también en su literatura -escribe Krauze-. La causa principal de tanta miseria en América Latina es el “padre cruel” de un país entero, el dictador prototipo, el déspota, que de formas diferentes ha reducido a menudo la historia de esos países en una mera biografía de poder”.

Fuente: Télam

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:26
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic