Un hombre sencillo, en una reunión de presidentes

Barack Obama tomó un té con miel y siempre se dirigió a la Presidenta como "Cristina"

Estaba nerviosa y se le notaba. Apenas pronunció sus primeras palabras ante la prensa, en los minutos previos a la reunión con Barack Obama, Cristina se trabó dos veces, cuando su oratoria suele ser siempre fluída. Pero los elogios públicos que enseguida le dedicó el líder demócrata terminaron finalmente por relajarla.

Es que el hombre más poderoso del mundo mostró toda su sencillez, lo que terminó por encantar a la Presidenta y a su comitiva. Se pidió un té, que edulcoró con miel que dejó chorrear lenta y cuidadosamente sobre su tasa de porcelana, y siempre trató a la mandataria argentina por su nombre de pila, por fuera de las formalidades del protocolo.

La Presidenta, que por momentos se mostró más tensa, logró ponerlo algo incómodo. Ante su costumbre de extenderse largamente sin hacer la pausa necesaria para la intervención de su traductor, dejó al anfitrión perplejo. Poco a poco, Walter Kerr, el intérprete de la Casa Rosada, se convirtió en la estrella de la reunión. La jefa del Estado encadenó sin un respiro 1859 palabras. Y como es su costumbre, llenó su discurso de cifras. El líder demócrata la miraba algo extrañado y sin entender nada durante los eternos minutos que duró la exposición presidencial hasta que el traductor pudo finalmente filtrar su trabajo.

La Presidenta se había quedado por la mañana en su hotel, el Majestic, preparando la reunión bilateral. Tanta importancia le dio al encuentro con el ahora "amigo" americano que faltó a la última sesión del Grupo de los 20 y sólo fue al almuerzo final.

Como en casa

Los gestos de Obama hicieron que la reunión, en la que sólo intervinieron ellos dos, tuviera mucho de espontaneidad. Es más, ya desde el vamos, cuando se acomodaba para sentarse en el centro de la mesa ovalada dispuesta para el encuentro, el presidente norteamericano hasta se permitió meterse el dedo índice de la mano izquierda en el oído para rascarse, cuando las cámaras se retiraban, en un gesto totalmente fuera de protocolo.

"Vamos Cristina, que tenemos la reunión", le había dicho durante el almuerzo en el cierre de la cumbre, apelando a una relación distendida y coloquial. Se permitió reírse varias veces, incluso cuando la Presidenta le recordó, en tono de broma, que quería que Estados Unidos abriera su mercado al ingreso de limones argentinos. "Mire que somos los primeros proveedores de limones para Coca-Cola", le anunció la Presidenta.

Segundos afuera

Toda la organización del encuentro la impuso la administración Obama. Desde el hotel, el Carlton, donde él paró en su paso por esta ciudad, hasta la cantidad de funcionarios que tendrían el privilegio de ingresar en el cónclave. La mayor parte de abultada comitiva que había llegado el miércoles con la Presidenta se quedó afuera. Desde la ministra de Industria, Débora Giorgi, y sus pares de Agricultura, Julián Domínguez, y de Trabajo, Carlos Tomada, hasta los gobernadores Sergio Urribarri (Entre Ríos) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero) fueron excluidos de la cita.

Mientras transcurría el encuentro, a apenas dos cuadras del hotel y en una tarde de copiosa lluvia, ellos aprovecharon para tomar café mirando al mar rabioso. La alerta naranja lanzada por el servicio climatológico, con fuentes tormentas para la Costa Azul, pareció no importarles y se animaron a una mesa al aire libre.

Los mandatarios provinciales poco tuvieron que hacer aquí. Llegaron con Cristina, pero ni se la cruzaron. Tampoco participaron de ninguna sesión de la cumbre, restrictiva como pocas para las comitivas.

 EVOCAN EN MAR DEL PLATA EL NO AL ALCA
Militantes kirchneristas recordarán hoy en Mar del Plata el sexto aniversario del rechazo al Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que el ex presidente Néstor Kirchner protagonizó en 2005, en el marco de la Cumbre de las Américas que se celebró en la ciudad balnearia. El recordatorio tendrá once paneles temáticos, además de homenajes al fallecido ex mandatario y a Fidel Castro, que participó junto con Evo Morales y Diego Maradona del acto que se denominó "Stop Bush", en referencia al ex presidente de EE.UU. Por su parte, el dirigente social Luis D'Elía encabezará otro acto recordatorio en la plaza San Martín, en Retiro..


www.lanacion.com.ar
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 05:38
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 05:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial