El último sastre vigente: Don Olfer Perrotta

Con sus casi 81 años y 63 dedicados a la sastrería, Perrotta continúa haciendo gala de una profesión que está en extinción. Hubo épocas doradas donde confeccionó hasta 70 trajes al mes. No te pierdas la charla que compartió con Mediamza.

Cuando uno entra a la sastrería Perrotta parece que el tiempo se ha detenido. Trajes de todos los colores y estilos, una antiquísima máquina Singer y un mesón de madera maciza son los objetos armonizan el lugar. Allí pasa sus días Don Olfer Renaul Perrotta, el único sastre de nuestra ciudad.

“Comencé ya de grande, tenía 18 años cuando llegué a San Rafael y tenía que trabajar de algo. Unos amigos me ofrecieron aprender a cortar trajes y me gustó mucho. Desde ese momento seguí siempre en este trabajo que es mi vida” contó emocionado Olfer Perrotta.

Don Olfer Perrota nació en Ensenada, provincia de Buenos Aires. Su padre tenía una chacra en la que trabajaban sus seis hijos pero por las leyes de la época sólo tres podían hacerlo. Es ese momento en el que Olfer alentado por unos amigos que vivían aquí, decide venirse para San Rafael. Lleva más de sesenta años confeccionando trajes y nunca dejó su profesión sino todo lo contrario. Con sus casi 81 años sigue abrazando su oficio y se lamenta de que ya no queden sastres. “Ahora hago pocos trajes pero hubo épocas de oro en las que llegué a confeccionar 70 trajes en un mes. Mi maestro fue Julio Fernández, él me enseñó a cortar los trajes y me transmitió el amor por este oficio” aseguró.

Lleno de buenos recuerdos Perrota recordó sus mejores años. “Vestía a mucha gente importante. Los doctores Galeno, Quinteros y Cerioni eran mis fieles clientes, entre otros. Trabajaba todos los días e incluso llegué a tener más de 14 empleados. Yo aprovechaba los domingos, ese día me rendía muchísimo porque nadie me molestaba y yo podía cortar y coser tranquilo. Se trabajaba mucho y además teníamos buena relación con los demás sastres como los Preciado, o la gente de Campoo, el señor Chananpa, Romero, Castro ó Alguacil” dijo recurriendo a su memoria.

Al mencionarle que era el único sastre en San Rafael aseguró que “Domingo Alguacil y Raúl Castro aún viven pero no están trabajando. Ángel Marino siempre fue mi mano derecha”.

Perrota aprendió el oficio de sastre en el año ‘48 y su primer local lo instaló en Chile y Saavedra donde también vivía junto a su familia. En marzo cumplirá 63 años en la profesión.

Perrotta es un abuelo dichoso y las fotos de sus seis nietos y su única nieta, le dan frescura al local. Actualmente confecciona unos 5 trajes por semana no más, por lo que se ha vuelto más rentable el alquiler que la confección.

La tradicional sastrería se ubica en la primera cuadra de calle Chile, destacándose de los demás comercios por su estilo antiguo. En sus inicios la sastrería estaba situada en Chile y Saavedra pero ya desde hace años funciona en pleno centro.

Su vida ha estado dedicada a la sastrería. “Tengo ganas de seguir, no estoy cansado ni nada lo único que a veces me duele un poco la columna… me cuido mucho la vista porque la exijo mucho cuando hago los trajes y pantalones que es lo que más se vende en la actualidad” aseguró.

“No me imagino haciendo otra cosa” aseguró con una voz firme. Perrotta es muy sociable y su vitalidad le permite tener una vida rodeada de amigos con los que comparte salidas y hasta hace algunos años, largas partidas de truco.

Opiniones (1)
11 de diciembre de 2017 | 09:16
2
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 09:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ...de San Rafael ¿ quié no pasó por Perrotta ?.Excelente ser humano digno de destacar.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California