Deportes

Surgen nuevos problemas en los estadios del Mundial Brasil 2014

Luego de la huelga de diez días que detuvo las obras en el estadio de Brasilia, una paralización en la Arena de Pernambuco se convirtió en un nuevo conflicto para los organizadores de la próxima copa del Mundo. Los trabajadores de la Arena de Pernambuco, en Recife, se enfrentaron con la policía después de ir a la huelga el jueves, en protesta por lo que califican como malas condiciones de trabajo.

Trabajadores pusieron fin el viernes a una huelga de 10 días que detuvo las obras en el estadio de Brasilia para la Copa del Mundo de fútbol 2014, pero una paralización en la Arena de Pernambuco entró en su segunda jornada y constituyen un nuevo problema para los organizadores.

Los 2.500 trabajadores que construyen el Estadio Mané Garrincha pararon las obras el 27 de octubre, exigiendo entre otras cosas el pago por adelantado de las vacaciones, días libres al final del año y acceso a tratamientos dentales.

El acuerdo entre los trabajadores y la empresa constructora se firmó el viernes en Brasilia por un tribunal laboral, dijo el dirigente sindical Raimundo Salvador Braz, quien agregó que los trabajadores han "avanzado".

Brasilia, que no tiene actualmente un equipo de primera división, albergará siete partidos del Mundial: cuatro en la fase de grupos, uno en octavos y cuartos de final y el partido por el tercer lugar.

Construido en 1974, la capacidad del estadio se incrementará de 45.000 a cerca de 70.000 espectadores para el torneo.

Los preparativos para el evento en Brasil han sufrido retrasos, mientras crecen las preocupaciones sobre el transporte, los aeropuertos y la delincuencia a menos de dos años del evento.

El ministro de Deportes Orlando Silva renunció días atrás en medio de acusaciones de corrupción, mientras que Ricardo Teixeira, jefe del comité organizador, es objeto de una investigación policial sobre acusaciones de lavado de dinero y sobornos recibidos en la década de 1990.

La organización del evento ya ha debido luchar con huelgas en el estadio Mineirao de Belo Horizonte y en el Maracaná de Río de Janeiro durante este año.

Los trabajadores de la Arena de Pernambuco, en Recife, se enfrentaron con la policía después de ir a la huelga el jueves, en protesta por lo que califican como malas condiciones de trabajo.

La empresa constructora Odebrecht dijo que no reconocía la huelga y que tratará de detenerla en los tribunales.

La Arena de Pernambuco, un nuevo estadio situado en las afueras de la ciudad, tendrá una capacidad de 46.000 espectadores.
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 05:39
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 05:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'