Susana Viñuela, la talentosa dibujante de “El Che”

La prestigiosa artista plástica que nació en Mendoza y vive en Buenos Aires presenta una muestra de dibujos dedicados al "Che" Guevara. Conocida por publicar en famosos medios nacionales y exponer en galerías de primer nivel, sube mañana a las 21.30 a la Nave Cultural. Aquí, una entrevista, de mano del poeta y periodista Teny Alós.

Susana Viñuela está de vuelta en Mendoza, provincia donde nació, en San Rafael, después de vivir muchos años en Buenos Aires, donde brilló con su talento. Este viernes, a las 21.30, abre una interesante muestras en La Nave Cultural.

Tal vez en su forma artística más madura. Y se le nota en la fortaleza de sus conceptos, en la sencillez con que los expone. Susana Viñuela, a solicitud de Jorge Martín, estará este viernes, en la Nave Cultural, mostrando un centenar de dibujos suyos dedicados al Che Guevara, como parte de la suite “Che, una mirada”, compuesta por el mismo Jorge Martín.

La figura del Che ha atravesado las vidas de muchos de nosotros, pero cuando es tomada por alguien que tomó partido hace mucho tiempo, cuando se trata de un artista comprometido con una ideología, el resultado no es cuento. Ahí están los veredictos a los juicios a los militares, a los genocidas, y en parte se lo debemos a los artistas que contra viento y marea, en su momento, defendieron, como Susana, el bastión ideológico.

Mirá este video de la artista, musicalizado por el pianista mendocino Jorge Martín.

 

 
 


Susana es una invitación a ver arte de alta factura. A una dibujante atada a la mejor escuela de los dibujantes locales pero que ha tenido y tiene trascendencia nacional.

-¿En qué lugar de la plástica te sentís más cómoda?

-Siempre elijo el dibujo. Yo me siento dibujante, más que colorista, aunque sé que con el color también funciono bien. Pero mi base es siempre el dibujo.

-Contame tu experiencia de tanto trabajo para la industria gráfica…

-Abordé la ilustración desde una posición inocente y ahora puedo ver que del tema desconocía casi absolutamente. Pero inmediatamente me sentí cómoda. No necesité un entrenamiento. Mi entrenamiento, en el caso de Página 12, fue empezar a ilustrar notas que me pasaban y fue un trayecto franco, a medida que hacía me sentía mejor, fue un proceso natural. Nunca tuve problema en ser clara, ser coherente con la nota en mi planteo desde el dibujo. Me encantó enfrentar esa situación. Me resultaba entre agradable y excitante marchar hacia un resultado.

-¿Cómo llegás al Che?

- Al Che llego porque me invitan. Es un personaje que todos conocemos pero al cual yo nunca había investigado ni abordado, aun conociendo familiares del Che, que podrían haber servido de disparador. Ante la propuesta, me atrae muchísimo la idea de encarar matices en la vida del Che. Lo tomé de una manera simple, espontánea. Tuve que hacer todo un recorrido, informarme, ver videos, conocerlo más de cerca. De alguna manera, vivirlo, sentirlo desde mi existencia. Fue un tipo que me emocionó y al cual valoro en la simpleza de su hombría de bien. Un gran tipo.

A partir de la información empecé a largar bocetos que fueron la base de esta proyección continuada de dibujos. Empecé dibujándolo a el solo y luego el Che en situaciones de su vida. De todas esas imágenes, fui rescatando las que me gustaban. Al incorporar este nuevo instrumento que es la tableta, me encontré con la posibilidad de hacer de un dibujo varios dibujos, partiendo de un detalle interior del primer dibujo. Todo esto contribuyó a encontrar una linealidad para la proyección de una mirada sobre instantes en la vida del Che Guevara.

-¿Te sentís a gusto con estas nuevas herramientas?

-Fue todo un descubrimiento poder dibujar con un lápiz electrónico que te permite ver sólo en la pantalla tu imagen y, además, con acceso a montones de útiles como pinceles u otros que te permiten acuarelar, dibujar en línea o mancha, al final cuaja fantástico que el resultado uno lo pueda comprobar en papel. Lo que me gusta es que sigue manteniendo la sorpresa y la excitación de cómo da la copia en papel. Es una técnica de reproducción moderna tan válida como el grabado.

-Nombrame un artista que te seduzca...

-Si me lo decís así, me mando derecho a la historieta. He abrevado mucho allí. Podemos hablar de Pratt, los Breccia, Moebius, hay dibujantes maravillosos. Y argentinos, muchos. Me conmovieron los expresionistas en su momento. Dibujantes mendocinos como Alonso, Scafati, Tejón, grandes dibujantes.

-¿Cuál de tus trabajos como ilustradora te copó más?

-A mí me gustó mucho mi etapa en Página 12. Fue todo un descubrimiento ilustrar. Con todo lo que significa ilustrar en un diario que tiene sus tiempos, su velocidad. Me formé como dibujante ahí. Desarrollé el dibujante que llevaba adentro. Y también pude plasmar un estilo. Página 12 me dio el estilo. Me dio llegar a ser yo. Con elementos básicos: tinta y pincel.

-¿Qué me decís del arte en colaboración?

-En algún momento hice historieta con una chica. Después con Abonizio intentamos armar algo en base a pensamientos, frases o ideas de él. Todo un desafío laburar con otro.

-¿Qué cambió en todo este tiempo?

-Pasar de Buenos Aires a San Rafael fue fuerte. Cambio de vida, me pegó toda la información que nada tenía que ver con lo urbano, pasé a vivir en las afueras, en lo verde, en el campo. Eso me aportó nuevos elementos para dibujar. Todo fue más fresco al regresar.

-Muchas mudanzas…

-Nací en San Rafael, estudié en la Universidad Nacional de Cuyo en Mendoza, después nos fuimos a Buenos Aires, los trabajos para publicaciones y editoriales, veinte años en la Capital. Y, de vuelta, San Rafael, ya me sentía agrisada de tanta urbe. Cuando vuelvo, me revitalizo. Recupero mi capacidad de asombro por las cosas simples. Así nació la idea de una muestra acerca de bicicletas que me dejó muy satisfecha. Y también me ayudó a trabajar sobre cosas viejas que tenía, lo que dio lugar a una muestra sobre músicos.

-¿Se puede ser artista en Mendoza?

-Sí. A pesar de que a veces uno se enoja y patalea, se puede. En cualquier lugar podés ser artista. Para mí es importante estar acá.


 

En Imágenes