Mil grullas por la paz desde San Rafael

En pocos días San Rafael contribuirá a la paz mundial a través de un proyecto que involucra a niños de primaria. La iniciativa surge de un cuento sobre la bomba de Hiroshima y es parte de un desafío que intenta que los países breguen por la paz.

A raíz del famoso cuento “Mil grullas” de la escritora argentina Elsa Bornemann se creó a nivel mundial un movimiento que lucha por la paz en todos los países. La novela transcurre allá por el año 45 cuando EEUU lanza una bomba atómica sobre Hiroshima. Tiene como protagonistas a dos niños que vivieron esa atrocidad pero lo  que intenta hacer el relato es mostrar que con amor y solidaridad muchas cosas pueden lograrse.


El movimiento “Mil grullas por la paz”, representado por Tomoko Aikawa de la Fundación Sadako estará en las instalaciones del Colegio del Carmen los días 4 y 5 de noviembre. La idea es enseñarles a los niños a hacer aves de papel (grullas), que según cuenta la leyenda japonesa, traen buenos augurios en sus alas. Luego esas grullas se unen y arman guirnaldas, monumentos y muestras en todo el mundo.


El día 4 en el gimnasio de la institución Aikawa armará grullas con los chicos de jardín y primaria y al día siguiente lo hará con quienes, abiertamente deseen participar. De este modo el Colegio se une a otras instituciones que se unen por la paz mediante la confección de grullas.

La historia

Las grullas de origami (papiroflexia) se hicieron famosas a nivel mundial con la historia de la niña Sadako Sasaki, víctima de la bomba atómica de Hiroshima durante la II Guerra Mundial. Superviviente de la explosión, a los nueve años cayó enferma de leucemia.

Una amiga le recordó la tradición de los origamis y se propuso completar las mil para pedir como deseo la curación de los afectados y la paz. Pero Sadako no lo consiguió y falleció. Sin embargo, había nacido un símbolo para todos.

Sus compañeros de clase completaron las figuras de papel que faltaban y años después Hiroshima levantó un monumento en su recuerdo en el Parque de la Paz, epicentro de la explosión y donde aún un edificio en ruinas recuerda aquella tragedia.

 Su emotiva historia rápidamente se hizo famosa en Japón y occidente. Hoy miles de grullas de papel reposan bajo el monumento como una continuación del sueño de Sadako.

Opiniones (1)
22 de agosto de 2017 | 09:07
2
ERROR
22 de agosto de 2017 | 09:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. En casa tengo dos de esos grupos de mil grullas, hechas por chicos de escuelas primarias de Japón. Los chicos siempre quieren la paz. Somos los adultos los que los contaminamos con violencia, guerras, muerte. Un hermoso gesto en pos de la paz mundial. Adelante chicos !
    1
En Imágenes