Deportes

Camoranesi y el recuerdo de otros violentos famosos

En su columna de Télam, el periodista marplatense José Luis Ponsico hizo referencia a otros relevantes incidentes que marcaron la historia de nuestro fútbol.

La patada del volante de Lanús Mauro Camoranesi en la cara de Patricio Toranzo en el partido disputado en El Cilindro de Racing quedará en la antología del fútbol criollo.
   
Una acción salvaje, que se suma a una historia con otras acciones de violencia y lesiones graves.
   
En mayo de 1956, Néstor Rossi, el 5 de River y la selección, fracturó al 9 de Lanús Benito Cejas, integrante de los juveniles en los Panamericanos México `55, con una patada alevosa.
   
El partido terminó 0 a 0 y la hinchada "granate" nunca perdonó a "Pipo" Rossi. En la revancha no pudo ir con River a Lanús. Cejas tardó un año y medio en volver.
   
Daniel Willington, con un "planchazo", dejó dos años sin jugar a José (Pepe) Vázquez de Chacarita y la selección. Vélez jugaba en San Martín y al cordobés lo sacaron con custodia en el otoño de 1963.
   
Independiente le ganó a River en Avellaneda un partido decisivo, el 12 de noviembre del 1963, con goles de Mario Rodríguez -hace una semana cumplió 74 años-, y el costo para el millonario fue muy alto. Entre Roberto Ferreiro y Rubén Marino Navarro le "hacharon" un tobillo al gran goleador Luis Artime. El delantero estuvo cinco meses sin jugar.
   
En 1964 Alejo Medina, de Rosario Central, le metió una "plancha" a `Hacha Brava` Navarro y le rompió la pierna derecha. Ocurrió en Arroyito apenas iniciado el campeonato.
   
La Copa Libertadores registra dos "intervenciones" de Roberto Perfumo. Patadón a Carlos Bilardo abril de 1968 y expulsión en La Plata.
   
Un año antes, el "Mariscal" le pegó a Cassaretto, el centrodelantero de Universitario de Lima. Racing se clasificó y el peruano se fue en camilla.
   
También salió en carrito otro peruano en las eliminatorias para México 1986. Una patada de Julián Camino, actual ayudante de Alejandro Sabella, dejó a Franco Navarro con una fractura. En los 80 hubo varios casos.
   
En 1985, en el superclásico River-Boca, Roberto Pasucci fue a buscar a Oscar Ruggeri para "quebrarlo", según comentarios de la época. River ganó 1 a 0 a Boca en el Monumental con recordado gol de Alejandro Montenegro a Hugo Gatti. El "Cabezón" zafó de "la voladora".
   
Doce años después, el mismo Ruggeri confesó que fue "a quebrar" a José Luis Chilavert en el estadio "José Amalfitani". El arquero guaraní de reojo lo vio y saltó. Héctor Veira, DT de San Lorenzo, hizo el cambio y sacó a Ruggeri.
   
El hondureño Eduardo Bennett en el mismo estadio fracturó al joven defensor de Vélez Christián Acevedo, 19 años. Una "plancha" alevosa cerca de las cámaras de TV. Los micrófonos tomaron el grito de la promesa de Vélez. No jugó más.
   
Por la Supercopa de 1995 y si se trata de alevosía el recuerdo remite a Flavio Zandoná y una piña inolvidable al delantero Edmundo, de Flamengo y la selección de Brasil. Vélez perdió pero el ex jugador de Vasco Da Gama salió desmayado. Cargaba a los rivales, se decía.
   
Hace dos años y medio, Sebastián Méndez, "2" San Lorenzo le dio duro a Radamel Falcao, goleador y figura en River, al final del partido en el Monumental. Ya había sido amenazado por Agustín Orión en un amistoso en Mar del Plata. En junio 2008 recibió un codazo de Jonathan Bottinelli.
   
El "Gallego" Méndez le pegó en la espalda. No lo quería al colombiano como la mayoría de sus compañeros. El gran Adolfo Pedernera para justificar a su compañero Ricardo Vaghi, el "2" de La Máquina en el ´40, decía que "hachaba pero salía jugando". Fútbol violento, antes y ahora.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:40
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic