Hoy es el Día del corrector, el cazador de errores

Pocos saben que existen pero están y han estado desde que existe la palabra escrita. Los correctores de textos están detrás de cada diario, libro, revista o afiche que salga de una imprenta. Y hoy, vigilan que las normas de una correcta ortografía y gramática también se observen en el ciberespacio.

Gracias a esta noble profesión, cada cosa que se imprime sale no sólo ortográficamente bien escrita, sino estilísticamente bien hecha.

Hoy, con el avance la tecnología, los correctores asumen otros métodos para cumplir con su trabajo, junto a su nueva herrramienta: la PC, para vigilar que las normas de una correcta ortografía y gramática, también se observen en el ciberespacio.

Para exaltar y agradecer la labor de todos los que diariamente cuidan el uso de nuestra lengua, la Fundación Litterae instituyó el 27 de octubre como Día del Corrector de Textos. La elección de esa fecha se debe al nacimiento del humanista holandés Desiderio Erasmo de Rotterdam (1467-1536), quien también se desempeñó como corrector.

Librepensador y académico de ideas independientes, de naturaleza inquieta y trashumante, entre 1506 y 1509, Erasmo vivió en Italia, trabajando en la editorial más importante de Venecia.

Erasmo analizó el núcleo esencial de los textos clásicos, modernizando sus contenidos e intentando aplicarlos a una humanización y liberalización de las ideas para que cualquiera pudiese penetrar en su significado, luchando contra el encorsetamiento ideológico de las instituciones intelectuales, políticas y sociales de su época, con resabios paralizantes del oscurantismo medieval.

Erasmo empezó a escribir relativamente tarde en su vida, porque consideraba que quien no sabe escribir bien, siempre se equivoca al expresarse o transmitir un mensaje. Por ello, se preocupó primero de convertirse en un verdadero maestro en el uso estilístico y narrativo del lenguaje.

La popularidad de sus obras, traducidas del latín a las lenguas vulgares, se debe al hecho de estar escritas en un estilo simple y directo, que puso los más complejos problemas teológicos al alcance de todos los lectores, universalizando y haciendo accesibles numerosas cuestiones que hasta ese momento habían sido resortes exclusivos de una reducida elite. En síntesis, le cabe a Erasmo el invalorable rol de haber democratizado la cultura a partir del lenguaje.

Con sede en Buenos Aires, la Fundación Instituto Superior de Estudios Lingüísticos y Literarios Litterae surgió en 1988 para difundir el uso correcto del idioma español. Con ese fin, forma correctores de textos y desarrolla un curso a distancia para perfeccionar la labor de traductores y de periodistas en todo el país y en el exterior.

MDZ Online agradece con esta nota a Alejandro Frias, su excelente y paciente corrector de textos, y también escritor, periodista y docente.

En Imágenes