Claves para entender la economía que viene

El 2012 inaugurará una nueva etapa en el patrón de crecimiento que se observó hasta 2010. Las variables que prerveían holgura comienzan a debilitarse, planteando desafíos. En el frente fiscal, el superávit primario verificó un creciente deterioro, aún cuando resultó crecientemente dependiente de la disponibilidad de "ingresos extraordinarios" a los que accedió el Tesoro Nacional en los últimos meses.

Gracias a los factores externos y domésticos, la economía mostró durante el período 2003-2010 las tasas de expansión sostenidas más elevadas de su historia. El crecimiento anual promedio fue 7.1%, y se acumuló una expansión de 70.9%, mientras que en los últimos 62 años, Argentina tuvo 43 años de crecimiento y 19 de contracción, y la tasa de crecimiento promedió el 2,7%.

El 2012 inaugurará una nueva etapa en el patrón de crecimiento que se observó hasta el año pasado. Las variables que proveían holgura comienzan a debilitarse, planteando desafíos para la nueva gestión que se iniciará partir de diciembre. Los desafíos se presentan tanto desde la macroeconomía como desde la “micro”.

Del lado de la “macro”, la principal restricción con la que contará la actividad económica para seguir creciendo en el futuro es el uso de capacidad instalada (UCI), que se ubica actualmente en niveles muy elevados: la mitad de las actividades industriales relevadas se hallan prácticamente en pleno empleo, por encima del 80% de la UCI y alcanzando niveles récord. Es por ello que la inversión será un factor determinante para poder seguirle el ritmo a la demanda.

A ello debe sumársele un menor margen de la política económica para llevar a cabo medidas expansivas. Los dos pilares sobre los que se recostó la actual administración para darle un equilibrio a la economía local hoy muestran claros signos de desgaste.

En el frente fiscal, el superávit primario ha verificado un creciente deterioro, aún cuando ha resultado crecientemente dependiente de la disponibilidad de “ingresos extraordinarios” a los que accedió el Tesoro, como las reservas internacionales, utilidades del BCRA, y los fondos pertenecientes a la nacionalización del sistema de jubilaciones privado. Así, luego de alcanzar un máximo de 3,9% del PIB en 2003, se ubicó en 1,6% del PIB durante el pasado año, valor que se reduce a apenas 0,6% si excluimos los aportes de ingresos extraordinarios.

Respecto a la situación del comercio exterior, la reducción del saldo comercial ha limitado el sesgo expansivo de la política monetaria, basada principalmente en el uso del tipo de cambio como ancla para la inflación y la acumulación de reservas internacionales. La caída en el superávit comercial comenzó a evidenciarse tras la salida de la crisis global iniciada en 2008 y la tendencia se agudiza. Para 2012 se espera que se mantenga la tendencia a la baja, aún cuando se incrementaron las medidas defensivas y los precios de las commodities están por las nubes.

Desde la “micro” también surgen desafíos, principalmente como consecuencia de la caída en la competitividad, motivada por factores domésticos y externos. Por un lado, el fuerte ajuste al alza de los salarios en dólares -que ya se ubican por encima de sus máximos de la década de 1990-, combinado con una función de producción altamente intensiva en trabajo, ha ocasionado un incremento sustancial de los costos de producción en dólares.

A su vez, y si bien aún se mantiene por encima de los niveles vigentes en la década de 1990, la competitividad externa (medida a través del tipo de cambio multilateral real) también ha sufrido un deterioro en el pasado, producto de los elevados niveles de inflación en relación a los de nuestros principales socios comerciales.

En cuanto a la evolución del gasto, no hay que dejar de mencionar que hoy el Banco Central se ha convertido en una de las principales fuentes de financiamiento del Gobierno y la tendencia no parece estar revertiéndose, al menos en el corto plazo. La expansión monetaria crece 40%, mientras que el pasivo con el Central es cada vez más abultado, por lo que se presupone que habrá un ajuste de este escenario en el no muy largo plazo.

FUENTE: abeceb.com
Opiniones (0)
17 de enero de 2018 | 04:32
1
ERROR
17 de enero de 2018 | 04:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos