Deportes

Un video delata que Simoncelli se les cayó de la camilla

El trabajo del personal médico desata bronca entre los aficionados. "Yo no agarraría así ni una bolsa de papas", afirma un experto del servicio de emergencias italiano 118.

Después de la trágica muerte de Marco Simoncelli en el circuito de Sepang, la polémica empieza a asomar con fuerza sobre algunos aspectos del accidente, especialmente y gracias a una foto y un video comprometedores, del lamentable traslado que se hizo del cuerpo del piloto para sacarlo de la pista casi a rastras.

Las imágenes de videoaficionados son demoledoras y muestran cómo los médicos colocan deprisa y corriendo al piloto sobre la camilla, la levantan a toda prisa y la transportan corriendo sin que se aprecie inmovilización de espalda o cuello. El piloto, con una pierna fuera, va mal colocado, con tan poca fortuna que a mitad de camino uno de los médicos tropieza, se les cae la camilla y los cinco se van al suelo.

Tras la valla se encontraba Paolo, el padre del propio Simoncelli, que se había acercado en una scooter. En cuanto vio el panorama soltó la moto y ayudó a los médicos a transportar el cuerpo dentro de la ambulancia, que no accedió a la pista.

La imagen deja en muy mal lugar al circuito y, además, la ha enriquecido y valorado un experto del servicio 118 de emergencias italiano desde hace 25 años, que ha denunciado en una carta abierta enviada a La República la evacuación del piloto italiano.

Fabio Venturi asegura en su carta que se dio cuenta, viendo las imágenes del accidente, que Marco "fue transportado en camilla de manera inadecuada por los servicios sanitarios". Según este experto del servicio de emergencias, "en un accidente de este tipo, la ambulancia debería haber salido a la pista para asistir a Simoncelli".

A su vez, Venturi recuerda que, según el protocolo, "el médico debe evaluar la condición del piloto y, si es necesario, se lo traslada con el máximo cuidado, siempre protegiendo la columna e inmovilizando su cuello". A su vez, este trabajador italiano reconoce no ser quién para juzgar la actuación médica, al tiempo que manifiesta estar convencido de que "el método que se utilizó para mover a Marco fue inapropiado y peligroso. Personalmente, no usaría ni un saco de patatas de esa manera".

Venturi se despide en su carta afirmando no querer "polémicas innecesarias", pero insta a que "en el futuro no se cometan errores similares. Un mal socorro tras un accidente así puede agravar las lesiones físicas o, incluso, provocar la muerte", concluye.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 10:19
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 10:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes