Deportes

La vuelta, el alambrado y el gol "olímpico", todos inventos argentinos

El alambrado que separa a las tribunas del campo de juego, el gol marcado desde el córner y la vuelta a la cancha cuando se logra un título reciben el mote de “olímpicos” por un partido que se jugó en la Argentina en 1924. Conocé la historia.

El 1 de octubre de 1924 es un día que está marcado a fuego en la historia del fútbol del Río de la Plata y también del mundo. Es que en el amistoso que se disputó ese día entre los seleccionados de Argentina y Uruguay en el estadio de Sportivo Barracas sucedieron tres situaciones que iban a marcar el futuro del deporte más popular del mundo.

El partido había sido programado para el 28 de septiembre de ese año, pero el estadio se vio desbordado por una cantidad enorme de gente que terminó invadiendo el campo y provocando que sólo se jugaran unos pocos minutos de partido. El entusiasmo era lógico, no se trataba solamente de la rivalidad rioplatense que ya existía en materia futbolística, sino que, además, los celestes venían de conseguir la medalla de oro dos meses antes en los Juegos Olímpicos de París (algo que en esa época equivalía a la Copa del Mundo).

Para evitar que el público volviera a desbordar las instalaciones, los organizadores decidieron alambrar el perímetro de la cancha, separando el campo de juego de las tribunas. El hecho de que la muralla de alambre separara al público de los campeones olímpicos hizo que el ingenio popular argentino rápidamente lo bautizara como “alambrado olímpico”.

El viejo rito de la "vuelta olímpica".
También logró el mote de “olímpica” un rito que desde ese día se expandió al mundo como la manera de festejar un título y compartirlo con el público. Los organizadores de ese partido le pidieron al seleccionado uruguayo que antes del match dieran una vuelta a la cancha, pues los argentinos querían saludarlos por el logro conseguido en París dos meses antes. Por supuesto que la “vuelta de los olímpicos” fue rápidamente renombrada como la “vuelta olímpica” mundialmente conocida.

Finalmente, con el partido ya comenzado, iba a ocurrir otro hecho que haría historia. Según indica la investigación de Luciano Wernicke en su libro Curiosidades futboleras, a pocos minutos del comienzo, el puntero de Huracán de Parque Patricios Cesáreo Onzari ejecutó magistralmente un córner desde el sector izquierdo del ataque argentino. El tiro venció al arquero uruguayo Magali sin que nadie tocara la pelota en el trayecto. El público quedó estupefacto y la tensión se traslado al árbitro uruguayo Ricardo Vallarino que por suerte había leído que la Internacional Board había reglamentado al tiro de esquina como tiro libre directo sólo dos meses antes y validó la conquista que, como el alambrado y la vuelta, pasó de ser “el gol a los olímpicos” a ser el “gol olímpico”.

La mítica conquista de Onzari más la conseguida por Tarasconi le alcanzaron a la Argentina para triunfar 2 a 1, ya que Pedro Cea descontó para los uruguayos, que igualmente fueron despedidos con aplausos. Lo raro fue que los argentinos no festejaron el triunfo con una vuelta olímpica, alrededor del alambrado olímpico, y eso que habían ganado con un gol olímpico.

Imágenes del amistoso jugado días antes en Uruguay:

El sobrino de Onzari lo describe:

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 10:15
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 10:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial