Pizza de hongos y espárragos a la parrilla

Nada más recomendable que consumir los vegetales de estación, ¿verdad? Por eso, seguimos proponiéndote recetas con espárragos, en este caso los combinamos con champiñones y panceta para crear un delicioso topping de pizza. Si te animás a hacer la masa casera y llevarla a la parrilla, ¡preparate para sumar fanáticos!

Por Revista Clubhouse

Pizza a la parrilla de hongos y espárragos

Ingredientes para la masa (salen 3 ó 4 pizzas grandes):

• 1kg harina 000
• 50 gr de levadura fresca o 10 gr de levadura seca
• 4 cucharadas de aceite común o de oliva
• 600 cc de agua tibia
• 1 puñado (30 gr) de sal

Ingredientes para el topping (para una sola pizza):

• 3 cucharadas de salsa para pizza (la que más te guste)
                                                     • 250 gr de queso mozzarella
                                                     • 50 gr de queso parmesano rallado
                                                     • 100 gr de panceta en fetas finas
                                                     • 1 atado de espárragos cocidos y cortados en trocitos
                                                     • 150 gr de champiñones
                                                     • aceite de oliva a gusto

Procedimiento:

En primer lugar vamos a cocinar los espárragos. El primer paso es limpiarlos. Para esto, tenemos que cortarlos para descartar los tallos que son duros y fibrosos. Se toma cada esparrago con las manos y se quiebra con las mismas (nada de cuchillos). Donde el esparrago se quiebre es la división exacta entre parte tierna y tallo para tirar. Se repite este procedimiento con cada uno de los espárragos y se desechan todos los tallos.

Para cocinar nuestros espárragos, se coloca agua en una olla y se lleva al fuego. Una vez que hierve a borbotones, se incorpora sal y se sumergen los espárragos. ¡Ojo! Nada de tapar la olla! Se cocinan destapados para que conserven el color verde.

Al cabo de doce minutos se retiran del agua, se pasan por agua fría para cortar la cocción y se cortan en secciones de 3 cm (aproximadamente, obvio).


Para el topping
, en primer lugar se corta la panceta en tiritas y los hongos en cubos (grandecitos). Se coloca aceite de oliva en una sartén y se saltean allí la panceta, los hongos y los espárragos durante unos minutitos. La idea es darles un saborcito pero no pasarlos de cocción, así que son cinco minutos, no más. Una vez listos, se salpimentan y se reservan. Se corta el queso mozzarella en cubos muy pequeños y se reservan también.

1, 2,3…¡Masa!

El amasado es la clave para lograr una buena pizza, en tres simples pasos podés lograr una masa elástica y suave.


Unir los ingredientes

Se ponen en un bol la harina con la  sal. Se hace un volcán y, en el centro, se coloca la levadura desmenuzada, el aceite y el agua tibia. Se mueve un poco con la punta de los dedos a fin de disolver un poco la levadura, y se integran todos los ingredientes con la mano hasta formar una masa.

Amasar rompiendo la masa

Se vuelca la masa sobre la mesada y se empieza a amasar, rompiendo la masa todo el tiempo para que la harina pueda absorber bien el agua y el aceite, y la masa quede bien lisa y homogénea. Una vez que te queda así….¡no rompas más!

Amasar sin romper

Se amasa  moviendo la masa sobre la mesada, aplastándola y si tenés ganas, le podés dar unos buenos golpes contra la mesada como hacen los verdaderos maestros pizzeros. Eso sí, no la rompas en ningún momento, todo esto ayuda a que la masa sea elástica (como un globo) y que al leudar, pueda contener bien todo el gas de la levadura.

Para saber si la masa está lista, clavale un dedo (sin tanta fuerza), si la masa vuelve a su lugar, está lista, si no, amasa un ratito más y volvé a probar.


Leudado y armado de la pizza

Se coloca la masa en el bol y se tapa con papel film, dejando espacio para que la masa pueda crecer. Se deja reposar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño. Se forman tres bollos de masa y se dejan descansar 15 minutos, cubiertos con un repasador para que la masa no se reseque.

Pasado ese tiempo, con un palo de amasar, se estira cada bollo sobre la mesada enharinada, hasta formar un círculo de medio centímetro de espesor (o más si te gusta más gordita la masa…). Secretito: Asegurate que la mesada esté bien enharinada antes de armar la pizza, de lo contrario, cuando la intentes pasar a la parrilla, se te va a romper toda.

Una vez estirada se coloca sobre la parrilla bien caliente y con muchas brasas para que se cocine bien rápido. Una vez cocida de una lado (tiene que quedar cocida pero no muy dorada), se da vuelta con la ayuda de una espátula como si fueras un maestro pizzero.

Inmediatamente se coloca sobre la masa la salsa, el queso mozzarella picado y apenas se derrite (se va a derretir con el mismo calor de la masa), se le coloca el salteado por encima, el parmesano rallado, un poco de aceite de oliva y se lleva a la mesa. ¡Aplausos para el asador!

Tips:

- Si te sobró masa, la podés congelar porcionada y después la usás para otras pizzas.

- Podes cambiar el topping por las combinaciones que más te gusten, o invitar amigos y hacer una variedad de pizzas diferentes.

- Si te pareció muy arriesgado hacerlas a la parrilla, podés hacerlas en el horno de tu casa ¡que salen perfectas!

Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 05:30
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 05:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'