Afiches para recordar: historia, política y elecciones

Ofrecemos una selección de volantes, comunicados, proclamas, postales, publicidades y solicitadas a través de los cuales nuestra historia se muestra. Algunos te harán sonreír y te provocará un chiste, otros te darán rabia y te arrancarán un improperio, pero todos te harán recordar y meditar.

22 de mayo de 1810. La esquela de
invitación era indispensable para ingresar
al Cabildo.

Nos atiborran de volantes, afiches, avisos publicitarios; nos agotan con insistentes y aburridos spots televisivos; nos desgastan con tandas radiales mecidas por canciones de dudoso gusto.

 

En los períodos preelectorales los candidatos no escatiman recursos para conseguir la adhesión de los votantes. Con menos creatividad que ambiciones concretas, los políticos trajinan barrios y ciudades de gente común en los que ofrecen grandes puestas en escena, con discurso incluido, que culminan con una lluvia de volantes sobre la multitud de seguidores que canta y vocea nombres y consignas bajo el tapiz de afiches agitando pancartas o globos.

 

Y también visitan despachos de gente importante, de preferencia empresarios, políticos clave y asesores que construyen poder en las sombras, en los cuales hacen gala de sus desiguales talentos para conseguir dinero que los financie, apoyo estratégico e ideas que suenen bien.

 

Cuando recorremos la historia de la publicidad política argentina advertimos que la fórmula para seducir a la población para lograr el voto es siempre la misma: un candidato es bueno y el otro es malo; este es el más apto y capaz para llevar a la práctica sus promesas y ese es un completo inepto; aquél es un dechado de virtudes mientras que el resto constituye un hato de farsantes, corruptos, ladrones y mentirosos incansables.

 

Los textos y las imágenes de estos documentos reflejan un programa político, que más allá de que fuera o no cumplido, nos acercan a momentos fundamentales de nuestra historia y constituyen una parte esencial en las constantes pujas por el poder.

 

El historiador Ricardo de Titto señala que estas publicaciones tienen dos características distintivas: “su carácter apelativo, el intento de persuadir o movilizar al lector tras alguna consigna, y, tal vez lo más significativo, la pasión que encierran y que condensa el espíritu que animó a quienes los redactaron, a los que los imprimieron –muchas veces en forma clandestina, tratando de no hacer ruido, casi en penumbras- y a quienes los distribuyeron por las calles y en lugares públicos”.

 

Sin perder de vista al votante, el investigador agrega que estas publicaciones pueden “estimular la reflexión sobre los discursos, su efectividad, su evanescencia, movilizando un balance” para los argentinos en su excelente trabajo Voces en las calles. Los volantes políticos en la historia argentina editado por Aguilar.

 

Ofrecemos una selección de bandos, volantes, comunicados, afiches, proclamas, manifiestos, esquelas, publicidades, obleas, postales y solicitadas, a través de los cuales nuestra historia se muestra. Algunos de ellos te harán sonreír y te provocarán un comentario humorístico, otros te darán rabia y te arrancarán un improperio, pero todos te harán recordar y meditar.

Jornadas clave. El bando del Cabildo del 23 de mayo de 1810 que informa de las resoluciones tomadas y la proclama de la Primera Junta del 26 de mayo.

Independencia. El acta del 9 de julio de 1916 y un volante firmado por José de San Martín, como Protector de Perú en 1820, en el que trata de ganar para la causa a los soldados americanos militantes del ejército español.

Afiches de 1842 que muestran la propaganda oficial de Rosas y un volante de la oposición unitaria en el que se ve al caudillo rodeado de calaveras.

Pelea por los votos. Solicitada del Partido Comunista de 1926 y un aviso que desmiente los "favores" de un puntero asociado durante varios años al fraude electoral.

El radicalismo dividido. En las elecciones de 1928 los antipersonalistas Vicente Gallo y Leopoldo Melo atacaban a Yrigoyen, una "mano negra".

Contra el "Peludo". El ala antipersonalista de la UCR se propone minar el poder de Yrigoyen, a quien acusaban de ser peor que una plaga de langostas.

La fórmula de la Concordancia, Ortiz- Castillo, en un afiche de 1940. La publicidad de la Unión Democrática, en 1945, acusaba a Perón de nazi.

El país en dos nombres. Las elecciones del 24 de febrero de 1946 se polarizaron y sintetizaron en una frase: "Braden o Perón".

"Perón cumple". Los logros del primer gobierno de Perón inundaban las calles. La publicidad masiva de las acciones gubernamentales fue una de sus grandes estrategias. La propaganda oficial lo comparó con San Martín y llegó hasta los libros de lectura de primer grado.

Cristianismo y revolución. Pequeño afiche de 1969 que lo dice todo.

"Visite Tucumán, jardín de la miseria". Esta era la leyenda de una muestra que inauguró el 28 de noviembre de 1968 en Buenos Aires organizada por artistas ante la crítica situación que vivía esa provincia. La muestra fue clausurada un día después por el gobierno de Onganía.

El regreso. Propaganda del Frente Justicialista de Liberación proclamando el retorno de Perón. El 17 de noviembre de 1972 terminaría su exilio en medio de la llamada "Masacre de Ezeiza".

Perón e Isabel. Eva fue identificada por la Juventud Peronista como la "abanderada de la patria socialista"; Isabel fue asociada con el verticalismo y la ortodoxia justicialista.

Por la presidencia. Avisos de Balbín y Manrique para las elecciones de 1973.

Las boletas de las elecciones. El 23 de setiembre de 1973 sólo compitieron cuatro fórmulas. Perón ganó con el 62% de los votos.

Día de divisiones. El 1 de mayo de 1974 en un acto en la Plaza de Mayo Perón trata de "imberbes" y "estúpidos" a la Juventud Peronista que lo cuestionaba. Montoneros regresa a la actividad clandestina.

Mundial 1978. En plena dictura, entre el fútbol y la política, Argentina fue seriamente cuestionada; mientras miles de personas festejaban en las calles el triunfo local, otros miles eran secuestrados, torturados y desaparecidos.

Después de Malvinas. El justicialismo comienza reorganizarse en 1982 y Raúl Ricardo Alfonsín se lanza como presidente.

Afiliación masiva. La UCR y el PJ conquistan a los argentinos y se polarizan las elecciones, en las que triunfa Alfonsín. Asume en diciembre de 1983 y el país recupera la democracia cercenada por la dictadura.

Hipocresía. El represor Emilio Eduardo Massera también tuvo aspiraciones políticas "democráticas".

Vuelta a la democracia. El recitado del Preámbulo de la Constitución fue uno de los clásicos de la campaña de Raúl Alfonsín. Oscar Alende, al frente del Partido Intransigente, ocupó el espacio de la izquierda moderada.

Elecciones de 1989. Menem y Duhalde por el PJ con el lema "Síganme que no los voy a defraudar", prometieron un "salariazo" y la "revolución productiva".

Contrapunto. La Izquierda Unida, insistiendo en que paguen los ricos y la UCD, empeñada en que paguen los pobres.

El Frepaso. Surge hacia 1994 con Chacho Álvarez como oposición al menemismo. Junto a la UCR conformaron la Alianza que llegará al poder 1999 con el 48,5% de los votos y la fórmula De la Rúa-Álvarez. La crisis de 2001 puso un abrupto fin a ese intento de cambio. 

Caras conocidas. La fórmula Duhalde-Ortega perdió ante la Alianza; Adolfo Rodríguez Saá intentó postularse a presidente pero continuó como gobernador de San Luis; Aníbal Ibarra se impuso como jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Prohibido olvidar. En 2006 fueron anuladas las leyes de Obediencia debida y Punto Final y abiertos los Juicios por la Memoria que aún continúan.

Patricia Rodón

En Imágenes