¿Sociedad de la información o sociedad vigilada?

Si bien se considera al siglo veinte como el período de las grandes transformaciones técnicas en la industria, la economía y producción capitalista, algunos teóricos plantean que asistimos, entre otros cambios significativos, a una nueva cosmogonía cultural, dada principalmente, por el súbito desarrollo de las tecnologías electrónicas de comunicación.

Sociedad de la comunicación
Un grupo de analistas coinciden en general en denominar al fenómeno como sociedad de la comunicación, aunque utilicen diferentes términos. Manuel Castells la denominará “sociedad red”, mientras que David Lyon hablará de “sociedad de la vigilancia”. Sartori en cambio se referirá a la “sociedad teledirigida”  a través de su postulado en homo vídens, y Thompson fundamentará  “la sociedad de la visibilidad”.

Los autores citados coinciden en remarcar el diagnóstico sobre el fenómeno comunicacional. Para ellos,  estamos ante un mapa comunicacional e informacional que hegemoniza e invade nuestra vida cotidiana, la política, el hogar, nuestra cultura. Por un lado, algunos se sitúan en un análisis de corte foucaultiano del proceso comunicacional, ligando dos conceptos clave: comunicación y poder. Por otro, algunos se arriesgan a descubrir en la lógica de la comunicación, un espacio de resistencia de los sujetos para generar derechos, construcción de identidades, consumos culturales, el ejercicio de nuevas formas de participación, y en algunos casos, el ejercicio de nuevas formas de ciudadanía.

Sin embargo, es recién a partir de los años ochenta, con el desarrollo vertiginoso de las tecnologías de información, y la simultaneidad de la comunicación en tiempo real, cuando se argumenta que entramos a una nueva “era de la comunicación”. Con relación a esto dirá Castells “el seguimiento minuto a minuto en tiempo real del derrumbamiento del Estado soviético en agosto de 1991, con una transmisión simultánea de los debates políticos rusos, introdujo una nueva era de la comunicación, donde puede presenciarse en directo la creación de la historia”.

Esta simultaneidad del tiempo y el espacio en la comunicación es el punto de ruptura con una sociedad que hasta el momento se desarrollaba sobre la base del tiempo lineal del reloj.

Comunicación y vigilancia: el rol de la televisión
La sociedad de la comunicación también puede ser vista como la sociedad de la vigilancia, el control de las conductas y las reacciones. Así es como David Lyon ha denominado a la sociedad capitalista actual planteando lo siguiente: “datos precisos de nuestras vidas se recogen, almacenan, recuperan y procesan diariamente dentro de enormes bases de datos informáticas que pertenecen a grandes empresas y departamentos gubernamentales. Esto es la denominada sociedad de la vigilancia”.

Y su planteo recala en lo que considera ha erosionado el ámbito de lo público y privado, “el hogar en tiempo “privado”, se hace “público” por medio de sistemas de comunicaciones adecuados adquiridos por sus residentes. La administración gubernamental accede fácilmente a la información de quien vive con quien, y esto afecta a la capacidad de voto o a los derechos a recibir beneficios sociales, al tiempo que las empresas encuentran pocos obstáculos para analizar la situación financiera y las preferencias de consumo de cada casa de una calle dada”.

La Televisión se ha transformado en el medio de comunicación dominante, la misma ha superado a los otros medios (prensa y radio por ejemplo) dada  la enorme capacidad de captación de audiencias a escala global. Para ver televisión,  no se necesitan capitales culturales específicos como saber leer, requisito indispensable en el caso de la prensa escrita, ni ejercitar de alguna manera cierta capacidad de abstracción con la radio.

La televisión llega a todos y su autoridad es la visión misma, la imagen es la autoridad de la televisión. Giovani Sartori dirá lo siguiente al respecto: “el periódico excluye al analfabeto que no lo puede leer, mientras que la locución de la radio llega también a los que no saben leer ni escribir... ¿y la televisión? Admitamos que la televisión informa más que la radio, en el sentido de que llega a una audiencia aún más amplia. Pero la progresión se detiene en este punto. Porque la televisión da menos informaciones que cualquier otro instrumento de información. Además con la televisión cambia el criterio de selección de las informaciones o entre las informaciones.

La información que cuenta es la que se puede filmar mejor; y si no hay filmación no hay ni siquiera noticia, y, así pues, la noticia no se ofrece, pues no es video digna”. Por ello el rumbo al que nos somete la televisión pone en peligro diversas áreas de la producción cultural y la autonomía del pensamiento, así como la vida política y la democracia, además de ser, como dice Bourdieu, un colosal instrumento de mantenimiento del orden simbólico.
Opiniones (7)
24 de septiembre de 2017 | 19:11
8
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 19:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Guillermo. No sólo esa página que vos decís te da información, hay cientos, sino miles de sitios que te dan información y muchos son gratuitos o hackeables y crackeables. Además existen satélites que ven hasta 50 metros por debajo del nivel suelo y ven lo que cualquiera de nosotros está haciendo en cualquier momento y cualquier lugar del mundo. Si tenés tiempo mandá un mail a cualquiera donde figuren la palabra terrorismo, bin laden, musulmán, bomba, explosión o lo que se te ocurra relacionado con USA y será inmediatamente chequeado por una supercomputadora que está las 24 hs. los 365 días chequeando esa información de todo el mundo. Por si te interesa te informo que los teléfonos celulares son el mejor micrófono que tienen para vigilar todo lo que están hablando, sólo tienen que enfocarse en tu celular y, aunque no lo estés usando, el aparato sirve como micrófono. El programa que permite hacer eso está disponible en internet. Las video cámaras son hackeables, ni hablar de las que se están instalando ahora que son con IP (Internet Protocol) y que tienen una dirección en la red global (internet) que es completamente hackeable. Nada de lo que hagás está libre de ser vigilado, sólo no te vigilan porque no sos o no soy importante, hasta que lo somos. El tema que planteo es que si van a vigilarnos sería muy bueno que lo hicieran con todos, porque hay una gran masa de gente que no tienen acceso a la tecnología, al crédito, a los bancos, a internet, al trabajo, a nada y, entonces, no puede ser vigilada, por lo que si necesitan vigilarlas sería muy bueno porque las incorporarían al mundo moderno de consumo, lo cual las favorece enormemente. No creas que lo que vos hacés con tu dinero no es vigilado, si así lo pensás estás equivocado. Depende lo que le importemos o lo que cada uno implica para el tejido económico o político que arman las empresas o los poderes mundiales y/o locales. Sin ir mas lejos te informo que por mi trabajo he tenido acceso a los padrones electorales y la información que en ellos hay te lo pagan por miles de pesos, sólo hace falta que encuentren en uno la necesidad de venderlos para que se los entreguemos (no te preocupes que no lo he hecho porque la concepción sólo materialista no está en mi esencia), pero como yo hay muchos que tienen acceso a esa información y a mucha otra y se vende y se compra como pan caliente.
    7
  2. Padilla se molesta cuando el tema sale fuera de contexto .Imagine Ud. un eterno defensor de la seguridad que Padilla le diga que el tema se arregla con una pistolita de agua por habitante ¡ nada que ver ! ¿ no ? Tanto Ud. como Padilla me entretienen , les agradezco que me permitan pensar las ideas desde otro lugar. No me deje con la inquietud de su comentario .......Padilla ¡ duerme !
    6
  3. Así llamo yo al gesto que los televidentes poseen al observar su televisor . Al observarlos apreciamos que la mandíbula inferior esta relajada y quedan boquiabiertos. La tele es mucha información junta que no da respiros a digerirla. Necesitamos una distancia lógica entre la inmediatez y la elaboración de lo observado y escuchado. El problema mas preocupante de la tele son los niños , dicen : " los niños deben verla con un adulto como guía " y es verdad , pero ¿ cuántos adultos pueden estar con sus hijos observando tv? ? cuántos quieren , cuántos se lo plantearon , cuántos la usan como baby-sitter ? En fin generaciones y generaciones de niños inteligentes obligados a idiotizarse y padecer del sindrome del balbuceo , cuyo síntoma mas destacable es : la ausencia de diálogo .
    5
  4. tribuna caliente, opiná trnaquillo, no me enojo, solamente que como no soy demagico con el tu comentario, salgo a discutir y no a apañar. Estas en tu derecho y tengo el mio de discrepar. De eso se trata esto. adelante.
    4
  5. Ricardo, hay una página q se llama GLOBINFO, te da informaciön de cualquier persona q busques por sólo 9,90. Qué informacion? Los números de tus cuentas bancarias, por ejemplo. ¡Qué bueno que te guste estar vigilado! Porque la vigilancia llega hasta ahí nomás... lo que haga con tus datos una vez que los obtenga, no me lo vigila nadie. Ni vos.
    3
  6. Pero como el autor se enoja porque yo me enojo, entonces lamentablemente, para mi, obvio, me privare de opinar. Que contrasentido no?
    2
  7. Si esta es la sociedad vigilada entonces disfrutémosla y aprovechémosla. ¿Cuánta gente hoy no puede ser vigilada?. Mucha. Pobres, analfabetos, domiciliados en zonas urbano-marginales o rurales, quienes viven sin electricidad o agua potable, quienes no tienen tarjeta de crédito o débito, quienes no tienen cuentas bancarias, internet, teléfono celular o teléfono fijo. Mucha gente aún no puede ser vigilada, entonces propongamos que nos vigilen a todos por favor así todos tendríamos acceso a la tecnología y a un mejor vivir. ¿Por qué oponernos a que nos vigilen si vamos a vivir mejor?. ¿Qué puede ocultar hoy una persona? Ya hay de todo a la vista como para sonrojarse o molestarse porque a uno lo miren haciendo pipí, kk, el amor o que sepan qué compramos o vendemos. Para vigilar qué compramos, necesitan que compremos, para vigilar qué vendemos, necesitan que vendamos, para vigilar dónde vivimos, necesitamos vivir en lugar con tecnología incorporada. Yo les pido al Gobierno y a los poderosos que lo más rápido que puedan vigilen a todo el mundo así el mundo será mucho mejor y a nadie le importará que lo vigilen, total todos seríamos iguales y tendríamos acceso al consumo, la diversión, el trabajo, el dinero y el crédito. ¿Hay algo mejor?. Vigílennos por favor.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'