Doce años de prisión para un hombre que embarazó a su hija y culpó al novio

Un hombre fue condenado a 12 años de prisión por la Justicia de Córdoba luego de que abusara de sus hijas adolescentes, embarazara a una de ellas y obligara al novio a casarse con la víctima, atribuyéndole esa responsabilidad.

La sentencia fue dictada por la Cámara 1ra del Crimen, presidida por Mario Capdevila e integrada por Jorge Fantín y Lorenzo Rodríguez, en una causa seguida en contra de un hombre de 47 años, cuya identidad se mantiene en reserva para preservar a las víctimas.

El imputado fue encontrado culpable de los delitos de "abuso sexual con acceso carnal agravado, reiterado y promoción a la corrupción de menores, agravado; abuso deshonesto agravado por el vínculo y abuso sexual con acceso carnal agravado, en grado de tentativa".

Además, esa conducta delictiva incluye la actuación del imputado en perjuicio de sus dos hijas, desde muy corta edad hasta la adolescencia.

Según publicó el matutino La Voz del Interior, los hechos atribuidos al imputado sucedieron a partir de 1986, cuando la mayor de sus hijas tenía tan sólo 8 años.

De acuerdo con lo que se pudo determinar en el juicio, el hombre, aprovechando la ausencia de la madre de sus hijas por razones de trabajo, comenzó su accionar primero con la mayor y luego continuó con la menor, aunque en ésta encontró mayor resistencia y no logró consumar totalmente sus propósitos.

Cuando la mayor de las niñas llegó a la adolescencia, el sujeto la habría dejado embarazada en dos oportunidades, haciéndole practicar sendos abortos.

Sin embargo, al continuar con sus abusos, la embarazó por tercera vez, ocasión en la que aprovechó que la víctima estaba de novia para culpar al muchacho, al que obligó a casarse.

La conducta del hombre, no obstante, fue denunciada después ante la justicia y de esa manera, debió practicarse un examen de ADN al niño, estableciéndose que el acusado era el padre y no el novio de la joven.

Esa prueba fue fundamental para terminar de cerrar las imputaciones y enviar a juicio al imputado, pero también fue el final del matrimonio obligado de la víctima.

En el juicio, realizado por el trámite abreviado, el imputado no sólo reconoció su responsabilidad, sino que ni siquiera quiso que le leyeran la acusación.


       
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 18:36
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 18:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes