Anécdotas de mendocinos junto al vino

Una lectora que conquistó a su actual esposo marplatense con un vino mendocino, una fanática que invirtió sus ahorros en una vinoteca, una amistad que se forjó en torno a una picardía con vino... Con estas y otras anécdotas, muchísimas personas participaron de un reciente concurso propuesto por Revista Club House. A modo de agradecimiento, hoy llenamos nuestra copa y brindamos por compartirlas.

Hace unas semanas propusimos a nuestros lectores que contaran una anécdota o dieran una razón por la cual debían ganarse un curso sobre aprendizaje y degustación de vinos. Numerosos se candidatearon para merecer el premio aludiendo a entretenidas y originales historias como quien conquistó a su actual esposo marplatense con un vino mendocino, una fanática que invirtió sus ahorros en una vinoteca, el recuerdo de un padre, poesías, una amistad que se forjó en torno a una picardía con vino y una mendocina que nos lee y quiere contarnos de los vinos de España, donde reside. A modo de agradecimiento, llenamos esta copa con algunas de las anécdotas cotidianas más significativas  y brindamos por tan grata participación.

Jorge Armando Fonteñez

Éramos un grupo de cinco o seis amigos que nos gustaba juntarnos a degustar vinos cada tanto. Uno de nosotros viajó a Francia y trajo vinos para comparar con los nuestros. Cada noche era una ocasión especial hasta que decidimos hacer nuestros propios caldos artesanales: desde la cosecha, la elaboración y cuidados, el trasvase, la colocación de chips de madera, el envasado final y el poder degustarlos con otros amigos fue un experiencia única en mi vida. Me convertí en un enamorado de nuestros celajes, así se llamó nuestro vino.

Fabricio Bravi

Cuando terminamos de construir nuestra casa, nos faltaba la cochera y mi esposa, sabiendo de mi sueño, me dijo, "en vez de la cochera, hacete la cava que tanto querés". Así fue como me construí mi pequeña guarda de vinos de 2 x 2 metros, que intento mantener con muy buenos vinos siempre. Ah!, todavía no terminamos la cochera!

Carlos Garré

Soy un porteño radicado en Mendoza y fanático promotor de los buenos vinos de Mendoza. En oportunidad de compartir una cena con Joan Manuel Serrat le obsequié dos botellas de Malbec Luigi Bosca 2007, dos meses después recibí un mail de Taller 83, su productora, reconociendo la excelencia de nuestros vinos mendocinos.

Guillermo Andreucetti

Amigos creo que debo ganar la beca para poder conocer más de ésta, nuestra bebida. Ya que desde que descubrí sus cualidades las salidas a "ir a tomar algo" ya no fueron las mismas. Antes con cerveza o fernet uno gastaba fortunas en esas charlas interminables con amigos y al otro día el costo era aún mayor. Ahora puedo disfrutar una botella de Malbec e interactuar con sabores, color y aromas que se intensifican aún más al acompañarlo con algún perfume de mujer.¡Qué maravilla! vivir en esta hermosa provincia y disponer de estos lujos.

Beatriz Lourdes Saiz López

Nací en una casa en la que siempre se hablaba de vino, entonces desde muy chica fui curiosa del tema. Resulta que en una fiesta en la que los grandes estaban distraídos decidimos hacer un concurso con mi hermana y unas primas, sacamos un vaso con un poquito de vino tinto y otro con vino blanco. El caso es que tomamos un sorbito de cada uno y quedamos todas dormidas. Catadora a los seis años, ahora hay un problema me había olvidado cual me habría gustado más. Repetimos en otra oportunidad el concurso con el mismo resultado. Hoy me dedico a la vitivinicultura, la amo, tengo un viñedo en Perdriel y nos sobran oportunidades para juntarnos a catar vinos a nuestra manera, además, soy Presidenta de la Asociación de productores de Malbec.

Roberto Haroldo Bruce

Tenia unos dos años de edad cuando mis padres, tío y abuela jugaban al bridge en Valle Hermoso y yo miraba desde mi cochecito, mientras ellos se tomaban un vinito. Me cuentan que me puse inquieto y mi tío para calmarme me dio un sorbo de un tinto. Lo tomé, puse cara de asco pero pedí "More" (más en inglés). Desde entonces pertenezco a la U.T.T. (Unión tomadores de tinto).

Juan Eduardo Azaguate

He conocido muy buenos amigos de Canadá, Suiza, Alemania, Chile, EEUU, Brasil, México y Sudáfrica gracias a los buenos vinos del Viejo y del Nuevo Mundo Vitivinícola. Tanto que este año hice cursos de degustación y cata de vinos, quesos, destilados, aguas, cervezas, aceite de oliva, puros y maridajes para seguir perfeccionándome.
Muy bueno el emprendimiento! Felicitaciones a todos Uds.

Roberto Páez

En mis años de niño y adolescente, junto a mi familia trabajamos mucho en la viña y, con las uvas que quedaban en las parras, llamado cayascho, hacíamos en la noche un rico vino patero que disfrutábamos en la mesa familiar el resto del año.
 
Alejandra Fredes

Simplemente soy tan fanática que con mis ahorros de años instalé una vinoteca propia en Godoy Cruz.

Carlos Herrera

Qué bueno que en Mendoza sigamos desarrollando ámbitos relacionados al vino. Generalmente cuando vienen extranjeros a la Provincia y uno tiene la oportunidad de agasajarlos con alguna comida lo primero que se dice es: que el anfitrión elija el vino y nos encontramos que muchas veces no conocemos variedades, marcas, bodegas, características de los vinos, para poder ser buenos anfitriones.

En mi caso soy amante del tema, me gusta conocer tanto de vinos como de aceites de oliva, otro tema para tener en cuenta ya que también es un producto que se está desarrollando mucho y que es muy tradicional a nuestra Mendoza. Más que convencerlos pretendo felicitarlos por este nuevo ámbito del vino y espero recibir información al respecto. Muchas gracias!

Leandro Laurito

Cierta vez salía a cenar con mi pareja y con una pareja amiga por primera vez. Resulta que el otro hombre de la reunión era muy ducho con los vinos y me dijo que me iba a invitar a tomar un BUEN vino tinto. Nombró la marca, raza, color, aromas, y hasta la finca donde se cosechó la uva, y yo me hacía el que sabía de qué se trataba.

Nos pasamos, fácil, unos 30 minutos hablando del tema y en un momento dijo: "ahh, pero vos la tenés re clara", la verdad que no se de donde lo saco, pero bueno, era una especie de cumplido, y me seguí haciendo el copado con la frente en alto y reclinado hacia atrás. Llegó el tan alagado vino, me sirvió, y lo primero que hice fue ponerle dos hielos… Literalmente, me quería matar, me explico que eso no se hace, como si fuese un niño, y fue un momento típico de “tragame tierra”. Hoy somos buenos amigos y nos seguimos acordando de esta anécdota para reírnos.

Jésica Tarcuini

No solo me encanta el mundo del vino, si no que me apasiona todo lo que tenga que ver con el tema. A mi marido lo conocí en Mar del Planta, él es de allá, y no tomaba vino, incluso no estaba en su mente la idea de comprarlo en ninguna ocasión. En la primera cita, le conté de lo hermosas que son las bodegas en Mendoza y que el vino, más que una palabra es un sentimiento, creo que le transmití tanta pasión que no solo vino a Mendoza a visitarme y conocer Bodegas sino que se vino a vivir y nos casamos. Hoy tenemos una hermosa hija de dos años y siempre encontramos una linda excusa para disfrutar de una buena cena con un rico vino.

Federica Salvador

Soy Sumiller, bueno... Sommelier, en Mendoza. Actualmente vivo en España, donde trabajo como tal. Quisiera expresarles mi deseo de colaborar con Club House, ya que soy una ávida lectora de MDZol y de vuestra revista vía internet. Naturalmente, para esta promo no califico, pero al menos, quiero jugar mi carta para establecer un contacto y ojalá que podamos hacer algo juntos. Pienso volver a Mendoza algún día, es mi paraíso personal, pero mientras tanto me entretengo leyéndolos y, si lo desean, colaborando con algún material. Saludos!

Mauro Esteban Debernardi

Mi familia tiene tradición vitivinícola, mi abuelo era agricultor, mi papá trabajó en una bodega. En mi grupo de amigos son todos cerveceros menos yo. Me gano las gastadas de todos por que para "el señor" hay que comprar una botellita de vino. Un fin de semana nos fuimos al campo y cuando estábamos allá, se dieron cuenta de que no habían comprado vino para mi.  El puestero tenía una damajuana pero estaba intomable. Mis amigos le aceptaron unos litros de ese vino (lo único que había 100 km a la redonda) y le echaron gaseosa y algo de azúcar. Pasamos tres días en el campo fantásticos y yo con el vino abocado. Cuando nos estábamos por volver me dijeron la verdad con miedo a que me enojara, en ese momento muy bien no me cayó, pero ahora valoro la preocupación de mis amigos por que yo tuviese mi "vino".

Jorge Reyes Mendinueta

Nací en la bella isla de Cuba, hace cuatro años que vivo en Mendoza, me casé con una Argentina. Debo decirles que soy dueño de una buena cultura alcohólica, claro que en mi país tomaba Ron, es nuestra bebida, porque los vinos allá son muy caros. En Mendoza aprendí a conocer y paladear los mejores vinos. Me enamoré de ellos. Mi gusto particular tiene que ver con el Malbec, nunca falta uno muy bueno en nuestra casa, los añejos en roble son los que más me gustan. Algunas combinaciones de varietales también me agradan, pero que no tengan dejos frutales. Mendoza es exquisita como sus vinos.

Danilo Ingrassia

Fui un gran fanántico de Fernet, Cerveza y tragos en general. Ocasionalmente algún Whisky de buena calidad... pero en este desafío por seducir a los sentidos siempre estoy volviendo, como diría Pasteur, a la más sana e higiénica de las bebidas. Nada lo iguala, sólo en ella se puede recorrer un sin número de sensaciones y deleitarse en todas las comparaciones posibles para terminar en una sencilla pero especial elección: elijo este vino porque es el que más me gusta. Por eso elijo compartirlo y despertar en mi entorno todo lo que encierra el mundo del Vino, y, así, conocer cada día más de esta apasionante elección.

Roxana Gabriela Ríos

De chica soñaba con el mundo del vino. Tenia 5 o 6 años, cuando salía de la escuela llegaba a mi casa y mi abuelo me hacia mojar mi dedo en su copa de vino para probarlo, esto ocurría algunos días antes de almorzar. Luego al ir creciendo jugaba y soñaba con ser la reina de la vendimia, también mi abuelo me ensañaba como podar el parral, como cuidarlo y todas las tareas que debía hacerle en el año. De grande cuando salí de la secundaria decidí estudiar enología. Actualmente estoy cumpliendo con mi objetivo, recibirme como licenciada, que es la pasión que llevo en mi corazón.

Karen Ibañez

A mi querido amigo… el vino
como no querer entender tus notas,
si te disfruto al beberte gota a gota.
Cómo no escuchar tus silencios,
si de todo te hablo y jamás me haces desprecios.
Cómo no disfrutar tu aroma,
si cada vez que no lo hago mi alma se desploma.
Solo quiero dedicarte una poesía,
quisiera describirte tal como lo mereces
ganando el concurso aprendería tus delicadeses.
Amigos jueces.... les pido que consideren el amor que estoy sintiendo en este momento... clarito escúchese salud!

Adriana Vélez

Me considero una fan del vino desde hace mucho, en casa siempre se toman ricos y buenos vinos. Una noche hace varios años, salimos tres amigas a una estación de servicio acá en Eugenio Bustos, pues no habían pubs o lugares dónde ir, y nos alcanzaba el dinero para tres lomos con una gaseosa o un buen vino....obvio elegimos el VINO!!! un Gran Estilo Malbec roble excelente. El malbec siempre es bienvenido, luego merlot, tempranillo y cabernet cuando hay paladares masculinos. Un beso y salud!!!

Francisco Ricardo

Nunca pensé en trabajar en algo referido al vino, cuando me recibí como Ingeniero, tuve la oportunidad de trabajar en una de las Bodegas más importantes en la cual sigo trabajando hasta el día de hoy. Antes al vino no lo podía ni ver, con el tiempo me fui enamorando de esta bebida, aunque no soy un experto en el tema. Sin querer y, en el momento en el que no sabía que hacer luego de terminar la facultad, la Industria del vino me abrió las puertas. Hoy me encanta.

Andrés Cazabán

Soy fanático de los buenos vinos, tengo una enoteca personal de unas 200 botellas, estoy permanentemente buscando vinos nuevos de pequeñas bodegas y actualmente estoy construyendo un sótano (sótano no cava porque no vivo en Francia) para poner las botellas de vinos, las conservas caseras que hacemos en casa, colgar unos jamoncitos, todo un Centro de Placeres. Saludos!

Alberto Zamora

Cierto día al atardecer y, finalizando una jornada de congreso, me encontraba tomando un café con un famoso chef y un amigo en común , este chef nos hablaba muy amenamente y comentaba que había recibido como regalo un vino. Sin saber mucho detalle comenzó a beberlo dándole un fin en breve tiempo. Lo cómico de la anécdota es que al entrarse después que se había tomado un vino caro, una joya de nuestras viñas mendocinas se sintió muy mal por no a haberle dado el respeto correspondiente o haberle dedicado una comida. Siempre me acuerdo del chef y de su anécdota!

Sonia Miguez

Cuando fui reina de la vendimia en 1986, sinceramente no era muy amante del vino, ahora me doy cuenta de lo que me perdí, realmente beber un buen vino es un placer, por eso me gustaría conocer aquellos secretos que esconde una cata, degustación, etc. Gracias.

Cecilia Elena González

El vino rosado es mi preferido. En realidad, realza el sabor de cualquier comida. Cuando era niña me encantaba, después de las reuniones, si quedaba un poquito, tomármelo a escondidas. Una ensalada fresca, con quesos y mariscos, en verano, con un buen rosado es insuperable.

 

Votá en nuestra nueva encuesta sobre vinos:

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 20:58
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 20:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes