Cómo "lavarle la cara" a tu guardarropas

La primavera tiene connotaciones que van más allá de lo climático. La estación simboliza el renacimiento, las ganas de proyectar, de reflotar planes postergados... Desde la imagen que proyectamos, una buena forma de reinventarnos es reinventando el guardarropas, que es hacer un análisis de las prendas que atesorás, las que deseás y las que realmente necesitás.

La estación que transitamos tiene algunas connotaciones que van más allá de lo puramente climático (de hecho, las mañanas todavía nos obligan a llevar algún abrigo). La primavera estación simboliza el renacimiento, no sólo de las flores, sino del amor, la amistad, de las ganas de proyectar o de reflotar planes postergados.

Desde la imagen que proyectamos, una buena forma de reinventarse a una misma es reinventando el guardarropa, que no es ni más ni menos que hacer un análisis de la ropa que atesorás, la que deseás y la que realmente necesitás.

Antes de hacer una renovación exhaustiva de tu vestidor o de salir corriendo a comprar ropa de verano, hay algunos pasos que podés encarar para empezar con la tarea sin morir en el intento.

Te damos el primer consejo: tomate una tarde con vos misma para darle un lavado de cara a tu vestidor. Tirá, doná, clasificá y ordená.

- Existen distintas formas de disponer tus prendas.
Podés ordenarlas por ocasión (prendas de día, de trabajo, de fin de semana, o de noche), por color, o por tipo de prenda (pantalones de vestir, jeans, blusas, remeras, etc.). El tipo de clasificación depende del tamaño y disposición de tu vestidor y obviamente de tus hábitos y necesidades.

- Ubicá los accesorios en algún lugar donde los puedas ver. Son los ítems que pueden cambiar por completo un conjunto. Son útiles los soportes que van colgados en la pared. Allí podés poner collares, aros, pulseras, etc. y no olvidarte nunca de que los tenés.


- Invertí en perchas para colgar una prenda por percha y no arruinar tu ropa ni arrugarla.

- Comprá fundas para vestidos y trajes. Es la forma más efectiva de mantenerlos impecables y listos para usar.

- Es muy útil aprovechar esta época del año para llevar a la tintorería sacos gruesos y abrigos de invierno y así archivarlos bien limpios hasta el próximo año.

- Lo mismo podés hacer con el calzado de invierno como botas y zapatos cerrados. Hay muchos productos en el mercado para limpiar materiales como cuero y gamuza. Después, podés guardarlos en cajas para que el roce con otros zapatos no los arruine.

Después de una tarde entera con vos misma y con tu vestidor, tu percepción sobre la ropa que tenés y tu look van a experimentar un cambio. Por lo menos, hasta que aparezca algún momento de debilidad ¡y salgas desesperadamente de compras!

Por SY Image Consulting
info@syimageconsulting.com
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 23:30
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 23:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho