Volvió La Maga, publicación icónica de los 90

Marina Caldarelli, responsable de la prensa del semanario, ofreció varios detalles sobre la segunda etapa de la revista que marcó una forma de hacer periodismo cultural. Repasá el atractivo contenido del primer número.

En un tiempo en que la libertad de prensa y el rol de los medios aparece en permanente cuestión, en un debate que nos merecíamos, pero seguramente no en los términos en los que se está dando, el miércoles volvió a la calle un ícono del periodismo gráfico: la revista La Maga.

 

“A muy pocas publicaciones periódicas les fue dado el privilegio del cariño de sus lectores. Ni siquiera sus editores pueden explicar el misterio de por qué basta con nombrarlas tantos años después para que se la recuerde con un suspiro que la evoca como un objeto de deseo o con la admiración que provocaba su lectura. Una de ellas fue La Maga”, decían sus responsables en las gacetillas previas a su nueva aparición. Y esto tiene un grado de certeza enorme.

 

Varios andan por ahí de mudanza en mudanza de casas, y en cada uno de estos movimientos se deshacen de diarios, papeles viejos, muebles y demás, pero guardan como tesoros las colecciones, completas o incompletas, de La Maga, que son enormes, incómodas, puro peso, pero siguen acompañando a sus dueños, y sus dueños las cuidan como oro.

 

 

 

¿Y dónde está el secreto de tanto cariño? Vaya a saber, pero esbocemos una explicación incompleta: en primer lugar, su sola mención traslada sin escalas a ese querible personaje cortazariano de Rayuela, y segundo, su permanencia en la calle coincidió con la década menemista, y ese manojo de papel era, sin más, un espacio de libertad y una bocanada de aire puro en medio de  la fiesta de la pizza y el champán.

 

Sobre el final de su primera etapa, La Maga fue adquirida por Daniel Lalín (¿lo recuerdan, no? Ex presidente de Racing y con algunas disputas con nuestro conocido Daniel Vila), quien terminó sacando una bonita edición de tapa a todo color, pero marcó el final de la publicación.

 

Ahora La Maga vuelve bajo la dirección de Carlos Ares, el mismo que fuera su director durante los 90, y se hace desde la escuela de periodismo TEA.

 

Para adentrarnos en esta segunda etapa de La Maga, MDZ +Cultura habló con Marina Caldarelli, a cargo de la prensa de la revista, quien, para comenzar, sostuvo: “Vamos a seguir respetando la línea que la revista tenía en los 90, manteniendo la vocación de servicio que tenía en cuanto a buscar temas de cultura como un servicio al lector. Vamos a seguir poniendo las noticias de la cultura que está como en los márgenes, o sea, en la vanguardia, y lo bueno es que nos podemos dar el lujo de discutir el oficio del periodismo hoy, con muchas trincheras, con muchos tratamientos, es más, las notas de tapas que tenemos ahora son dos conversaciones, una con Tomás Abraham y otra con Juan Sasturain, en las que hablan de las dificultades del oficio, en dónde estamos parados hoy, y después hay otras dos entrevistas con Jorge Fernández Días y Orlando Barone”.

 

Ya desde la tapa, desde el anuncio de estos artículos, queda claro que la multiplicidad de voces es una de las motivaciones de la publicación, y Caldarelli lo deja en claro al sostener: “Políticamente, lo bueno es que tenemos el espacio para publicar todas las voces y todas las discusiones y los debates. Estamos ofreciendo el espacio. Por ejemplo, en esta tapa, tenemos cuatro posturas diversas que dialogan entre sí”.

 

En esta segunda etapa, a La Maga la espera otro desafío: el de la inclusión y consideración de las nuevas formas de comunicación relacionadas con las tecnologías 2.0 y, específicamente, de las redes sociales.

 

En este sentido, Caldarelli detalló: “Primero, tenemos la página de Facebook, en la que estuvimos adelantando algunos temas, y lo mismo hicimos en Tweeter, obviamente con las restricciones de los 140 caracteres. En el primer número hay una nota sobre Tweeter enfrentado al haiku, escrita por Camilo Sánchez, y para el segundo número hemos previsto otra nota sobre política, Tweeter y las campañas electorales. O sea, lo tenemos muy presente, porque es la nueva forma en la que nos comunicamos”.

 

Otros temas que incluye el primer número de La Maga en esta segunda etapa son: una entrevista al Indio Romero, director de la obra La Celebración; un repaso por la carrera de George Harrison antes del estreno del documental sobre el dirigido por Martin Scorsese; la publicación de relatos de Martín Rejtman a propósito de la reedición del libro Velcro y yo y el análisis de la obra, y una entrevista a Marta Minujín, realizada por una estudiante de segundo año de la TEA, y esta última nota marca otro de los aspectos que Caldarelli destaca de la revista, porque los profesores de la escuela de periodismo tendrán espacios para sus columnas, además de que, al poseer la redacción en la misma TEA, sus alumnos pueden involucrarse de manera activa.

 

Volvió La Maga, felices los fanáticos, bienvenidos los nuevos lectores.

 

Alejandro Frias

 

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|09:57
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|09:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes