"Lo más hermoso que me pasó fue ser madre"

Lo dijo Irene García, “Chiche”, quien es una mujer íntegra que dedicó su vida a acompañar a su marido e hijos en sus carreras políticas. No se arrepiente de nada y jura estar orgullosa del camino elegido. No te pierdas la charla que mantuvimos con la madre de dos intendentes sanrafaelinos.

En este día tan especial queremos, a través de estas líneas, homenajear a todas las madres que han dedicado su vida a cuidar a sus hijos relegando objetivos personales y profesionales. Tal es el caso de Irene García de Félix, “Chiche” esposa de Chafí Félix, ex intendente de San Rafael (1973-75) y madre de Omar y Emir, ex y actual intendente respectivamente.

Sin duda que su vida fue signada por la política pero ella lejos de renegar de la ocupación de su marido decidió acompañarlo a sol y a sombra. De apariencia frágil, Chiche es una dama refinada que llegó desde su Buenos Aires natal en agosto del año 48’porque su padre, que era militar, fue trasladado a nuestra ciudad como destino final. Por decisión familiar, los García se quedaron para siempre aquí y aquella pequeña niña forjaría su destino en esta ciudad.

“Yo en Buenos Aires era compañera de Gladys Panelli y ella siempre me contaba de San Rafael y de lo lindo que era. Entonces cuando a mi papá le ofrecieron su traslado, entre otros destinos estaba San Rafael y finalmente elegimos venirnos para acá. Apenas llegué busqué a mi amiga… fue una alegría enorme reencontrarnos” cuenta emocionada.

Chiche cursó todo el secundario en el Colegio Nacional, aún hoy se reúne con los compañeros de camada. Se autodefine como “amiguera” y muy “compinche” de sus hijos y nueras. Hoy a sus 76 años luce espléndida y llena de vida. Transmite calidez y paciencia, virtudes que seguramente le ayudaron en su vida personal ya que en varias oportunidades tuvo que oficiar de padre y madre a la vez.

Se casó en el año 1976 con Chafí Félix su único novio y compañero de toda la vida. “Cuando mi papá no podía pasar por el colegio o por el conservatorio de música donde estudiaba piano, enviaba en su auto a Chafí que justamente hacía el servicio militar y mi padre era su jefe. Él era muy amigo de mi hermano y así empezó el noviazgo” recuerda Chiche. Cuatro años más tarde de su paso por el altar llegó su primer hijo, Omar y luego Emir en el año 64.

Como madre dice ser “muy protectora de mis dos hijos. Cuando eran adolescentes a Omar le gustaba más estar en casa y a Emir salir con sus amigos pero siempre la casa estaba llena de chicos. Conocía a todos sus amigos, les cocinaba cosas ricas y pasaban tardes enteras en casa”. Asegura que a sus hijos los educó con mucho esfuerzo y exigencia, “en casa los viernes y sábados tenían permiso para salir pero los domingo nadie salía. Había que pasarlo en familia y luego prepararse para ir a la escuela” comenta.


A Chiche no le pesa ser “la mujer de….”, espíritu y fortaleza le permitieron superar momentos muy difíciles como fue cuando su marido estuvo preso en dos oportunidades, “Iba sola con los chicos a verlo, era muy triste pero supe afrontarlo”.


Sin duda su vida no ha sido fácil. La exposición política de su marido y de sus hijos le enseñaron a ser reservada y a estar al pie del cañón cuando la necesitaron. Postergó sus ansias de ser abogada para dedicarse de lleno al cuidado de sus hijos y no arrepiente de la decisión tomada.

“Todos saben que soy muy crítica de ellos, yo estoy de forma incondicional y realmente estoy orgullosa de mis hijos y de la carrera que cada uno ha hecho. Mamaron la política desde el moisés asique no me sorprendió que hayan elegido ese camino” dice con total entereza.
“Por suerte somos muy unidos, mis hijos son muy pegados a mí y están pendientes de nosotros. Llaman o pasan por casa siempre que pueden y como toda familia nos reunimos los domingos. Yo no pongo horario para almorzar porque mis nietos salen y se acuestan tarde asique cuando se despiertan vienen a casa y comemos asado o alguna comida árabe que yo preparo” dice en su faz de abuela.

Chiche me resultó una mujer de extremada simpleza, muy culta, cálida y agradablemente amigable. Se nota que es una madre “presente” aunque sus hijos ya sean hombres grandes. Transmite felicidad y dicha por su familia, y definitivamente es una madre con todas las letras.

A Chiche y a todas las mamás...¡Feliz día!
Opiniones (0)
19 de octubre de 2017 | 06:26
1
ERROR
19 de octubre de 2017 | 06:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes