Juegos Panamericanos, fiesta mexicana

Un público eufórico vibró con el desfile de las delegaciones y shows musicales en la ceremonia de apertura de los XVI Juegos Panamericanos

Con una explosión de cultura mexicana, Guadalajara dio la bienvenida la noche del viernes a los más de 6.000 deportistas de 42 países que competirán en los Juegos Panamericanos en una espectacular ceremonia, aderezada con figuras como Juanes y Vicente Fernández.
 
La XVI edición de la justa fue inaugurada por el presidente mexicano, Felipe Calderón, y directamente pasaron al olvido los cinco largos años de preparativos plagados de retrasos y acechados por el contexto de violencia mexicano y hasta una última amenaza de tormenta.
 
Nada de eso tuvo cabida en el repleto estadio Omnilife de Guadalajara, con unos 45.000 espectadores emocionados al ver aparecer al ídolo Vicente Fernández y entonar a capella el himno nacional mexicano. Las poderosas trompetas de los mariachis ya no tardaron en llegar para el clásico ‘México lindo y querido’.
 
En cuanto el ‘Chente’ lanzó el inevitable grito de ‘Viva México’ arrancó un espectáculo de caballería y baile folklórico regional y el desfile de las delegaciones.
 
Todas fueron recibidas con entusiasmo pero Cuba y Brasil se llevaron las mayores ovaciones de un público que estalló con la aparición de México, que salió vestida con traje charro.
 
Los brasileños saltaron a pista con una vestimenta que emulaba al “calzadao” de la rambla del popular barrio carioca de Ipanema y los colombianos con su tradicional sombrero costeño, aunque la mayoría de las delegaciones -como la argentina- optó por ropa deportiva.
 

Primero los brasileños y luego el resto de los atletas no pudieron quedarse en sus asientos y saltaron a bailar con el grupo mexicano Maná. “Somos un mismo pueblo llamado América”, clamó el vocalista Fher.
 
En la ceremonia, que junto a la de clausura tuvieron un costo de 23 millones de dólares, también actuaron las mexicanas Eugenia León -acompañada de un espectáculo de acrobacias e imágenes deportivas- y el colombiano Juanes, que puso a saltar al público con el tema “Es tiempo de cambiar”.
 
Como se había revelado un día antes, la clavadista mexicana Paola Espinosa fue la elegida para el último relevo de la llama panamericana. La medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín-2008 subió al escenario y fue elevada sobre el pebetero para encenderlo con el fuego panamericano.
 
El himno de los Juegos interpretado por Alejandro Fernández y un breve espectáculo pirotécnico cerraron la ceremonia, en la que también hicieron su aparición grandes leyendas deportivas mexicanas como el ex boxeador Julio César Chávez, el clavadista Fernando Platas, la golfista Lorena Ochoa y el futbolista Rafael Márquez.
 
También el público de Guadalajara, la segunda ciudad del país, participó con linternas iluminando de colores las gradas y se divirtió haciendo la tradicional ola.
 
Fue una noche en la que el México dolido por la imagen de violencia dejó su lugar a uno orgulloso de sus señas de identidad, que forman parte del imaginario colectivo latinoamericano desde hace décadas.
 
No se reportaron incidentes en el estadio Omnilife o sus exteriores, protegido por centenares de policías, y hasta la persistente lluvia de los últimos días se mantuvo alejada.
 
Próxima a comenzar la primera de las 16 jornadas de intensa competencia de los Panamericanos, el esfuerzo de Guadalajara pareció merecedor de la primera medalla.

www.perfil.com
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 17:40
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 17:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'