Diez lecciones para enamorarse como en una película

Las citas románticas no tienen por qué limitarse a una mesa con velas. De hecho, ese escenario no es más que un tópico. Las mejores son aquellas en las que sus protagonistas se dejan llevar por la imaginación, propiciando que el encuentro sea memorable.

"Tu no quieres enamorarte, quieres enamorarte en una película", le espetaba Rosie O'Donnell a Meg Ryan en la nueva versión de Algo para recordar.

Desde luego que la gran pantalla de ha sido testigo de algunas de las citas más románticas jamás vistas. Las hay con frases memorables (“Tu me haces querer ser mejor persona”, Jack Nicholson a Helen Hunt en Mejor... imposible) y con secretos inconfesables (Carta de una desconocida); con platos compartidos a la luz de una vela (La dama y el vagagundo) o un simple baile en el claro de un parque (Sombrero de copa). Incluso las que en lugar de un “hola” no pueden ser si no un “adiós” (Breve encuentro).

A esa larga lista de momentos que cambiaron la vida de sus protagonistas, se unen eAnne Hathaway y Jim Sturgess porque en One Day se citan una vez al año para averiguar qué queda de aquellos dos jóvenes estudiantes que una vez fueron.

Seguí leyendo aquí esta romántica nota.

En Imágenes