Deportes

Intimidad de un gran atleta: Javier Sotomayor en Argentina

El cubano medallista mundial y oro olímpico en salto en alto regaló su visión sobre el alto rendimiento en Sudamérica, elogió a Braian Toledo y a Jennifer Dahlgren.

Se puede empezar por su record insuperable de 2,45 en salto en alto, las decenas de medallas que ganó y por sus 17 marcas ubicadas entre las 24 mejores de la historia. Se puede empezar por su adhesión a la Revolución Cubana, por cómo defiende el modelo deportivo de su país y hasta por su pasado como miembro de la Asamblea del Poder Popular. Se puede empezar por su metro 94 de estatura, el físico de espiga, los 44 años que cumplirá el próximo jueves y los lentes oscuros que lleva a todas partes. Cualquiera de las descripciones le caerá a medida a Javier Sotomayor, que ocupa el podio destinado a los atletas más grandes de la historia diez temporadas después de su retiro.

Como acostumbraba a hacer en los ‘90 en cada competencia en la que sentaba precedente, Javier Sotomayor sabe dejar marcas importantes con su presencia. Esta vez, ya no como protagonista sino como manager de la Selección cubana de atletismo que afrontará los Juegos Panamericanos de Guadalajara, el emblemático recordista mundial y medallista de oro olímpico en salto en alto (2,45 m.) pisó fuerte en Argentina.
 
Invitado a participar del VI Foro Mercosur Latinoamericano del Deporte, la Educación Física y la Recreación, Sotomayor aprovechó la oportunidad para reivindicar la incidencia positiva de la Revolución de 1959 en el desarrollo deportivo de su país, para ejercitar la memoria en el homenaje a las víctimas del Crimen de Barbados en la Embajada de Cuba y en la Carrera de Miguel en Berazategui; y regaló su visión sobre el alto rendimiento en Sudamérica, elogiando a Braian Toledo y Jennifer Dahlgren.
 
“La motivación tiene que estar a diario en la mente de cada atleta, en los entrenamientos también no sólo en la competencia”, fue uno de los tantos conceptos que dejó en su paso un consagrado como Sotomayor. Con sus imponente 1,95 centímetros, el gran Javier hizo vibrar a sus compatriotas de la isla con el insuperable record de 2,45 metros en el Mundial de Salamanca 1993 y las medallas olímpicas, de oro en Barcelona 1992 y de plata en Sydney 2000.
 
Sobre Toledo y Dahlgren
 

Esa motivación, además de las condiciones como deportistas, es la que Sotomayor advierte en el lanzador de jabalina Braian Toledo y la lanzadora de martillo Jennifer Dahlgren, a quienes elogió con ahínco. “Toledo tiene juventud y talento; Dahlgren tiene más experiencia internacional. La competencia para ella se le ha tornado fuerte, está mucho más fuerte que el nivel de la jabalina masculina. Por eso creo que Toledo tiene más posibilidades de alcanzar el podio olímpico”, confió.
 

El “Gato de Limonar”, nacido en esa localidad de la provincia de Matanzas el 13 de octubre de 1967 (este jueves cumple los 44), también reflexionó durante su disertación en la sede diplomática cubana sobre la situación del deporte en esta parte del continente: “Ha crecido el apoyo de los gobiernos y eso hace que crezcan los resultados. Eso se ve en la Argentina, y también en Brasil y Venezuela”, sentenció.
 

Durante la conferencia de prensa brindada en la sede de la Embajada en Belgrano R, a la que también asistieron sus compatriotas los entrenadores Erick León y Ana Ibis Díaz Martínez (ambos trabajando en el CENARD), ante una pregunta, Sotomayor explicó que “hoy el deporte en Cuba tiene participación en la misma magnitud que antes, ya en la edad escolar, en juveniles. Puede que algún que otro deporte haya mermado y otros que hayan superado. Tal vez no tenemos un Sotomayor pero tenemos una Yarelis Barrios, en camino a ser medallista olímpica en disco”.
 
En ese sentido, para esta figura internacional del atletismo la clave del éxito de Cuba es “el vinculo del deportista cubano con el Estado. Es bien cerrado, el nivel que ha alcanzado el deporte cubano es producto de la política con que se lleva adelante. Si no hubiera existido una Revolución no hubiéramos tenido una calidad deportiva así”. La frase fue música para los oídos de Carlos “Calina” Ferrer, compañero de Ernesto “El Che” Guevara durante su segundo viaje por Latinoamérica, quien dijo presente en la conferencia del pasado miércoles.
 
Los Panamericanos ´95 y su relación con Maradona
 

Argentina le trae grandes recuerdos a Sotomayor, y así lo hizo saber: “En los Panamericanos de Mar del Plata 1995 salté 2,40 metros, que es el actual record de estas competiciones, e intenté hacer el record del mundo pero no lo logré. Luego estuve un mes en Buenos Aires entrenando para el Mundial de Atenas, donde alcancé medalla de oro y Argentina jugó un papel muy importante, ya que estuve en rehabilitación después de los Juegos Olímpicos de Atlanta y la parte más fuerte de preparación de ese año fue aquí, donde me sentí muy bien y me sirvió de mucho”.
 
También trajo a colación su última vez aquí,  en 2001 en el retiro de Diego Maradona. “Hicimos una linda amistad cuando él estuvo en Cuba”, explicó. En la Embajada de Cuba, Sotomayor mantuvo un ameno diálogo con Fernando Signorini, preparador físico personal de Maradona en su época como jugador y miembro del cuerpo técnico de la Selección argentina que “el Diez” comandó en el Mundial de Sudáfrica. El propio Signorini se comprometió a ponerlo en contacto con el astro del fútbol, quien se encuentra dirigiendo el Al Wasl en Emiratos Árabes.

Y en este racconto de recuerdos con Signorini, recién regresdo de Cuba con el ex futbolista y DT Mauro Navas, donde fueron a brindar sus conocimientos, Sotomayor se refirió también a los Juegos de Seúl 1988, a los que Cuba no asistió en solidaridad con Corea del Norte, excluido como organizador de la competencia junto a la República de Corea: “Unos días antes hice mi primer record del mundo de 2,43 metros, así que en los Olímpicos podría haber ganado la medalla de oro”, analizó.
 
Compromiso con la memoria
 
La séptima edición de la Carrera de Miguel en Berazategui, en homenaje al atleta y poeta tucumano Miguel Sánchez -desaparecido por la última dictadura militar en nuestro país-, será recordado como un hecho histórico gracias a la presencia de Sotomayor.
 
El plusmarquista cubano participó activamente en el acto alusivo, que fue acompañado por una prueba atlética que tuvo como punto de largada y llegada la Escuela Media 7 "Ernesto Che Guevara" de Villa España, el barrio donde vivió Miguel hasta su desaparición el 8 de enero de 1978.
 
Además, Sotomayor intervino en el homenaje a las víctimas del Crimen de Barbados, ocurrido el 6 de octubre de 1976 cuando explotó un avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo con 73 personas a bordo, incluyendo a los 24 integrantes del equipo juvenil de esgrima de Cuba.
 
Aporte cubano en Argentina
 
En la jornada en la Embajada de Cuba, otros dos exponentes de la historia más rica del deporte cubano acompañaron a Sotomayor. Erick León, actual entrenador de la selección argentina de lucha y formador de numerosos campeones panamericanos y mundiales, y Ana Ibis Díaz Martínez, integrante del primer equipo de voleibol campeón mundial y tres veces campeona olímpica, hablaron sobre el aporte isleño en Argentina.
 
“La política deportiva de Cuba difiere en 180 grados de la de toda América. Si copiaran lo que hace Cuba, tal vez le iría mal a Argentina, Colombia o Brasil. Hay cuestiones culturales a respetar. Lo importante es tener una política de compromiso y apoyo claro para que surjan jóvenes y la mayoría de la población tenga acceso a la práctica deportiva”, explicó León, quien desde 2007 afronta su segunda etapa como entrenador de la Selección argentina tras lo hecho entre 1997 y 2000.
 
No obstante, resaltó que encuentra similar la situación de Argentina y Cuba en cuanto al gran apoyo a los deportistas que se destacan. “Anteriormente, con los gobiernos militares y otros gobiernos democráticos no recibían apoyo los atletas. En mi experiencia veo que eso se está revirtiendo, veo que cada vez se está apoyando más al deportista argentino y eso hace que si le toca perder sea porque su rival fue mejor y no por el factor económico”, afirmó.
 
En tanto que Ibis Martínez -que hoy transmite sus 13 años experiencia en la elite a las chicas del vóleibol argentino- advirtió: “Hay grandes talentos acá. Aquí hay para muchos campeones olímpicos, como Braian Toledo. Hemos conversado con él, tiene deseos de ser un gran campeón y le aconsejamos que escuche a su entrenador y que puede ser campeón cuando se lo proponga”.

En twitter: @Gustavo_salinas

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 22:00
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 22:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'