La exaltación de la figura humana en treinta bellas obras

Una serie de dibujos del excepcional pintor, dibujante y grabador mendocino José Bermúdez conforman la nueva muestra que porpone la sala de arte de la Bolsa de Comercio de Mendoza. En la nota, una galería de fotos con muchos de los que se acercaron a la inauguración y una reseña a cargo del curador de la muestra.

El prestigioso periodista y crítico de arte Andrés Cáceres resumió, en un interesante speach, las características de la muestra de Bermúdez y la opinión que la propuesta le merece:

“Ni el tachismo, ni el informalismo, ni la abstracción geométrica u orgánica lograron desplazar al dibujo del sitial que ocupa desde los bisontes de Altamira a la fecha. En nuestro tiempo, la mancha se liberó y hoy vale por sí misma. Esto es tan cierto como que el dibujo puede contenerla, atravesarla, superarla o integrarla. Basta que a la línea se le arrime un sombreado o tome color, y con mínimos trazos exprese lo máximo, cree un clima, cuente una historia o, simplemente, nos emocione con sencillez”, expresó Cáceres.

“Todas y cada una de las obras que aquí se presentan tienen la impronta de su autor: síntesis formal estricta, contenido expreso, expresión contenida y economía de medios”.

Es que en los treinta dibujos del artista, desde “Amasando pan” –de 1991- hasta “A la luz del candil” –de 2010-, pasando por “Frente al espejo”, “Introspección”, “Escuchando la mar” o “La nueva modelo”, aparecen zonas sugeridas, la figura sostenida en su pura línea o con algún sombreado que adense la anécdota, y siempre con la gracia, sensualidad e inocencia que solo sus creaturas exhiben dentro de la plástica local.

“Su estudio es un ejemplo de limpieza y austeridad, de labor silenciosa compartida con la música clásica y la charla ocasional con algún colega o amigo que lo visita”, opinó el orador.

“Y así es la obra: clara, artística, exenta de superfluidades; de trazos simplificados, dedicada exclusivamente a la figura humana hecha con un ánimo positivo y un pensamiento saludable. El no marcha a contrapelo de la actualidad ni está desinformado. Sencillamente, se aparta de la contingencia social y económica y toma al ciudadano en toda su intimidad, visto en perspectiva desde una suerte de trascendencia cordial”.

“Ternura, afectos, sueños, alegría, cortesía, benevolencia, picardía, candidez y sensualidad se conjugan en las expresiones faciales y corporales, dentro de una cuidada arquitectura compositiva, tanto en la organización del dibujo como en el equilibrio cromático, ya sea melódico o contrastado”.

“Basta verlos para henchir el pecho de aire saludable”.
En Imágenes