Deportes

La historia de la carrera trunca del “Pelé blanco”

El Mundial de Suecia de 1958 esperaba a dos grandes figuras que llegaban desde las dos puntas del mundo. Pero sólo arribó Edson Arantes Do Nacimiento, figura de Brasil. “El Pelé Blanco” de la Unión Soviética, mientras tanto, hacía trabajos forzados en una prisión de Siberia por una injusta acusación de violación. No te pierdas los videos.

Eduard Anatolevich Streltsov nació en Perovo, un suburbio de Moscú, el 21 de julio de 1937. Fue hijo de Anatoly Streltsov, un soldado de primera línea y oficial de reconocimiento, y Sofia Frolovna. Anatoly no regresó con su familia luego de la Segunda Guerra Mundial, prefiriendo asentarse solo en Kiev. Sofía, por lo tanto, crió a su hijo por su cuenta, trabajando como obrera metalúrgica en la fábrica de instrumentos de corte Fraser.

Como lugar para pasar su infancia, la década del 40 en la Unión Soviética era un sitio difícil. Sin embargo, el joven rubio y de buen porte se desarrolló plenamente. Su infancia humilde y plagada de carencias hizo del fútbol su único divertimento y su gran pasión.

Con un particular talento para el fútbol, a los 13 años se unió al equipo de la fábrica en la que trabajaba su madre. Cuando ya tenía 16, conoció a su único club, el equipo de Fraser jugó un amistoso con el Torpedo de Moscú, que luego de verlo lo fichó, y ya nunca usaría la camiseta de otra institución, pese a ser fanático del Spartak de la misma ciudad.

Al año siguiente debutó en el seleccionado soviético. Con 17 años marcó, seis goles en sus primeros dos partidos. Con la admiración de todo el pueblo en sus manos, guio a su selección a la conquista de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956, donde compartió su protagonismo con el mítico arquero Lev Yashin y Netto.

Ya consagrado como la gran promesa del fútbol ruso a los 20 años, el régimen soviético le ordenó fichar para alguno de los dos equipos del Soviet, el del ejército (CSKA Moscú) o el de la KGB (Dinamo Moscú), pero se negó.

Su negativa a acatar la orden del Gobierno, su agitada vida nocturna entre vodkas y chicas de la noche, sus comentarios ofensivos contra la hija de un destacado miembro del Gabinete soviético y su peinado boyish, que empezó a incitar a los jóvenes adolescentes soviéticos con ideales de libertad, zanjaron el futuro de la estrella.

Antes de viajar al Mundial de Suecia de 1958, que ya lo esperaba como una de sus figuras principales, recibió una dudosa acusación de violación. Desesperado por poder viajar al torneo, cedió a la presión de las autoridades de firmar una confesión a cambio de poder viajar. El viaje lo hizo, pero en lugar de Estocolmo su destino fue una prisión de trabajos forzados en la gélida Siberia. La posibilidad de guiar a la URSS al título del mundo en 1958 se le escapaba de entre las manos al después bautizado como “El Pelé blanco”.

Pese a su condena de 12 años, fue liberado en 1963, 7 años antes de cumplirla. Recién en 1965 lo dejaron volver a su querido Torpedo Moscú, con su físico diezmado y su agilidad perdida en Siberia, pero con su talento intacto llevó a su equipo a consagrarse campeón de la Primera División de la URSS, convirtiendo 12 goles. El club ganó la Copa de la Unión Soviética en 1966, y Streltsov fue convocado a la selección nacional el 16 de octubre de 1966, para un partido de local contra Turquía, anotando su primer gol internacional tras su regreso, una semana más tarde, en un empate 2-2 con Alemania Democrática.

Jamás abandonó su único club y se retiró en 1970 con la camiseta puesta del Torpedo Moscú, a los 33 años y con el físico desgastado por su carrera y los trabajos forzados en su presidio. Siguió ligado al club luego de recibirse como profesor de Educación Física y hasta dirigió el plantel superior. Murió víctima de un cáncer de esófago en 1990, cuando el régimen que lo persiguió agonizaba.

Hoy el estadio de querido Torpedo lleva su nombre y en la puerta recibe a los hinchas una estatua de bronce del “Pelé Blanco”, mientras que el Comité Streltsov se esfuerza por lograr revocar su sospechosa condena por violación y cada vez que un futbolista a lo largo y a lo ancho de la Federación Rusa hace un pase de taco, alguien dice que hizo un Streltsov.

 

 

Una canción rusa escrita para él:

Parte de un documental ruso:

Una nota de cuando era técnico de inferiores:

Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 03:15
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 03:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes