Comunicar la moda: un desafío topísimo

Ana Torrejón, la reconocida galerista, periodista y directora de la revista Harper`s Bazaar, visitó Mendoza y disertó sobre cómo comunicar la moda. Además fue recibida por un grupo de exclusivas clientas de Jazmín Chebar en el local de Mendoza Plaza Shopping, y MDZ Sociales dijo presente. ¡Mirá las fotos!

La comunicadora llegó a Mendoza en el marco del evento “diseño en la Ciudad”, y disertó para dos universidades a través de una exclusiva charla que abordó temas como la moda como lenguaje, el rol de los medios en la validación de la moda y la evolución de modas y medios e historias de la cultura del siglo XX y XXI.

Un gran público conformado mayoritariamente por estudiantes de Diseño de Indumentaria, Diseño Gráfico, Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing asistió a la disertación; pero antes de ella, el local de Jazmín Chebar de Mendoza Plaza Shopping organizó un exclusivo encuentro de la periodista con habituales clientas.

”Estoy feliz, porque esta visita tiene un contenido sociocultural: estaré presente con dos charlas, en la Universidad de Mendoza y en la Universidad Champagnat; porque creo que un medio hace a la historia de la cultura, y que puede socializar este discurso con carreras que son afines, que van desde letras a Marketing, pasando por el Diseño Gráfico”, comentó Ana a MDZ Sociales.

“Vengo a vampirizar a las mendocinas: quiero enterarme de cosas de ustedes y poder ponerlas en la edición, para que el vínculo que ustedes puedan tener con nosotros sea un vínculo de servicios. No me refiero simplemente a vender revistas”, comentó Ana al comienzo de su charla.

“Los periodistas somos puentes grandes o pequeños. Donde no hay, los construimos y donde se rompieron, los reparamos. Cuando contamos noticias, las contamos para compartirlas, para socializar la información. Dentro de este rol, yo llego a verlas, a conocer la ciudad donde viven y sus alrededores”.

La exposición de Torrejón impactó a todas por su claridad e innovación en temas editoriales y de la indusria de la moda.

“También, por supuesto, llego a contarles sobre mi trabajo: Yo reivindico el género de revista femenina tanto como también reivindico, cuando están bien hechos, la telenovela o el folletín, porque tienen un alcance extraordinario. Y con la excusa del lápiz de labios y de la receta podemos acompañarnos un montón, en sociedades en las que no hay equidad”.

Hay que destacar que Harper's Bazaar tiene 145 años; fue la primera revista de los EEUU. Además fue la primera publicación dirigida por una mujer –una simple traductora pública- y en ella trabajaron genios como Alexey Brodovitch y Andy Warhol –que trabajó 21 años como ilustrado-.

¿Otras curiosidades? Fue la primera revista que cometió la tremenda trasgresión, en la década del 30, de tener a una mujer en la tapa, a pesar de que en ese entonces se estilaban las portadas ilustradas. También fue la primera en fotografiar mujeres en la calle.

”Las mujeres vivían vidas reales, y querían verse en las fotos viviendo vidas reales. Eso marcó el éxito de Harper's Bazaar”, explicó Ana.
”¿Por qué me interesa hacer esta revista? No todos los medios muestran lo mismo, y no todas las mujeres debemos ser iguales. Si soy una ejecutiva… ¿Por qué tengo la obligación de usar el trajecito negro? Puedo usar un cardigan, ponerme un lindo pañuelo, animarme a un prendedor con onda. Siento que ese saco negro a mi me da una sensación de estructura que no quiero”.

”Otro caso: soy una abogada penalista, y necesito ese look estructurado para litigar y mostrar una imagen más armada y recta”.

Lía Rosso y Eugenia Fontana, in fraganti junto a una de las habituales clientas de la marca.

”Saber quién soy, saber para quién me visto y poder leer el cuerpo de cada una, es fundamental en toda mujer. ¿Saben cuál es el mejor accesorio para cualquier mujer? Quererse. Con todo lo que nosotras tenemos por hacer, y hemos hecho”.

”Es fundamental tener un espejo excelente, en el cual nos miramos sabiendo que nos queremos. La prueba del espejo hay que hacerla sabiendo que uno se quiere, porque no hay cuerpos perfectos, pero si hay seres humanos perfectos. Cada una de nosotras es perfecta”.

”¿Qué importa si tenés el tobillo un poco más ancho? Lo soluciono si tengo ganas. Yo no creo en el dogmatismo de “hacelo sí o sí”. Cada persona tiene el derecho de respetar su libre albedrío. Si no lo soluciono, voy a vivir feliz con ello sin privarme de nada y sabiendo interpretarme a mí mismo”.    

”Hoy la información está súper democratizada. La posibilidad de visitar un centro comercial, ser bien atendida y poder mirar; es una manera de tener información acerca de lo que hay. La posibilidad de Internet es fabulosa. Eligiendo los medios que puedo leer, que me traten como una persona que puede elegir”.

En Imágenes