Revelan las cintas que Stanley Kubrick nunca concluyó

Hace más de 12 años murió Stanley Kubrick. Fotógrafo, guionista, productor y director de cine. Uno de los mejores directores del siglo XX dejó proyectos pendientes; la historia del emperador francés Napoleón es una de ellas.

 En realidad, uno de los más importantes cineastas del siglo XX. Será recordado por cada una de las 13 cintas que llevó a la pantalla grande, como La Naranja Mecánica, El Resplandor, 2001: Odisea en el Espacio, entre otras.

Su pasión por el cine lo llevó a efectuar rigurosas investigaciones y detallados escenarios, así como a utilizar técnicas precisas de realización. Razones por las que su trabajo ha sido explorado desde diferentes corrientes, por varios años.

Motivo por los que varios fanáticos siguen llorando su perdida. Y es que además Kubrick dejó algunos proyectos pendientes. Resulta que el cineasta se encontraba en medio de la realización de tres planes diferentes en los que trabajó arduamente, pero que dejó inconclusos. Todo esto lo explica cinepremiere.com.mx.

Según publica el portal mencionado y enfilme.com, con artículos de la autoría de Abel Cervantes, esos filmes son: Napoleón, Inteligencia Artificial y Los Documentos Arios.

1. Napoleón. Stanley Kubrick tenía una fascinación muy especial por el francés Bonaparte, de quien investigó su vida a profundidad. Un trabajo serio, por lo que se ayudó de 20 estudiantes de Oxford, con la supervisión de Felix Markham, quien escribiera una de las biografías más detalladas del emperador.

La idea era filmar tres horas de una historia épica, con secuencias de batallas en las que se incluía la de Waterloo; grabando en Hungría, Rumania y lo que era Yugoslavia.

Todo sería contado a través de un narrador, pero la Metro Godlwyn Mayer, que ya lo había apoyado antes con 2001: Odisea en el Espacio, no quiso hacerlo de nuevo, pues creían que era mucho dinero para invertir. Lo que hizo que Kubrick siguiera trabajando de manera perpetua en el proyecto.

Incluso, Kubrick a trabajó al lado de Anthony Burgess, quien escribió la novela La Naranja Mecánica. Autor que después escribiría Napoleon Symphony: A Novel in Four Movements.

La investigación se hizo tan grande que se empezó a crear una especie de archivo, donde se juntaron fichas de trabajo, fotografías de los escenarios, borradores de guiones, diseños de vestuarios y más.

De ahí, se percataron que el director tenía una idea que más adelante revolucionaría la industria del cine, pues quería grabar dentro de un edificio sólo bajo la luz de una vela; pero en aquella época, la tecnología no daba para tal visión, así que se puso en contacto con científicos, sin embargo, no se pudo concretar nada para dicha cinta, aunque sí lo hizo para Barry Lyndon, e incluso usó parte del guión de Napoleón para Ojos bien cerrados.

De todo su trabajo se terminó formando un libro, el cual publicó la editorial Taschen, bajo el título Stanley Kubrick's Napoleon: The Greatest Movie Never Made. En él se puede observar la historia de la cinta y el proceso creativo. Y así, cada quien puede imaginar el "Napoleón" de Stanley Kubrick.


2. Inteligencia Artificial. ¿Recuerdas la cinta de Steven Spielberg, donde un niño robot se quiere convertir en humano? Pues resulta que este era un proyecto de Kubrick.

En 1982, Stanley encontraría el relato llamado Los superjuguetes duran todo el verano, de Brian Aldiss, que le resultó perfecto para llevar a cabo una idea que venía pasando por su cabeza desde 1969: la película de inteligencia artificial.

Cuando encontró el texto, se puso en contacto con Aldiss, pero él nunca estuvo de acuerdo con las ideas del director y se retiró del proyecto. No obstante, Kubrick consiguió los derechos de la novela y empezó a trabajar con otros guionistas. Sin embargo, no era suficiente, porque la tecnología no lo dejaba realizar el modelo de diseño del personaje por computadora que se viera lo suficientemente real.

Buscó ayuda por todos lados, pero no quedaba satisfecho, así que pensó en que sería mejor si quedara como productor y no como director. Pensó entonces que Steven Spielberg sería ideal para el puesto que él estaba dejando. Aunque nunca terminó por decidir si dejaba el cargo como director o no, y se involucró con Ojos Bien Cerrados.

Cuando terminó con ese proyecto murió. Inteligencia Artificial fue retomada por Spielberg, "con resultados ambiguos".


 

3. Los documentos arios. El nombre de la cinta nos traslada a la época del holocausto. Kubrick quería narrar la historia de la industria cinematográfica en aquellos tiempos, cine de propaganda. Encontró una historia de Isaac Bashevis Singer, para 1976, pero el escritor no se quiso involucrar con el proyecto. Kubrick siguió buscando y dio con Mentiras en tiempos de guerra de Louis Begley.


Empezó entonces a trabajar. Kubrick y su equipo buscaron lugares para grabar, vestuario y todo lo necesario. La película trataría de una fugitiva polaca y su sobrino en plena Segunda Guerra Mundial. Pero, algo pasó y todo se vino abajo.

El director decidió parar con todo porque se enteró de La lista de Schindler de Steven Spielberg, que resultó ser una película similar, que además arrasó con  varios premios Óscar. Se dice que el miedo al fracaso fue lo que lo hizo parar, pues ya había tenido una experiencia similar cuando lanzó Cara de Guerra, que compitió con Pelotón de Oliver Stone, y que claramente hizo a Kubrick quedar en el olvido. Stanley Kubrick terminó desechando el proyecto.

Aunque, de acuerdo con blogdecine.com, el cuñado de Kubrick, también productor y director,  Jan Harlan, anunció que es momento de recuperar el guión y llevarlo a la pantalla grande. Dijo, también, que el director Ang Lee, que tiene en su trayecto cintas como El Tigre y el Dragón y Taking Woodstock, sería el indicado para hacerlo.

Fuente: de10.com.mx

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|16:14
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|16:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016