Los Pumas por la proeza, en la madrugada argentina

En la madrugada del domingo, a las 4.30, la Argentina se enfrentará con los poderosos All Blacks por un lugar en las semifinales; el historial favorece claramente a los locales, pero los dirigidos por Phelan quieren seguir haciendo historia

Certeza: nunca se le ganó. Realidad: son mejores. Sueño: dar el batacazo. Pese a estos datos irrefutables, los Pumas se encuentran a la puerta de lo que podría ser uno de los golpes más grandes en la historia del deporte argentino. Como dijo el jueves en una entrevista con LA NACION Santiago Phelan, son mejores antes y después, pero hay que jugar para evitar que lo sean en esta oportunidad. A eso apuestan sus dirigidos. La ratificación del ascenso de los Pumas en la elite mundial es el mayor logro de este equipo. Por tercera vez en siete mundiales, dos de manera consecutiva, la Argentina volvió a quedar entre los mejores ocho equipos del universo ovalado. Ese camino encontrará mañana, un duro desafío, pero existen signos de que haciendo el partido de sus vidas, la selección podría continuar la ambiciosa persecución por trascender.

La identidad que forjó este grupo, que sabe de batallas difíciles, puede ser una de las llaves para abrir el partido frente a los All Blacks en la madrugada de mañana, a las 4.30 (20.30 del domingo neozelandés). El partido podrá verse en directo por ESPN, ESPN HD y Canal 7.

Estos Pumas, como sucedió hace cuatro años en Francia o en 1999 en Lens, son pura entrega, pura ambición, puro corazón. Esa es la marca indeleble que los acompaña. En esta nueva historia, que comenzó el 10 de septiembre, volvieron a demostrarle al universo rugbístico que son competitivos. Con la fuerza de sus conquistas, enarboladas con extremo sacrificio, el conjunto argentino sigue en carrera en un Mundial.

Las particularidades de choque frente al local y gran candidato impiden hacer presagios; la historia juega a favor de ellos. De los 17 enfrentamientos con los All Blacks, 16 fueron derrotas y hubo sólo un empate, fue en la cancha de Ferro, en 1985, pero el seleccionado argentino y su historia enseñan a no dar nunca nada por sentado. Que Nueva Zelanda es superior a la Argentina, seguro, pero los Pumas expusieron su vigencia a partir del convencimiento inquebrantable de que no sólo hay que insinuar ser mejor, sino que también hay que demostrarlo en la cancha. Son 80 minutos; el que esté mejor y juegue de la mejor manera será el ganador. La historia juega a favor de los neozelandeses.

El camino de los Pumas hasta los cuartos de final tuvo grandes alegrías y tristezas. Hace un mes, en la ciudad de Dunedin, la Argentina sometió a voluntad a Inglaterra durante 70 minutos, pero algunas distracciones en el final no le permitieron llevarse el triunfo. Llegó Rumania, con el desafío de ratificar lo bueno y corregir lo que no estuvo bien. Se jugó un gran primer tiempo y se consiguió una buena victoria. Así llegaron los rugbiers argentinos al choque con Escocia; era un partido a todo o nada. Perder significaba volver a la Argentina. En una batalla heroica, bajo una lluvia intensa y con el try de Lucas González Amorosino, que quedará marcado a fuego en la historia, los argentinos remontaron un difícil compromiso. El último esfuerzo para alcanzar el primer objetivo que se había planteado el grupo fue Georgia, que tuvo a maltraer al equipo nacional hasta el final.

Pero eso ya quedó en el pasado. Llegó el tiempo de enfrentar a los Hombres de Negro y los Pumas buscan dar un nuevo golpe. Esta vez el escenario será el mítico Eden Park, dueño de un sinfín de historias de alegrías para los All Blacks y donde los Pumas jugarán por primera vez. Ahí, en su casa, frente a su gente, un grupo de 15 hombres, vestidos con la bandera nacional y respaldados por un país entero, dejarán todo por dar el gran salto. Será en la noche de Auckland, la madrugada de la Argentina, donde se puede tallar, con el rigor de los tackles y ese espíritu batallador, un capítulo que no tendrá punto de comparación con otros momentos memorables. Puede ser el partido de sus vidas. Pero independientemente del resultado, los Pumas, estos Pumas, merecen un digno reconocimiento.

 ELOGIOS DEL COACH LOCAL
"La Argentina tiene un nivel superior [al de los rivales hasta ahora]. Siempre es un equipo difícil. Será un partido duro", dijo el coach de los All Blacks, Graham Henry. Y agregó: "Si perdemos estamos muertos". Además de Dan Carter, no estarán Guilford, Dagg y Kahui, lesionados.

 LA VUELTA DE RONCERO
"Voy a tratar de jugar todo lo que pueda" 

AUCKLAND (De nuestros enviados especiales).- Lesionado en el partido con Escocia hace dos semanas, Rodrigo Roncero se preparó para esta instancia. "En estos días me entrené perfecto. Voy a tratar de jugar todo lo que pueda", señaló el pilar, que no llega al ciento por ciento, pero sí con la actitud combativa de siempre. "Los All Blacks tratarán de meter mucha presión. Lo más importante es llevar el partido a donde nos sentimos más cómodos: el juego corto. Ellos tratan de moverte la pelota y marcar rápido. Ahí los tenemos que frenar y llevarlos a la impaciencia".


www.canchallena.com
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 09:14
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 09:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes